Luto y dolor envuelven a familias nicaragüenses

Orlando Francisco Pérez Corrales, de 24 años, cursaba el quinto año de Ingeniería ambiental y fue alcanzado por una bala en el pecho, cuando llevaba algunos víveres a sus compañeros en las cercanías del parque central.

Orlando Francisco Pérez Corrales, de 24 años, cursaba el quinto año de Ingeniería ambiental en la Facultad Regional Multidisciplinaria (Farem) de Estelí y fue alcanzado por una bala en el pecho cuando llevaba algunos víveres a sus compañeros en las cercanías del parque central.

No portaba ningún arma, solo su bandera azul y blanco, porque era una marcha pacífica, refirió Socorro Corrales, madre de la víctima, que responsabiliza directamente a la pareja presidencia por la muerte de su hijo.

Le puede interesar: Así te contamos el cuarto día de protestas en contra de las reformas al INSS

“Yo antes era muy sandinista, pero desde ahora no soy sandinista, ni danielista ni chayista. Son la pareja más delincuente que tenemos en el país”, expresó Corrales durante la vela de su hijo cuyos restos fueron enterrados en horas de la tarde de este sábado.

“Este año salía mi hijo, sin embargo me lo arrancaron de mis entrañas, por (culpa) del presidente y la vicepresidenta que manda a gente a asesinar a los jóvenes. Pero Dios quiera que a esta señora, a esta pareja nunca se le mueran sus hijos, nunca se los maten, como ella mandó a matar a mi hijo”, dijo llorando la maestra.

Familiares de Michael Cruz señalan a la Policía Nacional de haberlo asesinado en la Upoli. LA PRENSA/M. ESQUIVEL

Pérez Corrales, además de pertenecer a la pastoral juvenil de la iglesia católica, era hijo del Comandante Macario, un exguerrillero sandinista.

“Con eso le pagaron, matando a su hijo”, refirió la maestra Corrales, quien reveló que el papá de su hijo que salió con el grado de mayor del Ejército, fue jefe del Batallón de Lucha Irregular (BLI), Germán Pomares Ordóñez.

Lea también: El periodista Ángel Eduardo Gahona muere de un balazo durante protestas en Bluefields

Pérez Corrales habría sido víctima de las turbas y la Policía, según la mamá de este, quien sostuvo que su hijo fue asesinado a sangre fría después de la marcha que hicieron la tarde del viernes de forma pacífica y que fue atacada con bombas, piedras, balas de goma, lacrimógenas y armas de fuego.

Otro joven asesinado

Otro joven asesinado por una bala en su cabeza cuando iba por el parque central, fue Franco Alexander Valdivia Machado, de 24 años, quien cursaba el tercer año de la carrera de Derecho.

“Él trabajaba para pagar su universidad. Pidió permiso para protestar contra todos los atropellos que en los últimos días hemos sido víctimas y el día de ayer (el viernes) lo asesinaron cobardemente”, expresó su hermana Francis Valdivia.

Lea además: Universitarios exigen condiciones para diálogo con el Gobierno de Daniel Ortega

“Deja una niña de 4 años, una madre desbaratada y a una única hermana, porque era mi único hermano. Pedimos justicia y que el Gobierno asuma su responsabilidad y se siente, que si va a hacer diálogo, que lo haga pero no con falsedades”, confió Valdivia.

Compañeros de clases hacen guardia de honor a orillas del féretro de Orlando Pérez Corrales, asesinado presuntamente por fuerzas de choque del Gobierno. LA PRENSA/R. MORA

En horas de la tarde de este sábado Francis Valdivia intentó interponer la denuncia en la Policía por la muerte de su hermano, con el fin de que una médico forense revisara su cadáver para establecer la trayectoria de la bala y continuar con otros procesos.

Sin embargo, el subcomisionado Pedro Roque, jefe de Auxilio Judicial de la Policía de Estelí, se negó recibir la denuncia.

Más familias lloran

En Managua, muchas madres lloran amargamente a sus hijos, tal es el caso de la señora Rosa Cruz, quien regresó al país luego de enterarse de la muerte de su hijo Michael Humberto Cruz, de 30 años, quien fue herido dentro de la Universidad Politécnica (Upoli).

Le puede interesar: Obispo Silvio Báez a los estudiantes: “Ustedes son la reserva moral que tenemos”

“A mi hijo le dispararon con una AK-47 en su corazón. Él no merecía morir así, porque era una buena persona y le truncaron sus sueños de salir adelante con su propio trabajo, porque aquí no hay progreso, los únicos que progresan son las escorias del Gobierno que no se conforman con robar”, expresó doña Rosa, quien tenía 18 años de estar en California, Estados Unidos.

Michael deja en la orfandad a un niño de ocho meses de nacido. Su entierro se realizará este domingo en Santa Teresa, Carazo.

Un alumno del Instituto Loyola

Álvaro Conrado Dávila, un joven de 15 años, es otra víctima que dejan los enfrentamientos entre la población que se opone a las reformas al INSS y la Policía Nacional apoyada por las turbas de la Juventud Sandinista. Él junto a sus compañeros de clases del Instituto Loyola se dirigía hacia la Catedral de Managua a dejar víveres, cuando fue interceptado por agentes de la Policía, quienes le dispararon en la garganta.

Compañeros de clases de Álvaro Conrado Dávila, un joven de 15 años que murió por un disparo que le impactó en el cuello y fue realizado por un antimotín. LA PRENSA/MANUEL ESQUIVEL

Este sábado, se realizó la misa de cuerpo presente en la Iglesia Santo Domingo. Ahí familiares, amigos y docentes se colmaron para despedir al joven estudiante que cursaba quinto año.
Su entierro se llevará a cabo hoy a las 9:00 de la mañana en el cementerio Jardines de la Sabana.

“Ortega es el culpable”

El excomandante sandinista Luis Carrión Cruz fue contundente y responsabiliza a Daniel Ortega de las muertes que han dejado estos días los enfrentamientos por las reformas al INSS. “Tienen que parar la agresión, la matanza, y eso lo puede hacer Ortega. No puede haber diálogo cuando están matando a la gente en la calle. Aquí solo hay guerra de un lado y es por parte del Gobierno”, dijo Carrión, quien fue miembro de la Dirección Nacional del Frente Sandinista (FSLN).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: