Recorte al subsidio de la tarifa eléctrica obliga a ser más eficientes en los hogares

Marzo y abril son los meses más cálidos de la estación seca. Un abanico que se utiliza ocho horas diarias, al mes consume 12 kilovatios hora. Esto se tendría que evaluar en torno al recorte del subsidio a la tarifa eléctrica.

Los abanicos se han convertido en objetos clave para mitigar el calor que sofoca a la población y que en algunas partes del país incluso ha superado la norma histórica, como Jinotega, donde se registró 38.1 grados centígrados esta semana. LA PRENSA/ROBERTO FONSECA

Con la entrada en vigencia del recorte al subsidio de la tarifa de energía eléctrica, algunas de las acciones que deberían de emprender los consumidores para disminuir el impacto económico y ser más eficientes es revisar las conexiones domiciliares de más de quince años.

Esa es una acción que recomienda Juan Carlos López, coordinador del Centro Jurídico Social de Ayuda al Consumidor, como parte de las prácticas de eficiencia energéticas que deberá de considerar la población, ya que los montos subsidiados a la tarifa mermarán a partir de este año.

Lea también: Ley de eficiencia energética solo está en papel 

El aumento en el pago de la energía se verá reflejado en el mes de abril. Los consumidores entre 101 a 125 Kilovatios hora (KWh), recibirán un subsidio del 50 por ciento de su tarifa plena, mientras que los de 126 a 150 KWh, el subsidio será del 40 por ciento. Ambos datos son válidos para este año porque después dichos porcentajes de subsidio disminuirán.

Es por ello que la limpieza de los abanicos, el cambio de hules en las refrigeradoras, revisiones de electrodomésticos que estén presentando algún problema; todas acciones pequeñas podrían representan un consumo promedio entre 5 a 6 KWh a diario adicional al consumo normal que tiene un hogar.

Lea además: Entra en vigencia ley de eficiencia energética 

Son acciones necesarias que deben ser consideradas por los consumidores, explicó López. Asimismo, expresó que otra acción importante que deberían de poner en práctica los consumidores es que se tenga una lectura correspondiente al equipo de medición, la cual no necesariamente debe ser muy técnica. Este es uno de los primeros fallos, señaló López.

La revisión consistiría en constatar que en el medidor se cumple con la lectura que indican los meses de facturación.
Otro punto a considerar es que el consumidor vele por las revisiones de las instalaciones eléctricas, las cuales también se caracterizan por tener fluctuaciones de voltaje, explicó el coordinador del Centro Jurídico Social de Ayuda al Consumidor.

No hay cultura de leer las etiquetas

Pese a que el recorte al subsidio de la tarifa eléctrica supone un impacto fuerte en el presupuesto de las familias nicaragüenses, cuyo incremento se estima, según economistas, entre un 7.8 y 17.8 por ciento promedio anual en la tarifa, la práctica de la eficiencia energética es una cuestión cultural.

Así lo analiza Javier Mejía, oficial de recursos naturales del Centro Humboldt, quien considera que los nicaragüenses no están acostumbrados a leer las etiquetas que tienen todos los aparatos eléctricos, en el que se expone el cuido que se les tiene que brindar a los artículos, la capacidad instalada, cuánto es su potencia, cuánta energía puede ahorrar, cuánto consume, entre otros elementos.

“Utilizamos los electrodomésticos sin estar conscientes de lo que consumen, y sin tener medidas para utilizarlos cuando realmente sean necesarios”, expresó Mejía.

Hay ley para ser más eficiente

Los nuevos porcentajes de subsidio a la tarifa de energía eléctrica por diferentes rangos de consumo son vigentes desde la publicación de la Ley que reforma dos leyes del sector eléctrico y dos de jubilados (este 19 de febrero).

Ante este panorama, expertos recomiendan que la población sea más eficiente en su consumo energético. Al respecto, el Gobierno aprobó el año pasado la ley 956, Ley de Eficiencia Energética, la cual fue remitida por la Presidencia de la República con trámite de urgencia a la Asamblea Nacional el 22 de junio del 2017 y entró en vigencia el 7 de julio.

Esta nueva legislación apunta a “ (…) promover el uso racional y eficiente de la energía a fin de garantizar el suministro energético, fomentar la competitividad de la economía nacional, proteger y mejorar la calidad de vida de la población, contribuyendo al mismo tiempo a la protección del medioambiente”; sin embargo, no se conocen acciones concretas en torno a este tema.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: