Tras quedar confinada a una cama, ciudadana de Boaco enfrenta grandes dificultades

Desde la cama a la que ha sido confinada a causa de una caída, Felipa Gómez, de Boaco, pide a las personas de buen corazón que le ayuden

Desde la cama a la que ha sido confinada a causa de una caída que le provocó una fractura en la pelvis y otra en la mano derecha, Felipa Gómez pide a las personas de buen corazón que le ayuden.

Esta señora de 82 años, que habita en el barrio Santa Isabel, en la ciudad de Boaco, dice que siempre le gustó hacer sus diligencias, pero eso cambió luego del accidente que la dejó postrada en una pequeña cama que tiene las patas en mal estado y cuyo colchón es un cartón y una colchoneta fina.

“A veces viene gente con sus cositas, una comidita y yo las recibo, porque yo no tengo de dónde, el único es él (señala a su hijo). Yo le pido a la gente que me ayude con cualquier cosa”, agregó la señora desde su cama.

Puede leer además: Esperan reparación de pequeña escuela en Boaco

El único sustento de esta señora es su hijo Jacinto Gómez Alvarado, quien se dedica a vender palomitas de maíz en los buses.  Este aseguró que esto no le da el dinero necesario para suplir las necesidades de su madre, entre ellas, pañales y leche.

“Va a cumplir año y medio de estar ahí postrada en esa cama, yo he pedido ayuda para comprar pañales y leche, porque la leche es carísima, porque toma pediasure, también jabón para lavarle su ropita, una colchoneta para su cama y de ser posible una cama, porque la que tiene está en mal estado”, detalló Gómez.

Al mes esta señora necesita unos dos potes grandes de leche, para ayudarle a fortalecer sus huesos. Su hijo relató que puede mover las piernas, pero que no logra sostenerse erguida, por lo cual sería de ayuda una andadera, para que pueda desplazarse.

Lea también: Pobladores piden adoquinado en Santa Lucía, Boaco

Gómez Alvarado apuntó que en una ocasión salió a las calles con un pote a recolectar dinero, pero que muchas personas lo “vulgarearon” y señalaron de pedir para no trabajar. “Yo no lo hago por eso, lo hice porque con lo que vendo no ajusto para comprarle sus cositas. Espero en Dios y las personas que me están viendo que nos regalen una ayuda”, añadió.

Felipa Gómez vive en el barrio Santa Isabel, de la gallera una cuadra al sur y quienes deseen apoyarla pueden visitarla o llamar al 82324943 con Socorro Alvarado, nieta de la señora.