Semillas transgénicas, ¿peligro latente?

Las semillas son un elemento importante para la sobrevivencia humana. De ellas brotan la mayoría de los alimentos que consume el ser humano y hasta hace algunos años solamente existían las semillas criollas, que se han venido heredando de generación en generación. De estas semillas existen diversas variedades y se han venido mejorando. Hoy en […]

Las semillas son un elemento importante para la sobrevivencia humana. De ellas brotan la mayoría de los alimentos que consume el ser humano y hasta hace algunos años solamente existían las semillas criollas, que se han venido heredando de generación en generación. De estas semillas existen diversas variedades y se han venido mejorando.

Hoy en día en el escenario agrícola se encuentran también las semillas genéticamente modificadas o transgénicas, las cuales han venido a generar una polémica sobre la viabilidad de su uso, ya que se le atribuyen una serie de daños al medioambiente, entre otras desventajas, por la cuales su uso ha sido prohibido en 170 países alrededor del mundo, donde diversos estudios han comprobado que su utilización se encuentra estrechamente ligada a problemas de salud en los seres humanos y daños al medioambiente.

En Nicaragua, un importante sector de productores y campesinos se opone a que se introduzcan al país, ya que los daños serían incalculables, tomando como referencia los estragos causados en países donde se han implementado, como Brasil, Paraguay, Argentina y México: destrucción de la biodiversidad, contaminación agroquímica de fuentes de agua y suelos.

Las semillas transgénicas son organismos creados en un laboratorio que busca modificar las características de estas variedades, explica Harold Calvo, coordinador de semillas de identidad.

Pedro Aráuz, coordinador de la Red de Promoción de Agroecología, explicó que no es viable el uso de este tipo de semillas, “porque estaríamos contaminando nuestras semillas criollas. En el caso del maíz al introducir una semilla transgénica, el polen se puede transportar a grandes distancias y eso contaminaría las semillas criollas. Además contaminaría los suelos, porque las semillas transgénicas demandan grandes cantidades de agrotóxicos”, explicó.

Carlos Vidal Tenorio, coordinador de la Red de Bancos de Semillas del Pacífico Sur, agregó que las semillas criollas son más resistentes que las transgénicas, las cuales requieren de grandes cantidades de agroquímicos, contaminando los suelos y el agua, asimismo tienen mayores costos económicos, por la inversión y la asistencia técnica.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: