Luces y sombras del “clásico”

Barcelona-Madrid. Este fin de semana Miami será el escenario de una verdadera novedad futbolística. El Real Madrid y el Football Club Barcelona, Barça, se enfrentarán en un “clásico”. Se trata de un encuentro parte de la International Champions Cup.

Estados Unidos, Donald Trump, Corea del Norte

Barcelona-Madrid. Este fin de semana Miami será el escenario de una verdadera novedad futbolística. El Real Madrid y el Football Club Barcelona, Barça, se enfrentarán en un “clásico”. Se trata de un encuentro parte de la International Champions Cup. El encuentro de Miami se enmarca, por otra parte, en una problemática extradeportiva de los equipos de las dos principales ciudades españolas, y también de la propia federación española, como preludio de la Copa Mundial que se jugará el próximo verano en Rusia.

Los dos contendientes del encuentro miamense han cosechado triunfos notables en la última década. El Barça se ha encaramado a la cima del liderato planetario gracias a un trío de entrenadores que elevaron a la máxima categoría la forma de jugar que en Barcelona introdujo el holandés Johan Cruiff, como jugador en la década de 1970, y ya como entrenador en pleno 1990.

Se había terminado el tradicional juego de pase largo a los delanteros y defensa individual. Cruyff inventó el futbol total. Nadie tenía una posición fija: todos se turnaban en sus funciones, todos podían ser un Pelé moderno. Como entrenador, Cruyff tuvo un alumno aventajado: Pep Guardiola, quien elevaría al Barça a las alturas inauditas del planeta futbolístico. Antes, sin embargo, otro holandés y exjugador, Frank Rijkaard, introdujo algunas de las novedades con la ayuda del astro brasileño Ronaldinho. Superaron al Real Madrid sin apenas esfuerzo.

Con Guardiola se acrecentó la incorporación al primer equipo de una decena de alumnos de La Masía, la modélica escuela de jugadores. En algunos partidos, los alumnos acapararon las alineaciones arropando el astro insustituible: Messi, alumno desde sus 13 años. El método Barça maravilló al mundo. Una vez desaparecido Guardiola, en los últimos años otro antiguo jugador, Luis Enrique, repitió la hazaña e incluso consiguió un triplete (Liga, Copa y Champions).

El Barça ahora está en recomposición y en la última temporada ha sido rebasado por el Real Madrid, que ha ganado la ansiada Liga (solamente lo había hecho una vez en toda una década) y la duodécima Champions, sin par en la historia europea. El Real ha conseguido esa proeza gracias a la veteranía de jugadores españoles (Ramos, sobre todo) y las estrellas foráneas, entre las que destaca, sin discusión, Cristiano Ronaldo. El Madrid apenas ha notado la desaparición de su mejor guardameta de la historia, Iker Casillas, bastión de la selección nacional que consiguió la Copa del Mundo en Sudáfrica y dos campeonatos europeos seguidos, bajo la batuta del entrenador Del Bosque, antiguo jugador del Real.

Messi, sin embargo, no podrá ser retado por Ronaldo. El portugués ha prescindido de la gira americana, ya que compitió en la Copa Confederaciones (Portugal es el más reciente campeón de Europa). Pero la pareja Barça-Madrid tendrá otro doble clásico: se enfrentarán en la Supercopa española (campeones de Liga y Copa del Rey), ya con Ronaldo de vuelta. El espectáculo está servido y ninguno de los espectadores se arrepentirá de haber pagado los precios astronómicos. Es un placer en la vida.

Pero los detalles económicos se están viendo empañados por una epidemia de denuncias y procedimientos judiciales que amenazan con sentencias contundentes contra algunos de los astros, a causa de la evidente evasión de impuestos de sus ingresos por traspasos y promociones publicitarias hacia paraísos fiscales. Messi apenas se libró recientemente de la cárcel al haber pagado tardíamente sus debidos impuestos, pero ahora deberá responder por otro caso. Ronaldo al parecer escondió millones en otros escenarios y su impresionante yate ha sido inspeccionado en busca de pruebas. Como reacción a las pesquisas tarifarias, Ronaldo amenazó con abandonar el Real Madrid, y solamente el presidente Florentino Pérez, uno de los hombres más ricos de España, consiguió disuadirle.

El Barça también se halla inmerso en una interminable saga de disputas entre sus sucesivos presidentes. El anterior al actual Josep Maria Bartomeu, Sandro Rossell, está ahora en una cárcel de Madrid por haber recibido comisiones en el traspaso de estrellas como Neymar. Por cierto, este impresionante brasileño acaba  de recibir una oferta del Paris Saint-German, que pagaría la cláusula de traspaso de nada menos que 220 millones de euros. Ni siquiera Messi quiere que su compañero de ballet se vaya.

Finalmente, al mismo presidente de la Federación Española de Futbol,  Angel María Villar, está también en prisión acusado de una serie de sobornos y corrupción a lo largo de su casi treinta años en el cargo. Los enigmáticos casos de la nominación de Rusia y Qatar para los mundiales están detrás. Pero el mayor espectáculo del mundo no se detiene. Nadie lo desea.

El autor es catedrático Jean Monnet y director del Centro de la Unión Europea de la Universidad de Miami.
jroy@miami.edu

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: