Al menos 14 soldados de las fuerzas de paz de la ONU murieron en un ataque en Congo

El secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que se trata de “el peor contra las fuerzas de paz de Naciones Unidas en la historia reciente”

Cascos Azules

Cascos azules» de la ONU en África en una imagen de archivo. LA PRENSA/ARCHIVO/AFP

Al menos catorce “cascos azules” (soldados de las fuerzas de paz de la ONU) murieron y más de 53 resultaron heridos en un ataque perpetrado este jueves en la República Democrática del Congo, informó el jefe de las operaciones de paz de la ONU, Jean-Pierre Lacroix.

“Ahora podemos confirmar al menos 14 “cascos azules” muertos y otros 53 heridos, tres de ellos en estado muy grave”, dijo Lacroix en un encuentro con la prensa en la sede de la ONU.

Lacroix, que no descartó que el saldo de víctimas pueda cambiar en las próximas horas, confirmó también que al menos otros tres soldados están desaparecidos desde que se perpetró el ataque en la provincia de Kivu, en el norte del país.

El secretario general, Antonio Guterres, confirmó también la muerte de al menos cinco miembros de las Fuerzas Armadas de RDC y calificó el ataque como “el peor contra las fuerzas de paz de Naciones Unidas en la historia reciente”.

Lea además: ONU investiga denuncias de abuso sexual por fuerzas de paz

Guterres expresó su indignación e hizo un llamamiento para que los responsables del ataque contra la Misión de las Naciones Unidas en la RDC (MONUSCO) sean llevados ante la justicia. “Estos ataques deliberados contra las fuerzas de paz de la ONU son inaceptables y constituyen un crimen de guerra (…) que no pueden quedar impunes”, afirmó el diplomático portugués, quien pidió a las autoridades de RDC que investiguen lo ocurrido.

Finalmente, el secretario general recordó los “enormes sacrificios” que hacen los Estados miembros que aportan contingentes militares a las misiones de paz de Naciones Unidas “al servicio de la paz mundial”.

La fuerza de paz en Congo es la más numerosa del mundo y su objetivo es evitar las hostilidades entre los numerosos grupos armados que proliferan en esa nación centroafricana rica en minerales.