Expertos: «Autonomía municipal anulada» en caso Masaya

El sociólogo y municipalista Silvio Prado dijo que el hecho de que la ciudadanía tenga que buscar al Gobierno central para resolver los problemas municipales es la bancarrota de las instituciones del país

autonomía municipal, Bosco Castillo, Masaya

El comerciante Moisés Rodríguez (izquierda) muestra parte de la deteriorada infraestructura del mercado de Masaya al ministro de la Juventud, Bosco Castillo. LA PRENSA/NOEL GALLEGOS

El Gobierno central continuó su intervención en la administración municipal de Masaya, enviando al ministro de la Juventud, Bosco Castillo, al Mercado Ernesto Fernández para garantizar el cumplimiento de los acuerdos alcanzados el miércoles entre la directiva central de Comerciantes de Masaya y el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno.

Sociólogos y municipalistas coincidieron en que esto demuestra que “la autonomía municipal quedó anulada en el país”.

El sociólogo y municipalista Silvio Prado dijo que el hecho de que la ciudadanía tenga que buscar al Gobierno central para resolver los problemas municipales es la bancarrota de las instituciones del país, porque explicó que existen mecanismos establecidos en la Ley de Municipios (Ley 40) para que el Concejo Municipal resuelva los problemas de la Comuna, pero estos no se están cumpliendo.

Prado explicó que los municipios están funcionando bajo una estructura de mando partidista, en las que los alcaldes son tratados como empleados del partido de turno en el Gobierno, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), no como funcionarios con poderes autónomos, como manda la Ley 40.

En el caso de los comerciantes de Masaya, Prado expresó que le dieron una solución partidista a un tema administrativo de la Alcaldía de Masaya.

“Esta es una muestra más de que las autoridades locales del Frente (FSLN) son mandadas, porque aunque se deben a la gente que las elige, están bajo las órdenes del partido en el poder”, dijo Prado.

Se han violado las Leyes 40, la 261 y sus reformas

El también sociólogo y municipalista Cirilo Antonio Otero opinó que es violatorio desde todo punto de vista las relaciones del Gobierno central y los gobiernos municipales, pero manifestó que es lo que hay que esperar de una dictadura como la que existe en Nicaragua.

“Se han violado las Leyes 40, 261 y sus reformas. Solo para iniciar, lo que sucede es que la administración Ortega-Murillo es centralista y dictatorial. Estas administraciones han copado la autonomía municipal con la presión de los recursos financieros. Ejemplo: los programas y proyectos municipales con dinero del PGR (Presupuesto General de la República). La persona de don Fidel Moreno solo cumple la voluntad de la persona que controla el poder en la Presidencia. No es nada raro que el secretario general de Alma (Alcaldía de Managua) resuelva asuntos de Almy (Alcaldía de Masaya). Es normal en una dictadura”, expresó Otero.

La intervención del Gobierno central en la administración de Masaya inició un día después de que cientos de comerciantes masayas llegaron a Managua a pedir la anulación de un contrato de arriendo que les quería imponer el alcalde de ese municipio, Orlando Noguera Vega, sin el consenso de los mercaderes.

Otero también consideró que se está perdiendo la autonomía municipal y la descentralización, lo que, según él, “deseduca políticamente a la población, no solo de Masaya, sino de todo el país”.

autonomía municipal
Comerciantes de Masaya llegaron el miércoles a la Alcaldía de Managua para encontrar solución a las demandas que debió atender Masaya. LA PRENSA/U. MOLINA

 

Este es un clavo más sobre el ataúd de la autonomía municipal”. Silvio Prado, sociólogo y municipalista, al referirse a la situación de la Alcaldía de Masaya y los comerciantes de esa ciudad.

Bosco Castillo en el mercado de Masaya

Durante su visita al mercado de Masaya, Bosco Castillo se mostró sorprendido al ver el interior del mercado municipal de Masaya y la terminal de buses del mismo, además de escuchar a su paso las múltiples quejas de los comerciantes sobre la supuesta deficiencia de la administración edilicia del alcalde del FSLN, Orlando Noguera.

Castillo fue delegado para el ordenamiento del centro de compras y garantizar los acuerdos alcanzados en Managua el miércoles sobre la elaboración del nuevo contrato de arriendo que se hará en consenso con los comerciantes, tal y como lo estipula una resolución de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

“Ellos (los comerciantes) se expresaron (y) nosotros valoramos mucho cuando el pueblo dice algo, entonces trabajamos por lo que dice el pueblo. El contrato del cual había intención (de ser impuesto por Noguera) queda totalmente anulado. Lo que queremos es un contrato que pueda construirse sobre la base del sentir del comerciante. De hecho hoy (ayer) tenemos la primera sesión de trabajo para ir delineando el contrato con base en la resolución de la Corte Suprema de Justicia, en la cual dice que tenemos que estar muy de acuerdo todos”, manifestó Castillo.

Sobre el papel del alcalde Noguera, Castillo aseguró que “indudablemente el papel de él es buscar cómo asegurar todo lo que hemos acordado en el marco del proceso que alcanzamos, además de (hacer) cumplir los acuerdos”.

Aída Mayorga, presidenta de la directiva de Comerciantes de Masaya, dijo que esperan que se cumpla con lo estipulado, porque ya sintieron el músculo de los comerciantes, “ustedes escucharon al pueblo que gritó que no quiere más (al alcalde) Noguera, porque nos quitó el sueño, porque pasábamos en zozobra, porque los comerciantes pensaban que iban a perder las mejoras de sus tramos.

Ese día (el pasado miércoles) se paralizó el comercio del mercado para ir a marchar”, añadió Mayorga.

El pasado miércoles comerciantes de Masaya marcharon hacia la Secretaría Nacional del FSLN para exponer ante el presidente designado por el Consejo Supremo Electoral (CSE), Daniel Ortega, la imposición de un nuevo contrato por parte de la Alcaldía sandinista de esta ciudad, sin ser consensuado tal y como lo manda la CSJ; no obstante, el Gobierno designó a Fidel Moreno, secretario general de la Alcaldía de Managua, para resolver el problema.

“Cansados” de Noguera

Según la comerciante Margarita Cerda, la marcha del miércoles hacia Managua fue porque no soportan más la intolerancia del alcalde de Masaya, Orlando Noguera Vega.

“Creo que ahora sí vamos a tener beneficios y ayer (el miércoles en Managua) nos recibieron muy bien, mientras la Policía de Masaya nos trató muy mal en El Coyotepe. Ya estamos cansados de las promesas de Noguera, porque nunca cumplió, tanto tiempo tenemos en esta lucha y nada hizo por nosotros, esto lo expusimos en Managua. Noguera no sirve, sería bueno que lo cambiaran, porque no ha hecho nada por nosotros los comerciantes”, agregó Cerda.

El comerciante Yasser Herrera dijo que el mercado está en abandono y desorden, por eso se vieron obligados a marchar, para pedir soluciones al Gobierno central.

“Lo que pasa es que a los gobernantes municipales no les ‘jalan la chaqueta’, porque nunca cumplen las órdenes y pasan encima de ellas”, comentó el comerciante, en alusión al alcalde Noguera.

Acuerdos con OEA son “papel mojado”

El sociólogo Silvio Prado considera que el gobierno de Daniel Ortega no teme pagar cualquier costo por mantener el control partidario en los municipios, aun en año de elecciones municipales y aunque ha firmado acuerdos con la Organización de Estados Americanos (OEA) para fortalecer la democracia en el país, para Prado, son “papel mojado”.