Gobierno realiza mercadeo político con el Libro Blanco, según juristas

El comandante de la Revolución Sandinista, Henry Ruiz, asegura que la Policía Nacional y el Ejército se están desnaturalizando y están regresando a ese cuerpo represivo que tuvo la dictadura somocista.

Durante una marcha que se celebró en Managua, Elea Valle sostiene una imagen de sus dos hijos asesinados por el Ejército el pasado 12 de noviembre. La niña es Yojeisel Elízabeth, quien tenía 16 años de edad cuando la mataron y su hermano Francisco Alexander, de 12. LA PRENSA/OSCAR NAVARRETE

El pasado 16 de enero, el gobierno de Ortega presentó al cuerpo diplomático acreditado en el país el denominado Libro Blanco, que para el jurista Gabriel Álvarez “está vacío de contenido y está hecho con fines claros de marketing político; el intento realmente es lavarse la cara frente al repudio y el rechazo generalizado después de la masacre de La Cruz de Río Grande”.

Según Álvarez, este es “un documento que pretende describir o explicar un determinado problema” y que además justifica, argumenta y propone métodos y criterios para la solución del mismo”.

Enfatizó que este tipo de acciones las hace el Gobierno cada vez que puede para intentar borrar los diferentes actos violatorios de derechos humanos.

Lea también: La tragedia de Elea Valle, madre de dos menores masacrados por el Ejército

El jurista señaló además que en este Libro Blanco hay un discurso de alabanza al Gobierno, transcripción de conceptos de algunas leyes y datos estadísticos, pero no se plantea un análisis real del problema, tampoco propone soluciones, ni invita a la sociedad nicaragüense a resolver el problema.

La masacre, a la que hace referencia Álvarez, fue cometida por miembros del Ejército en la comunidad San Pablo XXII, municipio de La Cruz de Río Grande en el Caribe Sur, el pasado 12 de noviembre de 2017. En la misma fueron asesinadas seis personas, entre ellas dos menores de edad.

Elea Valle, madre de los menores, ha solicitado al Gobierno en múltiples ocasiones que se le entreguen los cuerpos, sin embargo su petición no ha tenido respuesta.

“Dictadura narcisista»

De acuerdo con el comandante de la Revolución Sandinista, Henry  Ruiz, el Libro Blanco “es para un Estado y una dictadura narcisista que se sigue viendo solamente ella como la más bella y hermosa de las expresiones políticas de Nicaragua”.

Le puede interesar: Gobierno de Daniel Ortega distorsiona datos de los menores masacrados por el Ejército de Nicaragua

Según Ruiz, el Gobierno no reconoce que hay una resistencia militar de carácter  político en el país. Por tanto, el Ejército se “solaza”, llamando delincuentes a los ciudadanos asesinados y “trata de borrarlos ante la opinión pública nacional e internacional”.

“Panfleto publicitario”

A juicio del jurista y exdiputado opositor, José Pallais, el Libro Blanco que dio a conocer el Gobierno “es un panfleto publicitario”.

“Ese Libro Blanco es una vergüenza, una canallada; un panfleto propagandístico que pretende desvirtuar los serios señalamientos de violaciones contra los derechos humanos”, señala Pallais, también excanciller de la República.

Lea además: Fuertes críticas a jefa policial Aminta Granera por falta de respuesta a madre de menores masacrados

Para el jurista, el Gobierno vincula “a sus víctimas con el crimen organizado”, con el fin de “decir que sus víctimas de su represión cayeron como parte de la lucha contra el delito”, pero que el Gobierno “no aporta las pruebas de sus acciones, que solo deja en evidencia la intencionalidad política de eliminar a sus adversarios”,

Dependerá de ciudadanos

Henry Ruiz, asegura que esos organismos (Policía Nacional y Ejército) se están desnaturalizando y están regresando a ese cuerpo represivo que tuvo la dictadura somocista. Añadió que esa tendencia se va a consolidar si los ciudadanos permiten que siga avanzando la dictadura de Ortega.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: