Carlos Ponce: «Nica Act es un asunto de democracia»

El director para América Latina de la organización Freedom House, Carlos Ponce, dijo que el Proyecto de Ley conocido como Nica Act, continúa su curso normal en el Congreso de Estados Unidos.

Carlos Ponce rechazó que la decisión de seis magistrados sandinistas, que despejó el camino a la reelección de Daniel Ortega, sea comparable con la ocurrida antes en Costa Rica. LA PRENSA/ M. ESQUIVEL

El director para América Latina de la organización Freedom House, Carlos Ponce, dijo que el Proyecto de Ley Nicaraguan Investment Conditionality Act, conocido como Nica Act, continúa su curso normal en el Congreso de Estados Unidos, aunque reconoció que la Ley HR 244 Consolidated Appropriations Act de 2017 (el presupuesto federal), firmada por el presidente Donald Trump, bloquea los fondos para países que reconocen y tienen relaciones diplomáticas con los territorios ocupados por Rusia.

Una propuesta similar contiene la Nica Act, que Estados Unidos vete las solicitudes de crédito del gobierno del presidente designado Daniel Ortega, hasta que restablezca el proceso democrático en Nicaragua y combata la corrupción en el Gobierno.

Lea además: Analistas: “Ley HR 244 adelanta en un 50% la Nica Act”

La Ley HR 244 incluye la sección 7070, que indica que ningún fondo de los EE.UU. debe ir al Gobierno central de los países que han tomado medidas positivas para apoyar la anexión rusa de Crimea o haber reconocido la independencia o establecido relaciones diplomáticas con los territorios georgianos ocupados por la federación rusa de Abjasia y Osetia del Sur.

Nicaragua es uno de los cuatro países que reconoció la independencia de esos dos territorios separatistas de Georgia y mantiene relaciones diplomáticas. Los otros tres países son Rusia, Venezuela y la Isla Nauru.

Lea también: “Nica Act” más dura contra Ortega

“La Nica Act sigue su curso normal dentro del Congreso. Son dos cosas diferentes (Nica Act y la Ley HR 244). Los que apoyamos e impulsamos el Nica Act simplemente seguiremos presionando”, afirmó Ponce.

Ponce valoró como importante el hecho de que la Cámara de Representantes incluyó directamente en la Ley de Presupuesto la prohibición de dar ayuda financiera a los gobiernos que reconozcan la independencia de esos territorios ocupados por Rusia, “vemos como (que) sí hay un peso en cuanto a la legislación”.

A su juicio, la Ley HR 244 no solo bloquearía el acceso a fondos en las instituciones financieras internacionales, también el gobierno de Ortega dejaría de recibir la cooperación de Estados Unidos.

No es sanción al pueblo

“El Nica Act es un asunto de democracia, derechos humanos y de respeto a las libertades fundamentales. No es una sanción al pueblo, es un recordatorio al autócrata que tiene que ir al camino democrático. Torpemente Daniel quiere jugar a la geopolítica e incluir a Rusia dentro de su estrategia de chantaje a Estados Unidos. Por un lado recibiendo la chatarra militar que le han enviado, está abriendo procesos corruptos de compra de armamento y búsqueda de crédito ruso para sus negocios familiares. Mucho habla el clan hamponil Ortega-Murillo de soberanía y se venden al mejor postor”, dijo Ponce.

Le puede interesar: El día en que Daniel Ortega avaló a los separatistas

La opción que tiene Ortega es retirar el reconocimiento a Abjasia y Osetia del Sur. “Lo otro sería simplemente que retire el reconocimiento a esos supuestos Estados, o territorios ocupados, y recibir las críticas de Rusia e incluso afectar los fondos que vienen negociando, los armamentos que le están regalando y los juguetes militares con los que quiere entretener a sus militares”.

El activista considera que Ortega está desesperado, porque en lugar de llevar mejoras a Nicaragua ha decidido seguir hundiendo las posibilidades de progreso del país con juegos geopolíticos que van más allá de sus capacidades.