Otra denuncia más por abuso policial y violación de los derechos de reos nicaragüenses

Seis personas detenidas en las celdas preventivas 6 y 7, de la delegación de Estelí, fueron golpeados por Los Dantos. Aparentemente el abuso policial ocurrió por reclamar sus alimentos

Maltrato y abuso de autoridad por parte de miembros de las fuerzas especiales Los Dantos, en la Delegación de la Policía de Estelí, fue denunciado ayer ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), por parte de familiares de tres de al menos seis reos golpeados el pasado 31 de diciembre del recién pasado año.

Los denunciantes aseguran que después de ese episodio de violencia dentro de las celdas 6 y 7 del área de Operaciones de la Policía de Estelí, los reos fueron trasladados al Penal de La Chácara y después a La Modelo, en Tipitapa, sin que sus familiares pudiesen ver las condiciones en que se encontraban, pero tiene n información extraoficial que están golpeados.

Los familiares alegan que ninguno de los detenidos tiene sentencia firme, para que las autoridades los hayan trasladado a una cárcel del Sistema Penitenciario Nacional.

 

Los familiares coinciden en demandar que sus parientes sean retornados a su localidad, pues no cuentan con recursos económicos para viajar constantemente a visitarlos a La Modelo, en Tipitapa, también demandan que el hecho sea investigado, que los presos sean enviados al médico forense y los policías que resulten responsables sean castigados.

Lidia Peralta Briones, madre de Jimmy Alex Wilson Peralta demandó a la jefa de facto de la Policía, primera comisionada Aminta Granera que investigue lo ocurrido y que le permitan ver a su hijo.

“Estos policías son peor que la genocida es demasiado ya”, afirmó Peralta, quien manifestó que por familiares de otros detenidos conoció que su hijo fue gplpeado.

“Una señora dice que lo vio que era el más grave, lo que le pase a mi hijo queda a responsabilidad de la Policía”, sentenció Peralta, tras denunciar que ya es común los ultrajes de la Policía hacia su hijo.

Marlon Antonio Cárcamo, hermano de Óscar Ramiro Silva López, explicó que los presos protestaron porque las autoridades no les pasaron la cena pese a que sus familiares llegaron a dejarla.

 

“Ellos se pusieron a la protesta llegaron los oficiales los golpearon (y) los mojaron”, manifestó Cárcamo, quien asegura que él todavía pudo ver a su hermano en el hospital golpeado y esposado.

El hermano de Cárcamo tiene un mes de detenido por robo.

Darling Teresa Alfaro, hermana de Byron Raúl Palacios dijo por su parte que “Los Dantos se metieron (a las celdas), no se sabe si se metieron bolos, les echaron agua a ellos (a los detenidos) y los golpearon”.

El primero de enero que las familias de los presos se presentaron a dejar alimentación, dijo Alfaro, fueron sorprendidos con que las instalaciones policiales “estaban rodeados de perros, rodeados de Dantos y nos dijeron que no teníamos permiso de pasar comida hasta cierta hora porque había una trifulca”.

Violentó derechos

El abogado del Cenidh, Salvador Marenco, calificó de «gravísima» la denuncia y recordó a las autoridades que los reos por su condición de detenidos no pierden su dignidad.

Además que por tratarse de arresto preventivo estos deben permanecer en cárceles de su localidad, para evitar que queden desprotegidos.

De confirmarse la denuncia de los familiares en contra de la Policía en este caso ha habido violación al debido proceso, violación al derecho a la integridad física, psíquica y derecho a la alimentación, explicó Marenco.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: