Masaya, entre el temor y la incertidumbre por saqueos

Pese a que ha cesado la represión por parte de los antimotines y paramilitares en Masaya, los pobladores mantienen el temor por los saqueos a sus comercios.

Masaya, tranques en Masaya, desabastecimiento en Masaya

Los transportistas de Masaya se declararon desde el lunes en paro indefinido en demanda a que haya una disminución de los precios de los combustibles. LA PRENSA/Manuel Esquivel

Pese a que ha cesado la represión por parte de los antimotines y paramilitares en Masaya, los pobladores mantienen el temor por los saqueos a sus comercios, continúa el paro de transporte de más de 50 unidades de buses interurbanos, las barricadas siguen en los barrios y el centro de la ciudad luce sin mucho movimiento.

La madrugada de este jueves, una bodega de azúcar y un restaurante fueron saqueados. El primero está ubicado en el costado suroeste del parque central de Masaya y el otro, en el corazón de Monimbó, sobre la calle central. Ante la constante inseguridad comercial, los dueños de locales han reforzado las puertas de sus locales con láminas de zinc, tablones de madera y algunos con trabajos de soldadura en los portones.

Durante un recorrido que hizo LA PRENSA en esta ciudad logró constatar que algunos comercios decidieron abrir sus puertas, incluso los supermercados Maxi Pali y Pali están trabajando de forma normal después que fueron resguardados por la misma población desde el lunes hasta el miércoles para que no fueran robados.

El mercado Ernesto Fernández, que había cerrado operaciones por completo durante tres días, debido a la amenaza de saqueo, abrió dos de sus portones este jueves hasta mediodía para que la población se abasteciera de alimentos.

Karen Nicaragua, dueña de un negocio en Catarina, llegó hasta Masaya al ‘raid’ para comprar alimentos. Nicaragua está consciente de las afectaciones que generan los tranques, pero a la vez dijo a LA PRENSA que es un sacrificio para salir de la represión en el país.

Paro indefinido y tranques

Los transportistas de Masaya se han apostado en la rotonda de El Coyotepe y se declararon desde el lunes en paro indefinido en demanda a que haya una disminución de los precios de los combustibles.

La población que desee transportarse hacia cualquier otro departamento debe hacerlo a pie o en vehículo propio. Si una persona va en un transporte “pirata”, y pasa por el tranque es bajado del automotor, ya que los transportistas aseguran que no es justo que otros se aprovechen de su lucha.

Por otro lado, los tranques se han levantado de la rotonda San Jerónimo hacia Las Flores, pero se mantienen en el barrio Camilo Ortega y en el kilómetro 34 de la carretera Panamericana. No hay pase hacia los Pueblos Blancos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: