Del hospital al podio, Erick Rodríguez un atleta sin límites

“Todavía estoy débil”, dice Erick Rodríguez, y lo murmura con mucha pena. No hace falta que lo diga para que uno se dé cuenta que su semblante de alegría encubre los días negros que vivió en Cuba por la fiebre, dolor de cabeza, dolor en los huesos y diarreas frecuentes durante casi seis días.

Erick Rodríguez muestra su medalla conseguida ayer en los 3000 metros obstáculo. LAPRENSA/CARLOS VALLE

“Todavía estoy débil”, dice Erick Rodríguez y lo murmura con mucha pena. No hace falta que lo diga para que uno se dé cuenta que su semblante de alegría encubre los días negros que vivió en Cuba por la fiebre, dolor de cabeza, dolor en los huesos y diarreas frecuentes durante casi seis días. No parece que tan sólo 15 días atrás estuviera hospitalizado en la “Isla” por esa enfermedad llamada dengue. El atleta incansable que vimos ayer ganar el oro en los 3.000 metros con obstáculo esconde a un titán sin límites.

“Te digo la verdad, hice un esfuerzo muy grande para ganar el oro para mi pueblo. Me rehidraté mucho y me dieron vitaminas para tratar de recuperarme”, dice Rodríguez después de la carrera. El jinotegano  ganó la carrera con un tiempo de 9:26.69 minutos, el segundo lugar fue para el también nicaragüense Álvaro Vásquez con 9:38.69 de tiempo. “No pensaba en este récord, pero sí quería hacer el de 1500 metros”, explicó el joven de 27 años. El récord centroamericano aún está vigente con 8:54.49.

“Si no me hubieran visto a lo inmediato en Cuba difícilmente hubiera competido. Con todo y lo que me pasó al final, este año ha sido de lo mejor por el apoyo que hemos tenido. Si nos siguen apoyando de esta manera Nicaragua tendrá medallas en otros juegos como los Centroamericanos y del Caribe y Panamericanos”, auguró Rodríguez.

Rodríguez es entrenado desde hace 10 años por Jorge Isaac García, y aunque todavía no está clasificado para los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018, dice que su meta será participar en 1500 metros de esa duela. “Yo creo que me clasificaré por tiempo. Por lo pronto me recuperaré por completo para regresar a las pistas”, indicó el incasable joven que pasó del hospital al podio en dos ocasiones. Su recompensa la cuelga en su cuello, oro y bronce.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: