Javier Robles: «Yo trabajo mientras otros descansan»

A Javier Robles le sorprendió cuando se dio cuenta que encabezaba la lista de los mejores bateadores. Habla sin ocultar que desde el año pasado buscaba ser campeón bate en algún torneo del país, ahora con su .354 de promedio espera conseguirlo.

Javier Robles en el dogout antes del partido. LAPRENSA/JADER FLORES

A Javier Robles le sorprendió cuando se dio cuenta que encabezaba la lista de los mejores bateadores. Habla sin ocultar que desde el año pasado buscaba ser campeón bate en algún torneo del país, ahora con su .354 de promedio espera conseguirlo. Este pelotero vive en constante mejora, se aceita como si fuera un robot, trabaja en vacaciones, mira videos de sus turnos y pregunta todo el tiempo a sus entrenadores, en especial a Jorge Luis Avellán que ha sido clave en la evolución del muchacho desde hace tres años en los Indios del Bóer.

Lea: ¡Entre fieras! Javier Robles a las puertas del título de bateo

En el dugout le dicen Puig, como el jardinero de los Dodger de Los Ángeles, además de ser el jugador favorito de Robles así bromean sus compañeros por las características de ese pelotero. Aunque se vea el momento del joven de 23 años como color de rosa, esta campaña empezó titubeante. “No era titular, pero conseguí adaptarme. Tuve que hacer algunos ajustes en mi mecánica. Me estaban lanzando de una forma y yo bateaba de otra, no tenía sintonía”, confiesa Robles.

Avellán no busca atención mediática, trabaja sigilosamente, pero sus enseñanzas son evidentes. “En la profesional fue un asunto de confianza y adaptación y también a veces perdía el ritmo y balance por buscar fuerza”, señala el entrenador.

El pequeño artesano del madero asegura que la clave de su éxito es que no descansa nunca. “Yo siempre trabajo mientras otros descansan. En las vacaciones yo me cuido igual y mantengo mi dieta y voy al gimnasio. A veces es casando pero si quiero lograr algo en la vida, debo trabajar fuerte”, agrega.

Además: Javier Robles da su primer jonrón y lleva al triunfo al Bóer

Otra de las cualidades que refleja el jardinero derecho del Bóer la recuerda el entrenador Sandy Moreno. “Algunas veces me dice que si le tiran cierto picheo la sacará de jonrón y ha pasado. Robles no da problemas, es un muchacho de metas, que sabe lo que quiere y da gusto trabajar con él”.

Siempre que Robles entra al cajón de bateo y tiene enfrente a Gustavo Martínez sabe que no será un buen día, es el pícher que más le cuesta batear. “Ese es un gran lanzador, cuando me hacen esa pregunta no dudo en decir Gustavo Martínez. Me cuesta mucho descifrar sus lanzamientos, porque todos los tira de la misa forma”, indica.

Bendito brazo

Robles ha traído a las mesas de discusiones a Freddy García, Ramón Padilla, Eduardo Romero y Richard Hunter. Todos ellos tienen como característica una escopeta en el brazo. Robles dice que desarrolló el brazo cuando pequeño porque era lanzador. “Hacía todo los entrenamientos de pícher y eso me ayudó”.

 

Avellán cree que aún no se puede comparar a Robles con ninguno de esos grandes jardineros, sin embargo advierte que podría ser como ellos. “Aún le faltan dos cosas: madurez y mayor enfoque. Debe aprender a adecuarse a las situaciones del juego. Ramón Padilla a parte que tenía un fildeo de Grandes Ligas poseía la virtud de anticiparse a las jugadas”.

Mientras que Sandy considera que debe mejorar la precisión. “Actualmente es el mejor y su competencia es Rommel Mendoza. Yo lo veo como un pelotero completo”, confiesa Moreno, entretanto Robles hace ruido con el bate y espectáculo con su brazo.

El favorito

Javier Robles esta temporada en la LBPN terminó la etapa regular con .354 de promedio, 24 carreras impulsadas, 51 imparables conectados, pegó dos jonrones y recibió 11 bases por bolas.

El principal retador de Robles al título es el tercer bate de los Tigres de Chinandega Jamar Walton. Tras ser expulsado en el partido de ayer terminó con .348; sin embargo, tiene la oportunidad de ganar si batea de 2-2, o bien de 4-3 o de 5-3, hoy en el juego extra.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: