Las calles de Nicaragua se visten de azul y blanco

Las calles de Managua, León y Matagalpa se tiñeron de azul y blanco este sábado 19 de mayo, en multitudinarias marchas pacíficas.

Estudiantes y sociedad civil marcharon desde la Universidad Politécnica (Upoli) hasta la rotonda de la Avenida Universitaria. LA PRENSA/ WILMER LÓPEZ

Las calles de Managua, León y Matagalpa se tiñeron de azul y blanco este sábado 19 de mayo. Miles de nicaragüenses salieron para ejercer su derecho a la protesta en el primer día de la tregua de 48 horas en la que el gobierno se comprometió a no reprimir las manifestaciones pacíficas. Un acuerdo que fue violado ayer mismo, por la noche, cuando jóvenes que se manifestaban en el sector de la Universidad Agraria (UNA) fueron atacados, aparentemente por policías.

Sin embargo, el día transcurrió en calma, pese a las marchas multitudinarias. En Managua alzando la Bandera de Nicaragua y portando accesorios en azul y blanco, estudiantes y sociedad civil marcharon desde la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) hacia la rotonda de la Avenida Universitaria, exigiendo justicia por los estudiantes asesinados y la salida de la familia Ortega Murillo del poder.

La marcha comenzó alrededor de las 3:00 de la tarde y en el recorrido la población se sumó a pie o en sus medios de transporte.

“¡Únete pueblo”, gritaba Isabel Martínez, una joven madre que junto a su pequeño participó de esta manifestación. “Necesitamos permanecer unidos y firmes para que no se continúen cometiendo más injusticias y no sigan muriendo más inocentes, mi hijo merece crecer en un país donde expresarse no sea un delito”, sostuvo.
En la capital también se movilizó una caravana de vehículos que estuvo recorriendo la ciudad desde las 10:00 de la mañana hasta eso de las 4:00 de la tarde.

En León

A un mes de que iniciara la represión de la Policía y las turbas del Gobierno, cientos de personas marcharon por las calles de León en una manifestación que desde un inicio se anunció como de carácter nacional pidiendo justicia por los caídos en los enfrentamientos de las últimas semanas.

La convocatoria inició a las 2:00 de la tarde en la carretera, en la salida de León a Chinandega. En todo el recorrido, de seis kilómetros de distancia, no hubo presencia de policías o antimotines, a pesar de que la estación policial de esta ciudad estaba a pocos metros de la concentración.

En algunas calles de la ciudad hubo pequeños plantones del Frente Sandinista, pero no se registró ningún enfrentamiento entre los manifestantes de ambas partes. A la convocatoria llegaron delegaciones de Matagalpa, El Sauce, Malpaisillo, Chinandega, Somotillo y Estelí.

“León ya despertó. Nunca ha sido (ciudad) sandinista. Aquí lo que queremos es que se vaya Daniel Ortega. No lo queremos”, dijo Edmundo García, de 65 años de edad, mientras pasaba por la sede del CUUN de León.

“El que no grite es sapo. El que no grite es sapo”, coreaban y saltaban cientos de manifestantes, cuando llegaron a la placita del barrio indígena de Sutiaba, donde terminó la multitudinaria manifestación.

En la carretera de Managua hacia León no se registró ningún tranque que impidiera la movilización de automóviles particulares o comerciales.

Gabriel Álvarez, miembro del Movimiento Por Nicaragua —una de las organizaciones que convocó a la marcha—, dijo que apoyaban a los sectores religiosos, sociedad civil y estudiantes que están representando a los ciudadanos en el diálogo.

Álvarez dijo que los miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) deberán hacer una investigación a fondo de los crímenes cometidos y dictar medidas cautelares para la protección de los estudiantes.
“Es imprescindible la sustitución total de los mandos de la Policía, de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, de las autoridades del Ministerio Público y del Instituto de Medicina Forense”, dijo el jurista.

Jóvenes estudiantes del Movimiento Estudiantil 19 de Abril dijeron estar respetando las 48 horas de tregua para dar los pasos para recuperar la democracia en Nicaragua.

Marchan en Matagalpa

Portando banderas azul y blanco, una multitud se congregó en el atrio de la Catedral San Pedro Apóstol y luego marchó por las principales calles de Matagalpa en un recorrido de aproximadamente cinco kilómetros en el que fluyeron lágrimas y emociones encontradas en los manifestantes que además portaban pancartas.
“Sin recursos del Estado, aquí estamos bien parados”, coreaban los manifestantes. Pero al pasar por el comisariato de la Policía, volvió a escucharse el repetido grito de “¡asesinos!” Desde ese lugar fue dirigida la represión del pasado martes 15 de mayo.