Macron: «Estados Unidos ha dado la espalda al mundo»

El presidente francés llamó a “todos los científicos, emprendedores y ciudadanos concernidos” en Estados Unidos a venir a trabajar a Francia contra el cambio climático y aseguró que “no renegociará un acuerdo menos ambicioso, en ningún caso”.

El presidente francés Emmanuel Macron dijo este jueves que “Estados Unidos ha dado hoy (este jueves) la espalda al mundo”, en una declaración solemne en reacción al anuncio de su homólogo estadounidense, Donald Trump, de que retirará a EE.UU. del Acuerdo de París sobre el clima.

Macron llamó a “todos los científicos, emprendedores y ciudadanos concernidos” en Estados Unidos a venir a trabajar a Francia contra el cambio climático y aseguró que “no renegociará un acuerdo menos ambicioso, en ningún caso”.

“Hoy (este jueves) Estados Unidos ha dado la espalda al mundo, pero Francia no le dará la espalda a Estados Unidos. Habríamos preferido librar esta batalla con EE.UU., son nuestros aliados en muchos campos (…). La puerta no está cerrada, nunca lo estará”, dijo Macron.

En un mensaje televisado primero en francés y a continuación en inglés, Macron explicó que habló por teléfono con Trump tras su anuncio para hacerle partícipe de que el cambio climático “es uno de los grandes desafíos de nuestro tiempo”.

El presidente francés señaló que “respeta” la decisión, pero que al mismo tiempo la “lamenta”.

“Quiero decir a Estados Unidos que Francia cree en vosotros y el mundo también. Sois una gran nación, pero no os equivoquéis: en el clima no hay plan B, porque no hay un planeta B”, añadió.

Lea también: Protesta ante la Casa Blanca por la salida del Acuerdo de París

Promesa de campaña

Por su parte, Trump, honró este jueves una de sus promesas de campaña al anunciar la retirada del país del Acuerdo climático de París, al argumentar que ese pacto pone en “permanente desventaja” a la economía y los trabajadores estadounidenses, en línea con su filosofía nacionalista.

“Nos estamos saliendo. Pero vamos a empezar a negociar y veremos si podemos llegar a un acuerdo que sea justo”, declaró Trump en un esperado discurso desde la Rosaleda de la Casa Blanca.
Así, el mandatario dejó la puerta abierta a que el país se reintegre en el pacto climático en un futuro o a negociar otro acuerdo “enteramente” nuevo, “mejor” y “más justo” para EE.UU.

Al iniciar un proceso para la retirada del acuerdo climático, EE.UU. se quedará solo junto con Nicaragua y Siria, los únicos dos países no firmantes de los compromisos adoptados en París por casi 200 naciones a finales de 2015 y ratificados por un total de 147.

Le puede interesar: Por qué Nicaragua es uno de los dos únicos países que se negaron a firmar el Acuerdo de Cambio Climático de París

El punto 28 del Acuerdo de París indica que cualquier país que haya ratificado el acuerdo, como es el caso de EE.UU., solamente podrá solicitar su salida tres años después de su entrada en vigor, esto es, el 4 de noviembre de 2019.

Una vez hecha formalmente esa petición, tiene que pasar otro año para que la salida del acuerdo sea efectiva, por lo que si el proceso sigue su curso habrá que esperar hasta el 4 de noviembre de 2020, el día siguiente de las próximas elecciones presidenciales en EE.UU.

Con la decisión anunciada este jueves, EE.UU. “cesará todas las implementaciones” de sus compromisos climáticos en el marco de París, que incluyen la meta propuesta por el expresidente Barack Obama de reducir para 2025 las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 26 y un 28 por ciento respecto a los niveles de 2005.

El mundo se decepciona

Gobiernos, organizaciones y personalidades mundiales expresaron al unísono su “decepción” por el anuncio de Trump, que muchos calificaron como “irreversible” y “necesario”.

La ONU y la Unión Europea (UE) calificaron la decisión de Trump como “muy decepcionante”, ya que, entre otras cosas, desecha metas como la propuesta por el expresidente Barack Obama de reducir a 2025 las emisiones de gases hasta en un 28 por ciento respecto a los niveles de 2005.

El secretario general de la ONU, António Guterres, instó a que “Estados Unidos siga siendo un líder en temas medioambientales”, ya que su retirada “supone una gran decepción” para “reducir las emisiones de gases” y “promover la seguridad global”.

“Hoy es un día triste para la comunidad global”, denunció el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, al añadir que “un socio clave vuelve la espalda a la lucha contra el cambio climático” y que, por ello, la UE “lamenta profundamente la decisión unilateral de la Administración Trump”.

Lea también: Acuerdo de París ya está vigente y Nicaragua no lo ratificó

Las razones de Siria y Nicaragua

En un artículo escrito por Adam Taylor y publicado el 31 de mayo, es decir, un día antes de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara su decisión de sacar a su país del Acuerdo de París contra el cambio climático, The Washington Post, recuerda “las razones exactas por las cuales Siria y Nicaragua no forman parte del Acuerdo”.

A continuación se reproduce gran parte del artículo:

Ciertamente no es porque no creen que el cambio climático está ocurriendo o no son afectados por este fenómeno.

En el caso de Nicaragua, su planteamiento era todo lo contrario. Mientras los líderes mundiales se reunían en la capital francesa en noviembre de 2015 para llegar a un acuerdo sobre la lucha contra el cambio climático, el representante de Nicaragua explicó a los periodistas que el país no apoyaría el plan que se estaba acordando, ya que dependía de compromisos voluntarios y no castigaría a quienes incumplieran. Eso no, sencillamente no bastaba, argumentó Paul Oquist.

“No vamos a respaldar este planteamiento porque la responsabilidad voluntaria es un camino hacia el fracaso”, dijo Oquist a la página web Climate Home, el 30 de noviembre pasado. “No queremos ser cómplices de llevar al mundo a 3 o 4 grados y a la muerte y destrucción que representa”.

Oquist, que estaba en París representando al presidente nicaragüense Daniel Ortega, dijo que los países ricos deberían pagar más por el cambio climático, ya que históricamente han sido los responsables de causar mayor daño al medioambiente y los países en desarrollo, como Nicaragua, serían los más afectados.

Siria, por otra parte, fue efectivamente un paria internacional cuando el acuerdo de París fue firmado, haciendo que la participación de Damasco fuese al menos impráctico. (Los miembros del gobierno del presidente sirio Bashar al-Asad siguen sujetos a sanciones tanto europeas como estadounidenses, lo que hace casi imposible que puedan viajar, a no ser a países amigos, como Rusia e Irán).

Las reuniones de París también se desarrollaron durante algunos de los más intensos combates en los siete años del conflicto civil en Siria. La guerra ha desgarrado a la nación, con acusaciones de violaciones de los derechos humanos por parte de ambos lados y de víctimas que se han multiplicado por miles. Dada la naturaleza del conflicto durante las negociaciones de París, el gobierno de Asad no estaba en condiciones de comprometerse a limitar las emisiones climáticas de Siria.

El hecho de que Siria no estuviera involucrada en el acuerdo de París no fue una sorpresa, aunque cabe señalar que otros países aislados (Corea del Norte) o en estado de conflicto (Iraq, Yemen) pudieron firmar el acuerdo. Sin embargo, hubo críticas a la firme postura de Nicaragua en ese momento, con algunos preocupados de que sus planteamientos pudieran influir en otros países en vías de desarrollo.

Según el diario The Guardian, el entonces secretario de Estado John F. Kerry y el presidente cubano Raúl Castro llamaron a Ortega en diciembre de 2015, instando que Oquist no pronunciara un discurso denunciando el Acuerdo hasta después que este fuese aprobado. El hecho de que Oquist se abstuviera de pronunciarse fue una indicación de que Nicaragua no tenía intención de socavar el Acuerdo, aunque no estuviera de acuerdo con el mismo.

Nicaragua es particularmente vulnerable al cambio climático. Según el Índice Global de Riesgo Climático de 2017, Nicaragua es la cuarta nación de mayor riesgo en el mundo debido al cambio climático, detrás de Honduras, Birmania y Haití.

Ocho comentarios claves de Donald Trump

El presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció este jueves desde la Casa Blanca su decisión de sacar a Estados Unidos del Acuerdo de París contra el cambio climático, adoptado por casi 200 países en 2015.

En un discurso de 28 minutos, Trump hizo estos ocho comentarios clave para argumentar la salida del acuerdo:

1. El anuncio de la retirada
“Con el fin de cumplir con mi solemne deber de proteger a Estados Unidos y a sus ciudadanos, Estados Unidos se retirará del acuerdo climático de París”.

2. Salida pero renegociación de un acuerdo «justo» para Estados Unidos
“Nos estamos saliendo. Pero vamos a empezar a negociar y veremos si podemos llegar a un acuerdo que sea justo. Y si podemos será genial y, si no podemos, pues ya está”.

3. Pittsburg, no París
“Fui elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburgh (ciudad de EE.UU. famosa por su industria siderúrgica) y no a los de París”.

4. Un acuerdo que beneficia «a otros»
“El acuerdo climático de París es simplemente el último ejemplo de Washington entrando en un acuerdo que perjudica a EE.UU., en beneficio exclusivo de otros países y que deja a los trabajadores estadounidenses, a quienes amo, y a los contribuyentes con los costes en términos de pérdida de empleo, salarios, fábricas cerradas y menos producción económica”.

5. Estados Unidos en riesgo de «apagones»
“Con un crecimiento interno del 1 por ciento, las fuentes de energía renovables pueden satisfacer parte de nuestra demanda interna. Pero, con el crecimiento del 3 por ciento o 4 por ciento, que espero, necesitamos todas las formas de energía estadounidense disponibles. O nuestro país estará en grave peligro de sufrir caídas de tensión y apagones”.

6. Una distribución de la riqueza de Estados Unidos a otros países
“El acuerdo implica una redistribución masiva de la riqueza de Estados Unidos hacia otros países”.

7. El acuerdo lograría una reducción «diminuta» del calentamiento global
“Incluso si el Acuerdo de París se implementara completamente, con el cumplimiento total de todas las naciones, está estimado que reduciría solo dos décimas de un grado para 2100. Piensen en ello, solo esto. Una cantidad diminuta, diminuta”.

8. Estados Unidos, «líder» en medioambiente
“Trabajaré para asegurar que Estados Unidos siga siendo el líder mundial en temas ambientales, pero bajo un marco justo y donde las cargas y responsabilidades sean compartidas por igual entre todas las naciones alrededor del mundo”.