Minero ilegal nicaragüense disparó contra tres policías en Costa Rica

Los agentes costarricenses patrullaban en la finca minera Crucitas, en la zona fronteriza de Costa Rica con Nicaragua, para evitar la extracción ilegal de oro

La finca minera ubicada en Cutris de San Carlos, a 3 kilómetros del río San Juan. CORTESÍA MSP

Un nicaragüense, de apellido Blandón, que se dedicaba a extraer oro de manera ilegal en la finca minera Crucitas, en la zona fronteriza costarricense cerca de Nicaragua, disparó «a sangre fría» contra tres oficiales de policía que patrullaban el lugar, según el Ministerio de Seguridad Pública (MSP). Ninguno de los agentes resultó lesionado.

Blandón fue capturado de inmediato la tarde del martes. Ahora enfrentará una causa penal ante la Fiscalía de San Carlos, norte de Costa Rica, “por atentar contra la vida de nuestros policías”, según la información oficial.

Le puede interesar:Los tres caminos del migrante nicaragüense

El incidente ocurrió el pasado martes en el contexto de acciones de vigilancia que mantiene la policía costarricense para evitar la extracción ilegal de oro en esta finca minera ubicada en Cutris de San Carlos, a tres kilómetros del río San Juan.

En esta finca de más de 143 hectáreas la empresa canadiense Industrias Infinito pretendió establecer una minería de oro a cielo abierto, pero a finales del 2010 el Tribunal Contencioso Administrativo revirtió los permisos ambientales para operar, por los vicios encontrados en su procedimiento.

Ilegalidad

La minería no se desarrolló y Crucitas quedó como una finca privada, donde algunos coligalleros (extractores ilegales de oro de forma artesanal) se dedicaban a buscar pepas en ríos, quebradas y bosque del lugar, generando un serio daño ambiental que atrajo la atención de las autoridades.

Lea además: Condenan a 23 años de cárcel a banda que explotaba a mujeres nicas en Costa Rica

Los nicaragüenses llegaron de forma ilegal a la finca, atraídos por la fiebre del oro, y durante las últimas cuatro semanas las autoridades policiales y migratorias han devuelto a Nicaragua a 502 detenidos en la zona por su condición de irregularidad.

En los últimos días  la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) detuvo a 10 menores nicaragüenses y a 11 pinoleros más con cédulas de residencias.

La DGME ha citado a 18 nicaragüenses más para que arreglen su situación legal en el país. Desde el inicio de las operaciones policiales en Crucitas, el 25 de octubre anterior,  las autoridades reportan la ubicación en la zona de un total de 984 nicaragüenses, incluidos los 502 ya rechazados a su país.

Niegan versiones

Según el MSP, la Policía también ha incautado de drogas, cuchillos y otros artículos a cientos de personas, en su mayoría nicaragüenses indocumentados, quienes han sido puestos a la orden de la Fiscalía y de Migración.

De acuerdo con registros de la Policía de Fronteras, se ha decomisado marihuana, armas de fuego y 11 motocicletas. Además, han sorprendido a tres sujetos con orden de captura por diversos delitos.

Residuos de oro y artículos de minería son decomisados y entregados con acta policial a la Fiscalía correspondiente, donde no existe ninguna denuncia contra ningún policía, señaló el MSP.

En cuanto a acusados, se registran 29 procesados en la vía ordinaria, de ellos 10 nicaragüenses y 19 costarricenses. Otras 46 personas fueron pasadas en modalidad de flagrancia, de los cuales 15 son nicaragüenses y 31  costarricenses.

Lea también: El drama de los deportados nicaragüenses