Peloteros que quedaron a la orilla de marcas importantes en nuestro beisbol

Cayetano García, Leonardo Cárdenas, Andrés Torres y Franklin López son algunos de los peloteros que les faltó poco para metenerse en clubes de prestigio.

Franklin López conectó seis jonrones en la Serie Final de 1991. LA PRENSA/ARCHIVO

En esta época de mucha información, los peloteros son capaces de manejar sus estadísticas y estar conscientes de lo que necesitan para alcanzar marcas en sus carreras. Sin embargo, no hace mucho no se llevaba el control de los números de la misma forma que ahora y muchos jugadores se retiraron sin saber que estaban a la orilla de cifras importantes.

Solo así se explica que el chinandegano Cayetano García se fuera del beisbol con 977 hits tras la temporada de 1992, con 36 años de edad.

En ese punto, solamente 10 bateadores habían llegado a mil imparables y esta era una marca de enorme prestigio.

Solo le faltó un jonrón

El artillero Leo Cárdenas desapareció junto con el bate de aluminio tras la campaña de 1999 y seguramente no sabía que necesitaba un jonrón para llegar a los 100.

Aunque tenía 39 años de edad y el bate de madera hacía su reaparición, era suficiente motivación para seguir el buscar su proyectil 100. En cada uno de los 21 años que jugó, dio al menos un cuadrangular en cada campaña. En su último año pegó dos, así que todavía tenía un poco de poder.

También: Pedro Selva fue el primer bateador de 100 jonrones

El curvista leonés Andrés Torres ganó 96 juegos y ponchó a 961 bateadores, quedando cerca de dos clubes importantes: 100 victorias y mil abanicados.

Torres tenía 30 años de edad en 1983, cuando ganó su juego 90 y ya había cruzado la barrera de los 900 ponches.

Sin embargo, su brazo flaqueó y en 1984 solamente lanzó tres partidos y reapareció en 1988 en nueve juegos. Luego tuvo otra pausa y cuando regresó en 1991 solamente tiró un juego. En 1992 dio una señal alentadora al figurar en 13 partidos y registrar balance de 5-0, con 36 ponches, así que parecía que podía seguir a sus 39 años de edad, no obstante no volvió a tirar.

Lo intentó, pero no pudo

Franklin López sí sabía que estaba cerca de los mil hits, pero no pudo llegar y lastimosamente quedó a seis imparables de la marca.

López tenía 32 años de edad en el 2000, cuando acumulaba 988 imparables. En 2001 solo pudo ligar cinco incogibles en 32 turnos con el San Fernando y en 2003 solamente dio un hit en ocho visitas al plato con Estelí y no tuvo más remedio que retirarse con 994 cohetes.

En cambio, Eddy Talavera, quien nació un año antes de López, jugó hasta 2017 para cumplir su meta de llegar a los mil hits, a los 49 años de edad.

Te puede interesar: Renato Morales llegó a los mil hits

Los retos de Sandino y Oviedo

Entre los jugadores activos, los veteranísimos Diego Sandino y Juan Oviedo retan al tiempo.

Sandino, de 43 años de edad, necesita 28 ponches para llegar a los mil. Parecen pocos, pero tomen en cuenta que este año lleva seis abanicados en 17 episodios y que en 2017 recetó 34 “chocolates” en 114 entradas.

Oviedo, de 45 años, acumula 302 dobletes, a siete del récord de Marlon Abea, aunque esta temporada ha bajado su voltaje.

Además: Juan Oviedo tumbó a Henry Roa del quinto lugar de máximos hiteadores

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: