La caída de Julio Rocha, el rey del fútbol

Cayó en el escándalo de corrupción más grande del A los 67 años de edad Julio Rocha caminaba con un grillete electrónico para que las autoridades estadounidenses vigilaran sus movimientos las 24 horas.

Julio Rocha, expresidente de la Federación Nicaragüense de Futbol y funcionario de la FIFA, se declaró culpable de siete cargos relaciones al caso conocido como FIFA Gate. LA PRENSA/AFP

Julio Rocha, expresidente de la Federación Nicaragüense de Futbol y funcionario de la FIFA, se declaró culpable de siete cargos relaciones al caso conocido como FIFA Gate. LA PRENSA/AFP

Julio Rocha, quien falleció ayer sábado víctima del cáncer de próstata, estuvo al frente del futbol nicaragüense por 24 años antes de ser nombrado una de las 12 personas encomendadas por la FIFA para el desarrollo del talento futbolístico a nivel mundial.

Fue el único nicaragüense en presidir las federaciones de futbol de Centroamérica y más tarde fue señalado en la región como un operador de Joseph Blatter, quien dirigió la FIFA durante 17 años.

Rocha fue arrestado en Suiza en mayo de 2015, junto con seis altos funcionarios de la FIFA, acusados de recibir más de 150 millones de dólares en sobornos durante 25 años, en el escándalo de corrupción más grande de la historia del deporte, que provocó la renuncia de Blatter y la caída del nicaragüense.

Orígenes de Rocha

El exdirigente nació en Diriamba, hijo de Amalia López y Julio Rocha Idiáquez, mejor conocido como el Negro Julio.

En esta foto de archivo el expresidente de la FIFA, Joseph Blatter, da un banderín a Julio Rocha durante la inauguración del estadio nacional de fútbol en Managua. LA PRENSA/ AP

Cursó la secundaria en el Instituto Pedagógico de Diriamba. Se graduó como ingeniero agrónomo en la UNA y tuvo aspiraciones de convertirse en diputado, pero luego de estudiar un Máster Internacional en Derecho y Gestión Deportiva, en Francia, se empezó a involucrar en el deporte. Trabajó por un modesto sueldo en el Instituto de Promoción Humana a mediados de los años ochenta, hasta que llegó a la Federación Nicaragüense de Futbol con el cargo de tesorero.

Dos años después de ingresar a la institución, en 1988, llegó a la presidencia de la organización y se mantuvo en el poder durante los siguientes 24 años.

Un año después de ser capturado en Suiza, fue extraditado a Nueva York. Sin embargo, pagó un millón y medio de dólares para gozar de arresto domiciliar en Miami, donde esperaba el juicio al momento de su muerte.

Su legado será la construcción del Estadio Nacional de Futbol, la Escuela de Talentos de Diriamba, el edificio de la Federación y la masificación del futbol a través de los proyectos Gol de la FIFA.

En más de dos décadas al frente de la Federación de Futbol y el Comité Olímpico no fue señalado formalmente ni apresado por las autoridades nicaragüenses.

A los 67 años de edad caminaba con un grillete electrónico para que las autoridades estadounidenses vigilaran sus movimientos las 24 horas del día.

Familia guerrillera

Su padre perteneció al movimiento 11 de Noviembre, una organización política que fundó con Herty Lewites.
Su hermano, Horacio Rocha, llegó a ser subdirector de la Policía Nacional.

Su hermana, Eleonora Rocha, formó parte del Comando Juan José Quezada, que estuvo a cargo de la toma de la casa del ministro José María “Chema” Castillo, en 1974.

“La casa de los Rocha fue base de operaciones de los guerrilleros”, escribe Mónica Baltodano, en el texto Tierra de Dirianes, de sus Memorias de la Lucha Sandinista.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: