Comunidad de Jinotepe nunca ha tenido agua potable

Huiste es una comunidad de Jinotepe donde no hay servicio de agua potable. Sus pobladores se abastecen de un ojo de agua que está por una quebrada

Huiste es una comunidad del municipio de Jinotepe donde no hay servicio de agua potable. Sus pobladores se abastecen de un ojo de agua que está por una quebrada.

Queda como a 30 kilómetros de Jinotepe y el único medio de transporte para viajar hacia esa zona son los buses que van hasta la comarca La Solera. De ahí la gente se moviliza a pie o a caballo y se preparan para recorrer casi cinco kilómetros más.

Cuando se acerca el invierno, sus pobladores se alegran porque el nivel del ojo de agua aumenta y porque con la lluvia aseguran sus cosechas de maíz, sorgo y frijol.

José Domingo Bermúdez, líder de la zona, asegura que el abastecimiento de agua siempre ha sido un problema, porque no cuentan con pozos artesianos.

Lea además: Nunca han tenido agua potable en sus viviendas en La Concepción

Explicó que cuando los inviernos son escasos, sufren porque los hoyos se secan o disminuyen y a veces pasan meses sin agua.

Contó que con esta temporada lluviosa, muchos se han enfermado y deben asistir al centro de salud de Huehuete, que queda como a cinco kilómetros. Cuando no consiguen todos los medicamentos, se automedican con plantas medicinales.

“Aquí nos ha dado diarrea, vómito, catarro y calentura y a veces vamos a los centros de salud más cercanos que quedan en La Solera y Buena Vista”, indicó Bermúdez.

Puede interesarle: El drama de una comunidad en el norte de Nicaragua donde del grifo no sale agua, sino lodo

Petronila Arteaga se queja también de la carencia de agua. “Con el verano se nos secan los pozos, un señor tiene un pocito y es quien nos da el agua cuando no tenemos”.
Ante la falta de transporte relató que sale cada 15 días de su casa para hacer las compras en el mercado de Jinotepe.

Caminos son una tortura

Con el invierno los caminos en Huiste se han dañado y es difícil el acceso de los vehículos. “Yo estoy haciendo las coordinaciones para ver si logro seis kilómetros de adoquinado, la solicitud no la he hecho, porque necesito el respaldo de toda la comunidad y sería hasta que estemos en el período de elecciones”, expuso José Domingo Bermúdez.

En esta comarca hay una escuela primaria y los jóvenes que cursan secundaria deben atravesar una quebrada para asistir a clases en El Guabillo. “La quebrada es peligrosa y los maestros tienen que suspender las clases cuando llueve fuerte”, dijo Bermúdez, quien es secretario político de la zona.

También: Hay que madrugar para conseguir agua en Boaco

En Huiste hay aproximadamente 80 familias y unos 400 habitantes que viven de la agricultura y crianza de animales como gallinas, cerdos y ganado, en menor cantidad. José Domingo Bermúdez comentó que el Gobierno municipal les construyó un pozo, pero que este se secó y que para llegar a él hay que caminar dos kilómetros. “Tenemos otros pozos públicos, pero la realidad de las cosas es que también se secaron y aquí tenemos tres pocitos pequeños”, dijo.

En tiempo de lluvia tenemos agua, pero entrando el verano los huecos se secan y aquí la gente tiene que hacer fila para poder agarrar un balde de agua… en todo el invierno y verano, hay veces que pasamos como cinco o seis meses sin agua”.  José Domingo Bermúdez,  líder de la zona.