Autopsia a estudiante asesinado en protestas en Estelí fue supervisada

El cuerpo de Franco Alexander Valdivia fue exhumado y se le practicó la autopsia el pasado jueves 3 de mayo de 2018 en Medicina Legal de Managua

Franco Alexander Valdivia Machado de 24 años, cuyos restos fueron exhumados el 3 de mayo recién pasado, estudiaba tercer año de Derecho en la Unival en Estelí y dejó a una niña en la orfandad. LA PRENSA/CORTESÍA

Las denuncias de la población sobre la presencia de francotiradores destinados a matar a universitarios y población en general durante las protestas contra las reformas al INSS (del 18 al 22 de abril), fueron confirmadas en la autopsia supervisada que le practicaron al universitario esteliano Franco Alexander Valdivia Machado, de 24 años.

La exhumación y posterior autopsia se practicaron el pasado jueves 3 de mayo de 2018 en Medicina Legal de Managua, bajo la presencia del abogado Francisco Raúl Ortega Guzmán, quien también tiene estudios sobre Medicina Forense.

Ortega Guzmán explicó que durante el estudio del cuerpo quedó claro que el disparo penetró en el cuerpo del joven de arriba hacia abajo, de izquierda a derecha y de adelante hacia atrás.


Le recomendamos: Los inolvidables de la masacre orteguista de abril


“El proyectil de pólvora entró sobre la ceja izquierda de arriba hacia abajo, lo que indica que el tirador estaba en posición privilegiada, es decir estaba en superficie alta respecto a la víctima. Esta información es determinante porque ubica al ejecutor”, refirió Ortega.

Franco Alexander Valdivia Machado fue asesinado en horas de la noche en el Parque Central de Estelí, frente a la Alcaldía de ese departamento, el pasado 20 de abril. La exhumación y la autopsia fueron supervisadas por la Fiscalía y la Policía, más el abogado Ortega y un médico forense particular contratados por los familiares de la víctima.

Ese mismo día se exhumó también el cadáver del universitario Orlando Francisco Pérez Corrales, quien fue asesinado junto con Valdivia ese mismo día.

El día de los hechos sangrientos, los antimotines estaban colocados en las gradas de la Alcaldía.

Disparo de experto fue a matar

Según Ortega, el proyectil que penetró la cabeza del universitario destruyó los centros vitales en el cerebro y provocó dos fracturas en los huesos del cráneo, una de diez centímetros y otra de veinte centímetros.

“El disparo era a matar no de advertencia ni para asustarlos. Fue disparo certero, sabía lo que hacía. En la cabeza se encontraron tres fragmentos del proyectil, entre ellos la camisa de este en el área occipital porque no salió el disparo”, dijo el abogado.

Lea además: CIDH debe investigar masacre en Nicaragua, según gobierno de Estados Unidos

Ortega también explicó que “el daño fue severo”, lo que explica la potencia del proyectil.

La autopsia tardó hora y media, afirmó el abogado privado.

La familia está a la espera del informe preliminar de la autopsia de Medicina Legal, el informe de balística de la Policía Nacional porque no pueden negar desconocimiento del tipo de arma utilizada, pues hay fotos y videos de los fragmentos.

Además, de ser necesario pedirán también que se repita la reconstrucción de los hechos con la presencia de todos los interesados, ahora que se conoce la posición del tirador.

Lea también: Familiares de víctimas de masacre buscan justicia y denuncian asedio del FSLN

También se tienen videos y fotografías que en su momento se le entregarán a la Fiscalía. Además sobran testigos que presenciaron los hechos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: