Jóvenes de Nicaragua deben repensar futuro de su Seguridad Social

Según el anuario estadístico del INSS —el último actualizado hasta 2016—, son los jóvenes el sostén de este instituto: seis de cada diez cotizantes tienen entre 20 y 39 años.

INSS, Seguro Social

El Gobierno está negociando actualmente a puertas cerradas con la empresa privada un nuevo paquete de reformas a la Seguridad Social. LA PRENSA/ARCHIVO

A Joseph López, de 19 años, le preocupa no llegar a tener un fondo de seguro social el cual lo respalde en su vejez, pues considera que al ritmo que van las finanzas del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), “no va a durar mucho tiempo”. Él está en tercer año de Comunicación Social en la Universidad Centroamericana (UCA) y en un par de años entrará al mercado laboral.

“Realmente es preocupante porque nosotros como generaciones futuras que se supone que deberíamos de gozar de un INSS, estamos en incertidumbre. Nos preocupa no llegar a tener un fondo de seguro social el cual nos respalde en nuestra vejez, porque se supone que vos trabajás y es un beneficio que vas a recibir, por eso me parece indignante que se utilicen fondos del INSS para otras cosas”, afirma.

Lea:Economistas locales coinciden con el FMI sobre cómo salvar al Seguro Social

Allison Romero, de 18 años, también del tercer año de la carrera de Comunicación Social, asegura que el problema de la crisis del INSS radica en que la institución se ha utilizado como la caja chica del Estado.

“Aunque el Gobierno diga que el problema del INSS viene desde los años neoliberales, es algo que es de ahorita, porque lo han usado como caja chica, han estado desviando o  utilizan el dinero como no debería ser, creo que es un problema del Gobierno que tienen que solucionar ellos”, sostuvo Romero.

Tanto Romero como López admiten que nunca han pensando sobre cómo se ven en la vejez en términos económicos, aunque están claros de la actual crisis de la Seguridad Social.

La mayoría de los jóvenes consultados por este Diario mostraron desconocimiento del tema y los pocos que manejaban el estado actual del INSS creen que el sistema de pensiones no va a durar.

Lea:FMI recalca que salvación del INSS pasa por reducir pensiones o subir edad de jubilación

Según el anuario estadístico del INSS —el último actualizado hasta 2016—, son los jóvenes el sostén de este instituto: seis de cada diez cotizantes tienen entre 20 y 39 años.

El instituto completó el año pasado cuatro años con déficit financiero y el Fondo Monetario Internacional urgió al Gobierno implementar nuevos ajustes —adicionales a los de 2013—, de lo contrario dicha entidad caerá en insolvencia en 2019.

Cuando se hicieron las reformas paramétricas en 2013, en octubre de ese año, el asesor para Asuntos Económicos de la Presidencia, Bayardo Arce, dijo que en ese momento había pensión para generación y media, y luego “los que nazcan hoy”, dentro de 22 años se enfrentarán a otra realidad, que no quiso precisar.

En ese año las reformas se hicieron para extenderle la vida hasta 2036, pero un par de años después de implementadas las medidas, el FMI le recortó la sostenibilidad al instituto hasta 2024 y luego en otra revisión a 2019.

Lea:Gobierno pone otro “parche” al INSS

Fomentar cultura de ahorro

El presidente de Emprendedores Juveniles de Nicaragua (EJN), Rodrigo Ibarra, dijo que ellos desde hace mucho tiempo han fomentado una cultura de ahorro, lo que le permitirá a los jóvenes depender menos del seguro social.

“Casualmente dentro de la educación financiera una parte de la temática es destinar recursos para planificar un ahorro a futuro, no solamente para la empresa como tal, sino también a nivel personal de cada uno de los trabajadores, es decir, que la conciencia sobre el ahorro se impregne en los trabajadores, de manera que ante una eventual crisis de la institución pública en el tema de la seguridad social, en el que no pueda hacer frente a los asegurados exista una base con la cual los jóvenes podrían responder”, dijo Ibarra.

También explicó que se están revisando otras posibilidades para que “los trabajadores o empresas puedan crear fondos especiales o privados” para la vejez.

No obstante, Amaru Ruiz, coordinador de la  Red Local, considera que el ahorro privado es una medida paliativa y no es una solución.

“La norma en un sistema normal es que tengás aseguradas tus cotizaciones con una buena administración, el tema de los ahorros de la seguridad social privada deben ser medidas alternativas y paliativa de algunos eventos, pero no debe ser la norma. La norma debe ser que la institución sea sólida, transparente y que sepa administrar nuestros recursos”, sostuvo Ruiz.

Ampliar Infografía

La edad de jubilación

El Fondo Monetario Internacional (FMI) reiteró en su última visita a Nicaragua que elevar la edad de jubilación es la medida más eficaz para equilibrar las finanzas del Instituto Nicaragüense del Seguro Social (INSS). De no aplicarse esta medida otra opción sería recortar las nuevas pensiones que otorga la institución, que de por sí suelen ser bajísimas dado a que una gran mayoría no logra cotizar más allá de las 750 semanas por Ley para tener derecho a una pensión mínima.

Allison Romero, estudiante, cree que al final se va a implementar la recomendación del FMI  de aumentar la edad de jubilación. Pero asegura que si no se logra un mejor manejo de dicha entidad no cree gozar de una pensión en su vejez, porque para entonces el sistema estará en crisis.

El estudiante Joseph López coincide con Romero, pues cree que cuando él esté en edad de jubilación, la situación del INSS será peor y la solución irá más allá de aumentar la edad de jubilación.

“El INSS va a estar en una situación precaria, no va a funcionar igual, ahorita ha dado mucho que desear, imaginate cuando esté en decadencia total, qué podemos esperar del INSS”, comentó López.

Más gastos que ingresos

El balance del INSS público en el Banco Central de Nicaragua (BCN) revela que los ingresos de esta institución hasta noviembre del 2017 fueron 22,657.2 millones de córdobas, mientras que en el 2016 en el mismo período los ingresos fueron de 20,250.7 millones de córdobas, es decir, que aumentó un 11.88 por ciento.

No obstante, los gastos del INSS hasta noviembre del 2017 fueron de 24,478.9 millones de córdobas y en el mismo período en el 2016 fue de 19,855.8 millones de córdobas, de manera que incrementaron un 23.28 por ciento los gastos.

Asimismo el estado financiero de la institución indica que el déficit de está ha venido aumentando, de manera que de enero a noviembre del 2016 el déficit después de donaciones fue de 1,699.1 millones de córdobas, y en el 2017 alcanzó los 2,182.6 millones de córdobas, reflejando un aumento de 28.45 por ciento.

Distintos economistas han señalando que el INSS también requiere de un manejo más transparente de sus inversiones, para asegurar mejores ingresos en favor de todos los contribuyentes de dicha entidad. Un pedido que también ha insistido el Fondo Monetario Internacional.

Acceder al empleo formal

Pedro Calderón, otro estudiante universitario, consideró que como jóvenes debe haber conciencia sobre el estado actual de la Seguridad Social, pues es un tema que le compete a todos, porque más adelante cuando trabajen esperan tener los beneficios de la Seguridad Social y cuando se jubilen también.

El presidente de Emprendedores Juveniles de Nicaragua (EJN), Rodrigo Ibarra, dijo que no solo se trata que los jóvenes tengan conocimiento de las crisis que enfrenta el INSS, sino también que desde que comienzan a laborar piensen en medidas alternas ante determinado escenario.

Amaru Ruiz, coordinador de la Red Local, señala que la mayor lucha que debe haber es que la mayoría de los jóvenes accedan a un trabajo formal y que ese ritmo se mantenga, lo que impactará favorablemente a la sostenibilidad y existencia del INSS.

“Estamos promoviendo el trabajado juvenil, necesitamos que la juventud acceda a empleos formales para garantizar las cotizaciones de los ancianos”, dijo.

Números del INSS

914,196 afiliados registró en promedio mensual el Instituto Nicaragüense de la Seguridad Social en el 2017, según registros del Banco Central de Nicaragua.

27,850 millones de córdobas tiene programado recibir en ingresos el INSS este año, según el Presupuesto General de la República 2018.

29,922 millones de córdobas tiene programado de gastos corrientes el INSS este año.

949,887 asegurados promedio anual al INSS se tiene programado alcanzar este año, entre régimen integral, facultativo y IVM-RP (Invalidez, Vejez y Muerte-Riesgos Profesionales).

8,433.6 millones de córdobas se ha programado invertir en prestaciones médicas este año.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: