Organizaciones de mujeres en alerta por los últimos femicidios en Nicaragua

Los últimos crímenes de mujeres en Nicaragua preocupa a defensoras de mujeres que demandan acciones concretas en contra de la violencia

Organizaciones de mujeres anuncian que este jueves volverán a salir a las calles para reclamar cese la violencia de género. LA PRENSA/ARCHIVO

Femicidios como el perpetrado contra Karla Rostrán, cuya cabeza aún es buscada por sus familiares, ha sido causa de una alerta entre las organizaciones defensoras de mujeres, que igualmente demandan lo hagan las instituciones del Estado.

La directora de Acción Ya, Martha Munguía, expresó que mientras no existan las medidas necesarias por parte del gobierno, no pondrán fin a este tipo de hechos criminales.

Munguía recordó que hace un año advirtieron que la violencia contra las mujeres aumentaría ante la falta de implementación correcta de la Ley 779, Integral Contra la Violencia hacia la Mujer, el cierre de las Comisarías de la Mujer, así como la falta de inversión para prevención y atención de la violencia.

El problema, dijo Munguía, es que no solo está aumentando la violencia de género sino que cada vez incrementa la gravedad y la frecuencia; lo cual es un indicador gravísimo. “El femicidio es el punto más alto de la violencia pero no ocurre si no hay en el contexto una violencia cotidiana”, explicó Munguía.

Luz Marina Torrez, directora del Colectivo 8 de Marzo, por su parte responsabilizó al gobierno de lo que ocurre actualmente, dado la falta de interés de darle seguimiento a las denuncias de las víctimas de la violencia.

Buscan sensibilizar

Luz Marina Torrez explicó que la alerta es una manera de sensibilizar a la población, sobre el grave problema que representa la violencia contra las mujeres.

“A las mujeres les estamos diciendo con eso ojo con esos (hombres) violentos agresivos; no salga con él, no obedezca órdenes de este tipo porque pone en riesgo su propia vida, porque es lo que le pasó a la Karla (Rostrán)”, aseguró Torrez, quien refirió que existe preocupación por “semejante barbarie”.

LEA: Nicaragua sigue ocultando la violencia contra las mujeres