Zona de Strikes: Albert Pujols, un fuego que no se apaga

Albert Pujols ya no es el bateador que promedió 40 jonrones al año con San Luis, pero sigue demostrando que aún tiene pólvora en su madero

Yanquis y Boston

Edgard Rodríguez C.

Durante años las conversaciones sobre los mejores peloteros latinos de todos los tiempos han girado en torno a Roberto Clemente, el brillante jardinero boricua, cuya grandeza se ensanchó aún más cuando dio la vida mientras intentaba ayudar a los afectados por el terremoto de Managua en 1972.

No obstante, cifras en mano, Clemente quedan en desventaja cuando se compara por ejemplo con cañoneros del calibre de Albert Pujols o Miguel Cabrera, los mejores artilleros de su generación y no solo entre los latinos, sino entre todo el universo de las Ligas Mayores.

“Lo que pasa es que Clemente pasó de ser deportista a ser un humanista”, dice con mucha sabiduría Oswaldo Gil, exdirigente del beisbol boricua y amigo cercano de Roberto. Y eso hará que persista en el tiempo, más allá de la irrupción de figuras con mejores estadísticas que las suyas.

Veamos a Pujols, quien el sábado llegó a 600 jonrones. Pujols se pasó 10 años en San Luis bateando sobre los .300, con más 30 jonrones y 100 remolques al menos en cada temporada. Y cuando se le detuvo la racha, quedó con .299 de promedio y 99 empujadas en el 2011.

A Pujols, 124 cañonazos más lo harán un bateador de 3,000 hits. Y 141 impulsadas, permitirán que llegue a 2,000. El día que lo consiga estará a la par de Babe Ruth, Hank Aaron y Alex Rodríguez, únicos del club de 600 cuadrangulares, 3,000 imparables y 2,000 carreras empujadas.

Seleccionado por los Cardenales en la ronda 13 del sorteo del beisbol amateur de 1999 (fue el jugador 420 en ser escogido) Pujols fue Novato del Año en 2001, cuando bateó .329, con 37 jonrones y 130 remolques. Ha ganado tres títulos de Jugador Más Valioso y ha terminado segundo en tres ocasiones más, con 10 Juegos de Estrellas.

Miguel Cabrera ya hace su propia historia y es brillante. Ha sido un mejor bateador incluso que Pujols. Pero Pujols va adelante por ahora en cifras y quizá lo más interesante, es que aún no está cercano el final y ha conseguido sus registros sin tener que hacer trampas que podrían poner en duda la legitimidad de sus récords.

Cuando se sospechó sobre si Pujols usaba esteroides, el artillero dominicano fue de frente ante las acusaciones y el comentarista Jack Clark, exartillero de los Gigantes y Cardenales, perdió su trabajo porque no presentó pruebas. Ahí quedó cerrado el caso y Pujols mantuvo limpio su nombre.

Cuando el diario USA Today le preguntó si estaba cerca su retiro, respondió con otra interrogante: «si estoy cerca de ser el máximo jonronero y ya he jugado unos 20 años, ¿por qué no jugar un año más y tratar de conseguirlo». Y de ese modo quedó claro que no piensa irse muy pronto.

Pujols tiene contrato hasta 2021 y aunque ya no es el bateador que promedió 40 jonrones y 121 remolques al año durante 10 temporadas con San Luis, hay que señalar que ha tumbado la cerca 80 veces y remolcado 256 carreras en las últimas dos temporadas y lo que va de esta.

No está en su punto máximo, pero su fuego está claro que aún no se ha apagado.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: