Zona de Strikes: Las 200 medallas aparecen en el horizonte

Es claro que una medalla no significa necesariamente que andamos bien, pero sí son el símbolo del sacrificio de los atletas y por eso hay que aplaudirlos.

Yanquis y Boston

Edgard Rodríguez C.

Es claro que una medalla no significa necesariamente un salto de calidad. No quiere decir que andemos bien. El deporte nacional demanda una revisión seria y luego aplicarle las modificaciones necesarias para avanzar en la ruta correcta.

Sin embargo, cada medalla, incluso aquí, en el modesto concierto centroamericano, exige un notable nivel de sacrificio para cada atleta, su familia y sus dirigentes. No solo es saltar al escenario y ya a ganar. Hay que trabajar muy duro, sacrificarse, comprometerse y triunfar.

Por eso aplaudimos cada medalla que nuestros atletas consiguen y cada intento que hicieron por alcanzarla. Los animamos para que no dejen de trabajar y se hagan mejores. Si siguen esforzándose con disciplina y entrega, tarde o temprano van a recibir su recompensa y el reconocimiento.

Las medallas han sido no solo un símbolo que reconoce el esfuerzo de los muchachos que compiten. También los hace visibles e incluso les puede cambiar la vida, como a los remeros de Granada, que recibirán los títulos de las propiedades que habitan, de parte del Gobierno.

¿Y cuántas medallas se podrán alcanzar en estos Juegos Centroamericanos de Managua? El director del IND, Marlon Torres, habló de superar el récord de 147 preseas conseguidas en 1990. Pero el ritmo que se lleva hasta ahora apunta hacia unas 200 medallas.

“Las 200 medallas son una cifra al alcance y, de ellas, 50 pueden ser de oro”, decía Moisés Ávalos, divulgador del Comité Olímpico Nicaragüense. Lo que señala Ávalos tiene sentido, considerando disciplinas como el fisicoculturismo, el billar, el boxeo y el surf, en otros, aún no entran en acción.

Desde las pesas, el remo, la esgrima y el judo, hasta llegar al atletismo, entre otros, los atletas ya nos han regalado muchas emociones. La última de ellas fue la medalla de oro de Dalila Rugama con todo y récord centroamericano en lanzamiento de jabalina. Toda una hazaña.

Siempre habrá críticos, inconformes y negativos. Pero optimismo y pesimismo no son más que diferentes miradas sobre un mismo escenario. Yo he decidido reconocer el esfuerzo de los atletas, apreciar las instalaciones que tenemos y ver con fe hacia el futuro. ¿Y usted?