Reciclar el agua debería ser lo ideal en procesos de minería en Nicaragua

El reciclaje del agua en los procesos mineros debería de ser ideal para minimizar el impacto en los recursos hídricos.

agua

La presa de cola es un espacio en el que se depositan los residuos de los procesos mineros industriales, incluyendo el agua. LAPRENSA/C. TÓRREZ

El reciclaje del agua en las distintas industrias, entre estas, la minería sería un tratamiento ideal que se debería de utilizar para la protección del recurso hídrico, explicó el oficial de industrias extractivas del Centro Humboldt, Jurgen Guevara.

Una de las forma de hacer el reciclaje es a través de las presas de cola, que es un depósito donde se ubica todo el material y el agua que ya no se va a utilizar, todo esto resulta del procesamiento por el que pasa todo el mineral que se extrae para encontrar el material precioso: oro.

No obstante, las presas de cola representa un riesgo si al momento de diseñarla no se toman en cuenta las condiciones hidrogeológicas del sitio donde se construirá, explicó Guevara.

Lea: Concesiones mineras están sobre áreas protegidas de Nicaragua 

Asimismo, se debe de considerar los niveles de precipitaciones, los eventos extremos, que podrían provocar inundaciones, y con ello, generar afectaciones a otros recursos naturales, entre ellos, el agua, sostuvo el experto.

Una de estas experiencias la desarrolla la minera B2Gold, que cuenta con una presa de cola con una extensión entre 100 a 110 hectáreas, que ha sido recubierta con una membrana que evita la filtración del sedimento o agua para proteger el subsuelo y las fuentes hídricas.

Lea: Minería en Nicaragua crece y aporta poco 

De acuerdo con Edmundo Tijerino, técnico ambiental, en esa presa de cola se almacenan alrededor de un millón de metros cúbicos de agua, que sufren un proceso de reciclaje, que incluye el tratamiento por el contenido de cianuro.

En promedio, la actividad minera que desarrollan implica el uso de 660 litros de agua por tonelada de mineral molido, que pasa por varias facetas en la plata de procesos en La Libertad, Chontales.

Por su parte, Guevara sostuvo que el reto con las presas de cola es la construcción de las mismas, porque en muchos casos, no se toman las medidas adecuadas y hay afectaciones.

Tijerino también explicó que una alternativa para saber si existe un riesgo o un tipo de afectación debido a una filtración de la presa de cola, es una corriente que pasa por debajo de la presa, y a la cual se hace mediciones, las cuales mostrarían algún tipo de irregularidad.

Lea: Mujeres se abren espacio en las minas 

Sin embargo, con los resultados del monitoreo del agua se ha garantizado que no existe filtración. También explicó que uno de los problemas es la acumulación del sedimento, por lo que en años anteriores, se ha hecho una elevación de la estructura como medida preventiva ante un desborde.

“En la presa de cola nosotros tenemos un filtro llamado La Esperanza, que esa fue encauzada por medio de tubería; esto también nos ayuda a monitorear la presa de cola en si, por si hubiera alguna filtración, y la calidad de agua y el caudal se ha mantenido”, expresó Tijerino.

De La Esperanza utilizan al día 300 metros cúbicos de agua, únicamente, para el tratado final del proceso, que es la refinería.

Minería artesanal

Una de las situaciones más recurrentes en Santo Domingo, Chontales, es la actividad de la minería artesanal, de la cual ha vivido la población durante años.

Estos pequeños mineros no cuentan con ningún equipo de protección al momento que ejercen la actividad y tampoco se observa que implementen medios paran evitar contaminación.

Según el último estudio del Centro Humboldt, sobre la minería artesanal y la pequeña minería, en el municipio cada pequeño minero extrae de una tonelada de broza, en promedio, de 10 gramos a 15 gramos de oro de 15 a 16 quilates.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: