El Pentágono asegura que alcanzó «con éxito» todos sus objetivos en Siria

"Esta operación fue cuidadosamente orquestada, para evitar bajas civiles. Alcanzamos con éxito cada objetivo", declaró la portavoz del Departamento de Defensa, Dana White. Por su parte Londres justifica ofensiva en Siria como "necesaria, proporcionada y legal".

SIRIA, ataque

Estados unidos atacó con misiles la ciudad de Siria. AP

El Departamento de Defensa de Estados Unidos aseguró  que durante su ataque del viernes contra Siria alcanzó todos sus objetivos «con éxito» y destacó que «ninguna» de las naves o misiles de la coalición formada por Estados Unidos, Francia y Reino Unido fue interceptado por las Fuerzas de Bachar Al Asad.

«Esta operación fue cuidadosamente orquestada, para evitar bajas civiles. Alcanzamos con éxito cada objetivo», declaró la portavoz del Departamento de Defensa, Dana White, durante una rueda de prensa celebrada hoy en el Pentágono.

Según explicó White, a diferencia del ataque ejecutado en abril del año pasado contra Al Asad, cuando EE.UU. atacó la base aérea siria de Shayrat (Homs) en represalia al bombardeo químico en el pueblo rebelde de Jan Sheijún, en esta ocasión el objetivo del ataque fue «neutralizar las instalaciones de investigación y desarrollo» de este tipo de armas.

«El año pasado atacamos la (capacidad de) ejecución, ahora hemos ido contra la propia fuente. Por eso estamos convencidos de que hemos limitado su capacidad», dijo White.

Durante la operación contra Siria, que tuvo lugar a altas horas de la madrugada, tres instalaciones fueron destruidas, según imágenes mostradas por el Pentágono: el centro de investigación y desarrollo de Barzah y dos objetivos en el centro de Him Shinshar, un búnker y un almacén.

«La operación cercena la capacidad (de Siria) de desarrollar, desplegar y usar armas químicas en el futuro», aseveró el director del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., el teniente general Kenneth McKenzie, quien, sin embargo, no descartó que aún existan «partes residuales» del programa químico del «régimen» de Al Asad.

«Obviamente la infraestructura química es mayor que lo que hemos destruido», concedió McKenzie, quien en todo caso describió la ofensiva de anoche como «precisa, sobrecogedora y efectiva».

En total se emplearon más de cien misiles que fueron lanzados tanto por diversos buques de la coalición desplegados en el mar Mediterráneo como desde bases militares próximas a Sirias.
El militar rechazó las informaciones que apuntan que el sistema antimisiles sirio logró interceptar varios de los misiles lanzados y resaltó que no se tiene constancia de que Rusia actuara en ningún momento para evitar el ataque.

«Los rusos no tienen capacidad de veto en nada de lo que hacemos. No colaboramos con ellos en Siria. Pero no queremos un enfrentamiento con Rusia, ni ellos con nosotros», concluyó McKenzie.

Londres justifica ofensiva

Por otra parte el Gobierno británico publicó un documento en el que explica, en base a la legalidad, por qué su intervención militar en Siria contra objetivos del presidente Bachar Al Asad fue «necesaria, proporcionada y legalmente justificable».

El Ejecutivo de Theresa May argumentó sus motivos para haber optado por esa ofensiva militar en Siria, coordinada junto con Estados Unidos y Francia, y resaltó que «cumplió con tres condiciones en virtud de la legislación internacional».

Indicó que la medida militar tuvo como objetivo «aliviar el sufrimiento humanitario extremo de los sirios, degradando la capacidad de armamento químico del régimen sirio y evitando su uso futuro, tras el ataque contra Duma el 7 de abril de 2018».

Recordó que el régimen sirio «ha estado asesinado a su propia gente durante siete años» y que su empleo de armas químicas, «que ha exacerbado el sufrimiento humano, es un grave crimen de preocupación internacional, pues infringe la prohibición internacional sobre el uso de armamento químico y equivale a un crimen de guerra y a un crimen contra la humanidad».

En virtud de la legislación internacional, Downing Street subraya que el Reino Unido puede, como medida excepcional, adoptar medidas a fin de paliar el sufrimiento humanitario abrumador.

Los tres requisitos

En cuanto a los tres requisitos que tuvieron que darse para justificar legalmente el uso de la fuerza en esa ofensiva en Siria, el documento indica que el primero es «que haya evidencias convincentes, generalmente aceptadas por la comunidad internacional en su conjunto, de que existe angustia humanitaria extrema, a gran escala, que requiera de alivio inmediato y urgente».

Como segunda condición, «debe quedar objetivamente claro que no hay alternativa practicable al uso de la fuerza si se van a salvar vidas», según esto.

En tercer lugar, se indica que «el propuesto empleo de la fuerza debe ser necesario y proporcionado con el objetivo de ayudar a aliviar el sufrimiento humano y debe ser estrictamente limitado en cuanto a su duración y magnitud».

El Reino Unido considera que la acción militar efectuada con sus socios estadounidenses y franceses «cumplió con estos requisitos de intervención humanitaria» en las presentes circunstancias.

Recuerda que el régimen sirio lleva empleando armas químicas desde 2013 y que las acciones de Londres y sus socios internacionales para aliviar el sufrimiento humanitario ocasionado por el uso de ese armamento a manos de Asad han sido «bloqueadas reiteradamente» por el régimen y sus aliados con su «desprecio por las normas internacionales».

Agrega que en estas circunstancias, la intervención militar fue «necesaria y proporcionada y, por ello, legalmente justificable».

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: