Exjefe de campaña de Trump se entrega al FBI por conspiración contra EE.UU.

Horas después de que el exjefe de campaña se entregara al FBI, el asesor de la campaña electoral de Trump, George Papadopoulos, se declaró culpable de mentir sobre los lazos de la campaña electoral con Rusia

El abogado acudió a una oficina del FBI en compañía de un hombre que no fue identificado, acatando una orden de entregarse. LAPRENSA/AFP

Paul Manafort, exjefe de campaña del presidente Donald Trump, y su exsocio Rick Gates se declararon este lunes no culpables de los 12 cargos presentados en su contra dentro de la investigación por la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016.

Manafort y Gates comparecieron este lunes ante la jueza Deborah A. Robinson de la Corte del Distrito de Columbia y, en una breve audiencia, sus abogados indicaron que los dos se declaran no culpables de todos los cargos, entre los que destaca el delito de «conspiración contra Estados Unidos».

Manafort se entregó este lunes al FBI por «conspiración contra Estados Unidos», tentativa de lavado de dinero y no registrarse como agente de un país extranjero, en el marco de la trama rusa. También fue inculpado por ofrecer falso testimonio sobre su papel como agente extranjero y no presentar las debidas declaraciones sobre cuentas bancarias en el exterior y registros financieros.

El abogado acudió a una oficina del Buró Federal de Investigaciones (FBI) en compañía de un hombre que no fue identificado, acatando una orden de entregarse y  que ahora se enfrenta a 11 cargos más.

Lea además: Exjefe de campaña de Trump se ofrece a testificar sobre sus lazos con Rusia

Las pesquisas tienen por objetivo determinar si Moscú interfirió en las elecciones del año pasado a favor de Trump. Esta investigación, que se transformó en el mayor dolor de cabeza para la Casa Blanca, se concentra en los contactos entre dirigentes de la campaña de Trump y funcionarios rusos durante la campaña.

El viernes, la cadena de televisión CNN informó que un gran jurado federal aprobó las primeras imputaciones en este caso, abriendo una intensa oleada de rumores sobre inminentes arrestos.

Lea más en: Dimite el jefe de campaña de Donald Trump

Durante el fin de semana, el presidente Trump recurrió a Twitter para atacar a las investigaciones. «Todas estas conversaciones sobre ‘Rusia’ justo cuando los republicanos impulsan una histórica reforma y reducción de impuestos. ¿Es una coincidencia? ¡NO!», escribió en uno de sus mensajes.

De acuerdo con Trump, «no existe» colusión. «Los demócratas están utilizando esta terrible cacería de brujas para hacer política».

Asesor de Trump se declara culpable

Pocas horas después de que Manafort se entregara al FBI, el asesor de la campaña electoral de Trump, George Papadopoulos, se declaró culpable de mentir sobre los lazos de la campaña electoral con Rusia, anunció este mismo lunes el fiscal especial que investiga la presunta injerencia rusa en los comicios presidenciales de Estados Unidos del año pasado.

Lea también: Fiscal especial usa un jurado investigador en su pesquisa de la trama rusa

«A través de sus falsas declaraciones y omisiones, el acusado Papadopoulos impidió la investigación en curso del FBI sobre la existencia de vínculos o coordinación entre individuos asociados con la campaña y los esfuerzos del gobierno ruso para interferir con las elecciones presidenciales de 2016», subrayó la inculpación firmada por el fiscal especial, Mueller.

Papadopoulos se reunió con funcionarios rusos en Londres, en marzo de 2016, para acordar reuniones entre ambas partes y obtener datos «sucios» sobre Hillary Clinton, según cargos revelados este lunes.

El asesor de política exterior de la campaña de Trump, tuvo reuniones con una mujer a la que describió como sobrina del presidente Vladimir Putin, así como con el embajador ruso en Londres en marzo del año pasado.

Luego, dijo a otros integrantes de la campaña que había acordado con ellos coordinar encuentros con Trump y otros miembros del equipo. Un mes después, reportó que su contacto ruso, un «profesor» del que no se proporciona nombre, le había ofrecido datos «sucios» sobre Clinton, la rival demócrata de Trump en la carrera presidencial, incluidos «miles de correos electrónicos», según la inculpación.

Trump pide que investiguen a Hillary

El mandatario dijo que los supuestos delitos de Paul Manafort ocurrieron “hace años” e insistió que no hubo conspiración entre su campaña presidencial y Rusia. En respuesta, Trump intentó desviar la atención hacia otra parte al cuestionar por qué Hillary Clinton y los demócratas no están bajo investigación.

Le puede interesar: Fiscal especial investiga a Trump por obstrucción de Justicia

Trump publicó en su cuenta de Twitter: “Lo siento pero esto sucedió hace años, antes de que Paul Manafort formara parte de la campaña Trump. Pero ¿por qué la corrupta de Hillary y los demócratas no son el objetivo?”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: