Farah: Empresas de Albanisa podrían ser investigadas

El grupo de empresas que integran Albanisa, creadas por la familia presidencial al amparo de los recursos de la empresa Petróleos de Venezuela (PDVSA), podrían ser investigadas por Estados Unidos debido a indicios de que son producto de dinero ilícito

carteles colombianos

La empresa Albanisa nació en el marco del acuerdo petrolero entre Venezuela y Nicaragua. Ahora es mencionada en supuestas operaciones de lavado de dinero. LA PRENSA/ARCHIVO

El grupo de empresas que integran Alba de Nicaragua (Albanisa), creadas por la familia presidencial al amparo de los recursos de la estatal empresa Petróleos de Venezuela (PDVSA), podrían ser investigadas por el Gobierno de Estados Unidos debido a que existen fuertes indicios de que son producto de dinero ilícito, afirmó a LA PRENSA el investigador estadounidense Douglas Farah.

El investigador del Centro Nacional para Operaciones Complejas de la Universidad de Defensa Nacional y presidente de IBI Consultants LLC, compareció en carácter personal el pasado martes ante el Comité del Control Internacional de Narcóticos en el Senado, para tratar el tema: “Adaptación de los esfuerzos en la lucha antinarcóticos de Estados Unidos en Colombia”, donde dijo que la principal estructura de lavado de dinero es PDVSA, y que la empresa Alba de Nicaragua (Albanisa) estaría involucrada “en una red de aliados” de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Centroamérica para ejecutar acciones ilícitas de lavado de dinero.

Le puede interesar:  Exmilitar: Hay antecedentes entre figuras del sandinismo con carteles colombianos

PDVSA y funcionarios del régimen de Venezuela enfrentan sanciones de Estados Unidos por presuntos nexos con el narcotráfico y el crimen organizado.

El experto estima que la relación del presidente designado por el Consejo Supremo Electoral, Daniel Ortega, con las FARC, PDVSA y el posible lavado de dinero a través de Albanisa, podría dar empuje a leyes como la Nicaraguan Investment Conditionality Act (conocida como Nica Act), cuya última etapa de aprobación en la Cámara de Representantes posiblemente concluya en las próximas semanas para luego ser discutida en el Senado.

Señala a Albanisa y a las FARC

“Yo creo que habrá una investigación de Estados Unidos sobre el origen y el destino del dinero de esas multiempresas que son manejadas con muchas irregularidades bajo un solo paraguas, Albanisa. Además, a nivel internacional hay indicios de que el dinero no es habido legalmente, las FARC están buscando dónde esconder su dinero. El proceso a mi criterio ya lleva un tiempo y ese dinero seguramente ya salió por esas estructuras (Albanisa) y ya estaría integrado en el Sistema Financiero (nacional), y espero, a como me dicen, habrá una investigación”, dijo Farah.

Destacó que resulta muy llamativo que las estructuras entre Alba Petróleo de El Salvador y Albanisa sean exactamente empresas paralelas y hasta dependientes del dinero supuesto que llegaba de PDVSA a través de Petrocaribe.

Lea también:  Albanisa mencionada en posible lavado de dinero procedente de las FARC

“El análisis de las estructuras revela que hay una total falta de transparencia en el manejo de los recursos en ambos ámbitos, más la información que hemos recabado en Colombia y en otras partes me lleva a deducir que (el dinero) era una misma fuente”.

La relación Merino, Ortega y las FARC

Farah explicó que la confianza que existe entre el exjefe guerrillero y actual viceministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, José Luis Merino, Ortega y las FARC, además del trabajo de campo realizado en Colombia, revelan que hay serios indicios de que parte del dinero ha sido lavado a través de exportaciones de petróleo ficticio o con precios sobrevalorados para permitir el flujo de dinero.

Lea además: Ley que persigue a extranjeros acusados de corrupción en EE.UU podría alcanzar a funcionarios nicaragüenses

“Hay que entender esta red de operaciones basada en la confianza mutua que existe históricamente entre José Luis Merino, el presidente Ortega y los secretarios de la FARC que se conocen hace mucho tiempo y hay un alto nivel de confianza entre ellos para manejar el dinero de origen ilícito, y el hecho de que hayan ingresado a Nicaragua más de cuatro mil millones de dólares ya casi desaparecidos a través de Albanisa, indican que no son operaciones normales, no son transparentes, no es dinero que ingresa a través del Presupuesto General de la República y que son manejados como caja chica del Gobierno”, acotó el experto.

“Una red paralela en El Salvador y Nicaragua”

Para el investigador, Ortega y Merino están haciendo negocio con el mismo dinero de PDVSA. “Se armó una red paralela en El Salvador y Nicaragua para legalizar dinero de las FARC principalmente a través de PDVSA, una maniobra que involucra al Gobierno de Venezuela, involucra a Alba Petróleos y que en esas estructuras hay suficientes irregularidades en el manejo de grandes cantidades de dinero y que hay que investigar más sobre lo que hacen (actividades para legalizar el dinero) y dónde va el dinero después”, afirmó Farah.

A finales de junio pasado, 14 congresistas solicitaron al Departamento del Tesoro de Estados Unidos, investigar los vínculos y actividades bancarias de Merino, por presuntos nexos con el crimen organizado internacional.

Lea además: La corrupción en Nicaragua también incide en lavado de dinero

Los congresistas hacen alusión a múltiples reportes de investigaciones abiertas que indican que las estructuras financieras controladas por Merino han adquirido cientos de millones de dólares, una riqueza cuyo origen es inexplicable y que ha ayudado a las FARC, a elementos del Gobierno de Venezuela vinculados en actos de corrupción y a otros grupos criminales que no especifican en la carta enviada al Departamento del Tesoro, una actividad que les permite mover fondos a paraísos fiscales.

Los legisladores solicitaron al Departamento del Tesoro utilizar la autoridad que le otorga la Ley para Designación de Cabecillas del Narcotráfico en el Extranjero (Foreign Narcotics Kingpin Designation Act), en el caso de Merino.

Los hijos de Daniel Ortega

En su testimonio ante el Comité del Senado de Estados Unidos, Douglas Farah ligó a miembros de la familia gobernante en Nicaragua. Además de mencionar al presidente designado Daniel Ortega, incluyó a sus hijos Rafael y Laureano Ortega, y a personas del círculo de confianza del mandatario, con el esquema que planteó.

“Hay indicios que ellos tienen el mismo nivel de involucramiento de Francisco López (tesorero del FSLN y presidente de Petronic). Ellos participan en las reuniones del directorio de Albanisa, creo que hay indicios que están en el negocio”, apuntó Farah.

Le puede interesar: Corte Suprema de Justicia anuncia investigación sobre supuesto acto de corrupción de juez

Aunque Farah no la mencionó, otra de las personas allegadas a Ortega con participación en el negocio del petróleo es Yadira Leets Marín, la esposa del hijo mayor de este (Rafael). Ella es gerente de la Distribuidora Nicaragüense de Petróleo S.A. (DNP), de acuerdo con investigaciones de LA PRENSA.

Farah no descartó que haya otras personas involucradas en ese tipo de presunto ilícito. “Tenemos documentos de El Salvador que nos permiten conocer la gente que ha trabajado muy de cerca con él (Merino). (En el caso de Nicaragua) lo único que tenemos es que el señor López está manejando todas las empresas y el dinero, no creo que una sola persona pueda manejar todas esas empresas”.

 

Creo que habrá una investigación de Estados Unidos sobre el origen y el destino del dinero de esas multiempresas que son manejadas con
muchas irregularidades bajo un solo paraguas: Albanisa”.

Douglas Farah, investigador estadounidense.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: