Agroindustria de Nicaragua debe copiar y adaptar

Para reinventar las cadenas agroindustriales y adaptarlas a las nuevas exigencias de los mercados es fundamental satisfacer las exigencias del consumidor final, enfrentar múltiples regulaciones en el mercado local y en el internacional los cada vez más estrictos requisitos de inocuidad y el vaivén de los precios. Para lograrlo Nicaragua podría aprovechar el éxito de otros para copiarlo y adaptarlo a su realidad.

Aunque no cuente con suficientes recursos para invertir en investigaciones que le permitan renovarse, la agroindustria local debe satisfacer las exigencias del consumidor final. Y además enfrentar múltiples regulaciones en el mercado local y en el internacional los cada vez más estrictos requisitos de inocuidad y el vaivén de los precios.

Compensar esas carencias y desafíos es indispensable para reinventar las cadenas agroindustriales y adaptarlas a las nuevas exigencias de los mercados. Para lograrlo Nicaragua podría aprovechar el éxito de otros para copiarlo y adaptarlo a su realidad.

“Copiar y adaptar es fundamental, eso no debe dar pena, los japoneses copiaron durante décadas hasta convertirse en lo que son. Tenemos que copiar”, aconsejó Miguel Gómez durante la conferencia Cómo reinventar las cadenas agroindustriales en Nicaragua.

Gómez fue director de la Unidad Regional de Asistencia Técnica (RUTA) y actualmente es consultor independiente. Él considera que tanto Nicaragua como todos los países que enfrentan problemas similares de productividad y competitividad, deben copiar modelos exitosos.

“Hay países donde los modelos son un desastre y estamos obsesionados en que eso va a funcionar. Eso no debe ser así. No. Veamos dónde ya funcionaron, copiemos y adaptemos”, insistió Gómez durante la charla organizada por la Universidad Americana (UAM).

Copiar modelos exitosos

Entre los modelos que Gómez considera que deberían copiarse y adaptarse a las necesidades locales está el de Colombia, que renovó el ochenta por ciento de sus plantaciones de café en cuatro años. También el de países vecinos, como Costa Rica con el Café Britt y la Cooperativa Láctea Dos Pinos y de Guatemala con su mapa de calidades y sus denominaciones de origen.

Actualmente Café Britt tiene 130 tiendas en 11 países del continente. Y Dos Pinos elabora más de 160 productos derivados de la leche.

No obstante, Gómez advierte que para adaptar modelos de otros países es fundamental que exista institucionalidad, tanto pública como privada, para que se definan claramente los roles. “Porque si no están bien definidos los roles vamos a fracasar”, sostuvo.

Según Freddy Cruz, vicepresidente del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Conimipyme), copiar y adaptar es parte de la inteligencia básica en los negocios y se hace con mucha frecuencia, ya que permite reducir costos para modernizarse.

Hacen falta servicios

Sin embargo, reconoce que hace falta organizar algunos servicios que faciliten este mecanismo. “Por ejemplo las universidades deberían ser actores clave en este camino, llevando a sus estudiantes a la práctica a mostrarles casos exitosos en lugar de limitarse a la teoría. La otra cosa que me parece fundamental es que las empresas exitosas vendan un servicio en el que den a conocer su experiencia y cómo lo lograron”, sostiene Cruz.

Gómez asegura que la calidad del recurso humano es fundamental para garantizar el ingreso y permanencia de un producto en la cadena agroindustrial.

Adicionalmente las entidades públicas deberían seleccionar esos casos, incentivarlos y facilitar su conocimiento por parte de los interesados. “Creo que por la facilidad de aprendizaje que uno puede obtener de ellos, por cada rama de la economía se podrían identificar experiencias que valga la pena divulgar”, dice Cruz.

Óscar Neira, coordinador académico de la Facultad de Administración y Economía de la UAM, considera que si en lugar de hablar tanto de innovación los empresarios se especializaran en copiar y adaptar, la agroindustria estaría en mejores condiciones.

“Los chinos invierten e investigan pero antes de hacer algo que no saben hacer, buscan a quien lo sabe hacer… Por ejemplo para comenzar a fabricar teléfonos inteligentes copiaron y adquirieron las normas de calidad de Apple y ahora tienen un Huawei de la calidad de un iPhone de Apple pero más barato”, expone Neira.

AL-Invest

También investigar

Junto a este mecanismo de copia y adaptación, también es fundamental realizar investigación de mercados, genética y manejo de los productos, procesos y empaques. “Y finalmente conseguir capital de riesgo para enfrentar los desafíos que enfrenta cualquier cadena agroindustrial, porque estos son muy altos y hay que tener capital de riesgo que permita dar el salto. Los mejores ejemplos de capital de riesgo están en Chile”, detalló Gómez.

Esto debe sumarse a los esfuerzos por mejorar la competitividad tanto del país como de las empresas. A nivel de país, estos deben estar enfocados en la calidad del recurso humano, la productividad, los costos, el cumplimiento de estándares internacionales, el cumplimiento contractual o Estado de derecho, la mejoría de puertos y logística, la facilitación de la tramitología y fundamentalmente en tener claro que producir materia prima no garantiza que se venderán productos con valor agregado.

Ejemplo de ello es la producción de tubos de cobre en China, país que no produce cobre y el éxito de las toallas Hilasal en El Salvador a pesar de no producir algodón.

A nivel de empresas el trabajo debe girar en torno a maximizar la eficiencia, productividad y costos micro. También garantizar la calidad física (apariencia), organoléptica (sabores) y homogeneidad (de forma, tamaño, color y otros) de los productos, cumplir estándares internacionales y los contractuales, es decir cumplir con las fechas de entrega.

azúcar, Estados Unidos, exportacio

En grupo es más fácil alcanzar el éxito

Para el consultor Miguel Gómez, que un pequeño o mediano producto supere los desafíos que implica insertarse en la cadena agroindustrial para colocar y mantener sus productos en el mercado internacional es muy difícil, a menos que consiga nichos muy especializados.

Por tanto, considera que la asociatividad es fundamental para garantizar el éxito. “La organización empresarial es fundamental y tenemos como ejemplo a las cooperativas. Incluso en Nicaragua hay muchas cooperativas de café muy exitosas, que exportan su propio café y que incluso tienen marcas conjuntas con empresas de Estados Unidos y Europa. Eso les ha permitido invertir y preocuparse por la educación y la calidad de vida de sus socios”, dice Gómez.

LA PRENSA/ ARCHIVO

La cadena del café

Dado el peso del café en la economía de Nicaragua (20 por ciento del PIB de la agricultura) darle valor agregado es fundamental. “Tenemos que copiar lo que están haciendo los costarricenses. Ellos no solo producen café, también utilizan la pulpa que aquí se bota, para hacer papel, como abono o para hacer biocombustible. Además, hay una cultura del café en Costa Rica. Aquí uno va a Matagalpa o Jinotega y es vergonzoso que te den café instantáneo porque encontrar café de olla es muy difícil y cuando hay es muy malo, en cambio allá promueven el consumo del café local. Además, allá el ochenta por ciento de la producción es de café especial mientras que aquí es de menos del 25 por ciento”, dice Óscar Neira, coordinador académico de la Facultad de Administración y Economía de la UAM.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: