¿Cómo se financia el déficit presupuestario?

De acuerdo con la ecuación de restricción presupuestaria del Gobierno, los Ingresos Totales menos los Gastos Totales del Gobierno nos dan el Déficit o Superávit Presupuestario, y este se financia mediante los cambios o variación de su posición deudora neta.

ajuste fiscal, Nicaragua

Economista Adolfo Acevedo. LA PRENSA/ARCHIVO

De acuerdo con la ecuación de restricción presupuestaria del Gobierno, los ingresos totales menos los gastos totales del Gobierno nos dan el déficit o superávit presupuestario, y este se financia mediante los cambios o variación de su posición deudora neta.

Las donaciones se contabilizan como un ingreso, porque estos están representados por todas aquellas transacciones que incrementan el patrimonio neto del Gobierno, lo cual ciertamente incluye tanto ingresos provenientes de la recaudación fiscal, como las donaciones.

De acuerdo con esta ecuación, el Gobierno contrata nuevo endeudamiento neto para cubrir las necesidades de financiamiento de su déficit. En este caso, el incremento neto de la deuda interna y externa del gobierno correspondería al incremento de la contratación bruta de nueva deuda, menos los pagos por amortización de la deuda anteriormente contratada.

Si examinamos como queda el balance del Presupuesto Nacional tras la aprobación de la reciente iniciativa de reforma, el déficit presupuestario asciende a un monto de 3,604.5 millones de córdobas. Este sería el monto de nueva deuda neta que se necesitaría contratar si se tratase, exclusivamente, de la necesidad de cubrir el financiamiento del déficit.

Sin embargo, llama la atención que se proyecta contratar nueva deuda externa neta, es decir, aumentar el endeudamiento externo neto del gobierno, por un monto de 8,891.5 millones de córdobas, lo cual supera en 5,287 millones de córdobas el monto de 3,604.5 millones requeridos para financiar el déficit presupuestario. ¿Para qué se usaría este considerable excedente de dinero?

En primer lugar 3,321.6 millones de córdobas de este remanente de 5,287 millones se destinarán al pago del monto de la amortización de la deuda interna que no alcanza a ser cubierta por la emisión de nueva deuda interna.

Las obligaciones anuales derivadas del pago de amortización de la deuda interna anteriormente contratada ascienden a 6,928.6 millones de córdobas, pero los nuevos títulos de deuda interna que emitirían para refinanciar estas obligaciones solo ascienden a 3,607 millones de córdobas.

Se genera así una brecha en el pago de la amortización de la deuda interna por 3,321.6 millones de córdobas, que se cubre con el exceso de deuda externa contratada por encima del monto necesario para financiar el déficit.

En otras palabras, el país se endeuda en exceso con el exterior para pagar deuda interna. Fíjese usted además, que si parte de esa deuda interna corresponde por ejemplo a deuda de distintas instituciones públicas con la Caja Rural Nacional (Caruna), cuyo pago ha sido asumido por el Presupuesto General de la República, puede decirse que el país está aumentando su endeudamiento neto con el exterior, en parte, para pagar esta deuda.

Observe que si el gobierno no dispusiese de este exceso de endeudamiento externo, tendría que buscar otras fuentes dentro del Presupuesto para pagar esta deuda, afectando con ello otras partidas del mismo, lo cual pone de relieve que en efecto, este exceso de endeudamiento externo contribuye al pago de la mencionada deuda. Este es el sentido más profundo de la fungibilidad del dinero.

Ahora bien, después de cubrir las necesidades de pago de la deuda interna por 3,321.6 millones de córdobas con los 5,287 millones de exceso de deuda externa contratada, todavía resta un remanente de 1,965.4 millones de córdobas, que se destinaran a ser transferidos al Banco Central, para que este pueda cumplir con su meta anual de acumulación de reservas monetarias internacionales.

Como usted sabe, la meta anual de acumulación de reservas monetarias internacionales del Banco Central constituye una meta fundamental dentro del engranaje de la Programación Financiera diseñado por el Fondo Monetario Internacional. Lo cierto es que, desde hace mucho tiempo atrás, el cumplimiento de la meta anual de acumulación de reservas monetarias internacionales por parte del Banco Central ha dependido, en gran parte, no de ningún excedente de exportación o de inversión extranjera directa, sino de que el Gobierno le trasladase al Banco Central montos importantes de dinero.

(*)Economista

adolfojose@live.com

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: