Vida, muerte y resurrección de Jesucristo, a escena en varias ciudades del país

Su puesta en escena por el grupo de teatro popular Única Judea Tradicional de  Tipitapa está basada en una adaptación del drama clásico El mártir del Gólgota de Enrique Pérez Escrich, así de referencias históricas de los evangelios

LAPRENSA/Oscar Navarrete/Archivo

Un promontorio de tierra preparado en Yasica Sur será el escenario donde sesenta artistas populares del grupo de teatro Única  Judea Tradicional de Tipitapa presentarán su obra popular de arte sacro Vida, pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo, dice su director Román José Cerpas Centeno.

Yasica Sur se encuentra en la comunidad rural La Corona, en Matagalpa, y hasta este apartado lugar los promotores de esta Judea esperan que lleguen más de mil campesinos provenientes de las diversas comunidades para presenciar esta expresión teatral y religiosa.

Puede leer: Karla Matus estrenará cantata alemana que recuerda muerte y resurrección de Jesucristo

Cerpas Centeno recuerda que en 2015 fue estrenada en la Sala Mayor del Teatro Nacional Rubén Darío y que fue algo impresionante porque contaron con un buen escenario, luces y sonido, y siente orgullo de su hazaña, pero a los integrantes les apasiona llevarla a las comunidades campesinas y a escenarios de tierra en las zonas rurales.

LAPRENSA/Oscar Navarrete/Archivo
LAPRENSA/Oscar Navarrete/Archivo

Para Eduardo Alfaro Navarro, quien personifica a Jesús, trabajar sobre el suelo le llena de emoción porque «encarna» a un Jesús en un ambiente más real.

Alfaro Navarro recordó que la primera vez que debutó como Jesús fue en 2004, en la comunidad rural de Mesas de Asicaya, en Tipitapa. En ese entonces varios de los autores trabajaron descalzos buscando un mayor realismo, dice.

El Tentador o el Diablo

El otro personaje central es el Tentador (el Diablo) y es actuado por Lesther Antonio Cruz. En otras escenas este personaje es realizado por otros dos artistas más “que hacen la expresión de los espíritus”, precisa el director artístico.

Puede leer también: ¿Fue realmente María Magdalena una prostituta redimida por Jesucristo? La película que busca cambiar esa imagen

El hacer de Diablo le trae emociones encontradas, revela Cruz quien lleva cinco años de representarlo.

“Cuando uno actúa se siente mal, porque es el malo de la película, pero alguien tenía que hacerlo. No me siento bien, pero como le digo tengo que hacerlo, porque sé que Jesucristo sufrió por nosotros”, expresa el artista.

María “mujer fuerte”

La Dolorosa es el otro personaje estelar y es interpretado por la periodista Cindy Fuller, quien debuta este año con el rol completo y con un nuevo enfoque. En ediciones anteriores este papel, además de Fuller, era compartido con Miurel Arce.

El director ya no pone en escena a aquella “María que se rompe en llanto, que pega grito, que se desploma”, sino que es más expresiva en su dolor interior, explica Fuller.

LAPRENSA/Oscar Navarrete/Archivo

En sus cuadros dramáticos le hace reclamos como madre de Jesús sobre los peligros que pasa, también le acompaña hasta el último momento de su calvario y resurrección.

En este sentido la imagen que proyectan en escena de María es la de una mujer fuerte y llena de fe.

“Creo que ninguna madre podría soportar todo lo que María sufrió, ver cómo maltrataban a su hijo de una y otra manera, insultos verbales, físicos; fue una mujer aguerrida”, comentó la joven actriz.

Fuller revela que se ha metido tanto en el papel de María que ha llegado de alguna manera a “sentirse como ella”. Y que después que termina cada puesta en escena queda sensible, y cualquier cosa que le digan sobre esta difícil y emotiva actuación le hace brotar las lágrimas.

Durante los últimos tres meses este elenco integrado por adultos, jóvenes y niños, ha ensayado intensamente esta obra que dura en escena un poco más de tres horas.

Esta misma obra es preparada para escenarios más pequeños, en dos horas y media, dice su director artístico.

El elenco además está integrado por Kelvin Moisés Navarrete como Pilatos; Marlon Enrique Ríos como Herodes; Yasira Dávila como Magdalena; María Teresa Dávila como la Samaritana; Bayardo Raudez como Simón de Cirene; Napoleón Cuaresma como Caifás; Martha Guadalupe Jiménez como Salomé; Verushka Dávila como una bailarina; asimismo aparecen cuatro verdugos, entre otros artistas populares, propio del teatro de Semana Santa.


LAPRENSA/Oscar Navarrete/Archivo
LAPRENSA/Oscar Navarrete/Archivo

Presentaciones en la semana

Miércoles 28 de marzo a las 5:00 p.m. presentarán esta Judea en la cancha multiusos en Yasica Sur, comunidad rural La Corona, Matagalpa. Viernes 30 a las 4:00 p.m. en la iglesia católica de Bocana de Paiwas, después de la presentación realizarán un donativo de ropa.

Sábado 31 a las 5:00 p.m. en el Parque Municipal Buenaventura Navarro en Tipitapa. Domingo 1 de abril, a las 5:00 p.m. en el anfiteatro del Paseo Xolotlán, en el Puerto Salvador Allende.

Esta obra de arte sacro barroco ya se presentó en Rivas, Sébaco, San Isidro, San Ramón (Matagalpa).


LAPRENSA/Oscar Navarrete/Archivo
LAPRENSA/Oscar Navarrete/Archivo

108 años de tradición sacra

Esta Judea tiene 108 años de tradición y fue iniciada por Francisco Cerpas. Román José Cerpas Centeno es su continuador y la ha dirigido los últimos 23 años.

Durante 33 años Cerpas Centeno cuenta que ha personificado el papel de Jesús de Nazaret, lo cual dice le llena de mucho orgullo.

Su puesta en escena está basada en una adaptación del drama clásico El mártir del Gólgota (1863) de Enrique Pérez Escrich.

Al respecto Cerpas Centeno explica que cuidan la caracterización de los personajes, el ambiente, vestuario, y tratan de aproximarse a la época en relación con la historia escrita en los evangelios.

La obra está dividida en cinco capítulos, con 33 escenas, y no hay intermedios o cortes. “Es como una película en vivo, con escenas consecutivas”, resalta el director.

Además se sienten satisfechos porque han logrado en cada una de sus presentaciones atrapar y cautivar al público, sus emociones y sus aplausos. Uno de esos capítulos es el que han titulado El huerto de los olivos, “es conmovedor”, dice.

Además de llevar esta expresión del teatro sacro popular, llevan el mensaje propio de la Semana Santa. “Con la obra revivimos estos momentos que sufrió y padeció nuestro Señor Jesucristo que derramó su sangre para lavar nuestros pecados”, destaca Cerpas Centeno.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: