Las últimas cinco preparaciones de Román «Chocolatito» González

Desde Sor Rungvisai a Brian Viloria, los detalles de los últimos campamentos de entrenamiento del tetracampeón nicaragüense

Román “Chocolatito” González ha sido derrotado dos veces por Srisaket Sor Rungvisai. LA PRENSA/AFP

Srisaket Sor Rungvisai (revancha)

Fecha de la pelea: 9 de septiembre del 2017

Escenario: Carson, California, Estados Unidos

En juego: Título mundial de las 115 libras del Consejo Mundial de Boxeo

Por primera vez, Román González se establece por más de un mes en Japón para desarrollar sus habilidades previo a una pelea. Tras haber perdido el invicto el 18 de marzo ante el tailandés Srisaket Sor Rungvisai en medio de un fallo controvertido, “Chocolatito” se afina para la revancha ayudado por el entrenador japonés Sendai Tanaka y por el preparador físico Nakamura San.

A parte de llegar en las mejores condiciones físicas, se trabaja en un plan especial para medirse a Rungvisai, el que incluye esquivar su cabeza, girar en torno a él, tirar combinaciones más largas y golpearlo a las costillas, lugar donde se mostró vulnerable, sin que Román lo supiera del todo, en medio  de lo afectado que se vio producto de los cabezazos que terminaron en cortes sangrientos.

La derrota que sufrió Román dejó fuera del equipo a Wilmer Hernández, quien debutó en su puesto de primer entrenador ante el tailandés. Parado sobre la línea de los 30 años, González trata de reformular su boxeo, llevarlo de regreso a la esencia técnica y exquisitez estilística que aprendió de su mentor Alexis Argüello, entendido de que la división súper mosca es una de las más enredadas de la actualidad en el pugilismo mundial.

Previo a este compromiso, González realizará 136 rounds de guanteo con cinco sparrings diferentes, cuatro de ellos filipinos y un japonés. “Estamos haciendo énfasis en evadir la cabeza y el boxeo sucio de Rungvisai”, explicó Carlos Blandón, apoderado del nicaragüense, en torno al trabajo que se desarrolla en suelo nipón. Actualmente, “Chocolatito” pesa 127 libras y acumula 21 rounds de guanteo.

Srisaket Sor Rungvisai adquirió dimensión de héroe tras la victoria sobre Román "Chocolatito" González. Foto: Agencias
Srisaket Sor Rungvisai adquirió dimensión de héroe tras la victoria sobre Román «Chocolatito» González. Foto: Agencias

Srisaket Sor Rungvisai

Fecha de la pelea: 18 de marzo del 2017

Escenario: Madison Square Garden de Nueva York, Estados Unidos

En juego: Título mundial de las 115 libras del Consejo Mundial de Boxeo

Resultado: Derrota por decisión mayoritaria

El rey de los pesos pequeños, Román “Chocolatito” González se preparaba para defender por primera vez su cuarta corona mundial, ante el tailandés Srisaket Sor Rungvisai, quien era el retador obligatorio. Con récord de 46-0 y 38 nocauts, el considerado el boxeador número uno libra por libra del mundo, llegaba sin duda como favorito.

Para esta pelea, González estableció su campamento de preparación en Costa Rica, por espacio de dos meses, guiado por la experiencia acumulada y por el novel entrenador Wilmer Hernández que asumió la responsabilidad de la esquina, tras la muerte de Arnulfo Obando hacía cinco meses. En la capital San José, “Chocolatito” realizó 160 rounds de sparring con boxeadores zurdos, dado el perfil de Rungvisai. Corrió por igual en La Sabana y en el Parque Eólico. Trabajó en el gimnasio Fight Club, lejos de creer que esa noche su carrera sería manchada.

Uno de los cambios en esta etapa fue el uso de la cámara hiperbárica, una especie de cápsula a la que “Chocolatito” se introducía por una hora a respirar aire puro, haciendo que su recuperación fuera más rápida. Era la primera vez que el boxeador se sometía a un procedimiento como este y lo hizo en la Clínica La Católica. Otros boxeadores como Floyd Mayweather, Juan Manuel Márquez y Saúl “Canelo” Álvarez han recurrido a esta.

Román "Chocolatito" González no le dio espacio a las dudas el pasado 10 de septiembre y doblegó a Carlos Cuadras vía decisión unánime. Foto: AP
Román «Chocolatito» González no le dio espacio a las dudas el pasado 10 de septiembre y doblegó a Carlos Cuadras vía decisión unánime. Foto: AP

Carlos Cuadras

Fecha de la pelea: 10 de septiembre del 2016

Escenario: Fórum de Inglewood, California, Estados Unidos

En juego: Título mundial de las 115 libras del Consejo Mundial de Boxeo

Resultado: Victoria por decisión unánime

  • Se convirtió en el primer boxeador nicaragüense en ganar cuatro títulos del mundo en cuatro divisiones diferentes y el número quince de la historia.

El entrenador Arnulfo Obando dirigía el barco. Puestos los ojos de todos en hacer historia, se buscaba que la preparación de “Chocolatito” fuera excepcional. Carlos Cuadras bailoteaba entre las 118 y 115 libras desde su debut en el año 2008, es decir, había adaptado con firmeza su cuerpo a la división en la que González buscaba la fortuna. Más alto, más fuerte y movedizo.

Big Bear, lugar escogido por grandes boxeadores para esculpirse, asomó entre el abanico de posibilidades, aprovechando la conexión que existe con el boxeador kazajo Gennady “GGG” Golovkin y su entrenador Abel Sánchez, a la vez que compartían escenarios haciendo una dupla explosiva para HBO Boxing.

“Chocolatito” chocó de frente con la altura de Big Bear y por ende con el frío, condición con la que debió lidiar dos meses. La idea era que llegara con suficiente oxígeno para perseguir en todo el combate a Cuadras, como efectivamente sucedió. Le apoyó en tal ocasión en las labores de sparring el mexicano Alberto Guevara y el gran prospecto amateur Rommel Caballero.

Para tal ocasión, Román realizó 113 rounds de guanteo, una carga mucho menor con la que había cumplido en su entrenamiento anterior. Se hizo hincapié en aumentar su velocidad, sus desplazamientos, frente a la incógnita de si conservaría el poder de sus puños al dar el salto. Wilmer Hernández respaldaba desde su puesto de preparador físico y segundo entrenador.

Chocolatito González
Román «Chocolatito» González venció a McWilliams Arroyo en su primer combate de 2016. LA PRENSA/Harry How/Getty Images/AFP

McWilliams Arroyo

Fecha de la pelea: 23 de abril del 2016

Escenario: Fórum de Inglewood, California, Estados Unidos

En juego: Título mundial de las 112  libras del Consejo Mundial de Boxeo, cuarta defensa

Resultado: Victoria por decisión unánime

Esta es recordada como una de las preparaciones más intensas en la carrera de Román González. El olímpico McWilliams Arroyo no iba a ser presa fácil, y tras un campamento sólido de dos meses en Costa Rica, el resultado fue inesperado. Los 182 rounds de guanteo que hizo “Chocolatito” fueron visto como sobrecarga de trabajo. Se esperaba tan explosivo, como se había visto ante el hawaiano Brian Viloria seis meses antes, pero lució como amarrado, con los músculos adormecidos.

Tras esta preparación en la que colaboraron por igual los boxeadores nicaragüenses Félix Alvarado y Henry Maldonado, se encendieron las alarmas a lo interno, en busca de las explicaciones que llevaron a González a lucir fuera de sus propios esquemas, inseguro de resolver antes del campanazo final a un contrincante medianamente cómodo. “Hemos venido a Costa Rica para separarnos de las distracciones que Román tiene en Nicaragua”, dijo en su momento el adiestrador Arnulfo Obando.

Rodeado de negocios y compromisos por cumplir, haberse ido al país del sur se hizo con la intención de sacar a Román de su mundo agitado, para dedicarlo por entero a los entrenamientos. “Necesitamos hacer pequeños ajustes en nuestro trabajo”, reconocería tras el combate “Chocolatito”, quien ha de recordar que no entrenó tres días antes de la pelea, lo que pensó que le había afectado.

Román González aniquiló a Brian Viloria, confirmándose como el mejor libra por libra de 2015. LA PRENSA/AP.Brian Viloria

Fecha de la pelea: 17 de octubre del 2015

Escenario: Madison Square Garden de Nueva York, Estados Unidos

En juego: Título mundial de las 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo, tercera defensa

Resultado: Victoria por nocaut en el noveno round

Un Román González fuera de serie, calculador y castigador, ofreció una de sus mejores peleas ante Brian Viloria en su debut como peleador en Nueva York. Había realizado 171 rounds de guanteo, permaneció a puertas cerradas en Costa Rica, trabajando para la que se avizoraba como una de sus batallas más duras, tras haber destruido en dos rounds al mexicano Édgar Sosa.

Se tenía temor de que González fuera víctima de la pegada de Viloria, es por eso que se fortaleció su físico y el interés de que hiciera guanteo con boxeadores chocadores, como Édgar Jiménez y David Morales. Fue esta la segunda vez que Román se apilaba en Costa Rica, arropado por el convencimiento que alcanzaría su mejor condición. Sin embargo, los rumores de que ya le costaba más hacer la categoría aumentaban.

“Chocolatito” trabajó en disciplinar en esta ocasión su gancho de izquierda al cuerpo, combinado con el golpeo a la cabeza. Las combinaciones largas de golpes fueron acentuadas para este combate, ya que Viloria es de esos boxeadores que no retrocede. Paralelo al proceso de entrenamiento, González pujaba fuera del ring para obtener una de las mejores bolsas de su carrera, tras haber despuntado ante Édgar Sosa en HBO.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: