Grasas buenas y grasas malas cómo diferenciarlas

La grasa más dañina para la salud es la grasa trans. Esta grasa se encuentra en los aceites que se han hidrogenado para convertirlos en grasas sólidas como manteca, margarina y mantequilla clarificada

Foto: LA PRENSA/istockphoto.com.

Las grasas son necesarias para la nutrición humana pero si se consumen en exceso pueden causar enfermedades como obesidad, hígado grasos, cirrosis no alcohólica y enfermedades cardiovasculares. Para disminuir los riesgos de padecer algunas de estas patologías necesitamos controlar la cantidad y seleccionar el tipo de grasa que consumimos en la alimentación diaria.

Las grasas comestibles son principalmente las que contienen ácidos grasos monoinsaturados, poliinsaturados, saturados, y ácidos grasos trans. Los ácidos grasos mono y poliinsaturados son los más beneficiosos para la salud cuando se consumen regularmente en cantidades moderadas.

Las grasas monoinsaturadas se encuentran en alimentos de origen vegetal como nueces, aguacates y aceite de olivo. Las grasas poliinsaturadas como aceite de soya, ajonjolí, girasol, chía y linaza, maní y otras semillas contienen ácidos grasos esenciales, indispensables para la vida, un poco de omega3 y mayor cantidad de omega6.

El consumo excesivo de las grasas saturadas que se encuentran en carne de res, cerdo, pollo, lácteos sin descremar, quesos, mantequillas, salchichas, coco, aceite de coco, aceite de palma, pueden estar relacionadas con el desarrollo de las enfermedades antes mencionadas.

Grasa trans

La grasa más dañina para la salud es la grasa trans. Esta grasa se encuentra en los aceites que se han hidrogenado para convertirlos en grasas sólidas como manteca, margarina y mantequilla clarificada. Se usa muchísimo en la industria alimentaria para elaboración de panes, galletas, reposterías, en muchos alimentos fritos, «rápidos», empacados o procesados, como chips, también se usa en algunos hogares como grasa para cocinar.

Este tipo de grasa comenzó a emplearse a principios del siglo XX y alcanzó auge a partir de los años 60 bajo la idea de que era saludable por ser originada de grasa poliinsaturada, pero la investigación científica ha demostrado que el incremento de las enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades crónicas coincidió con el uso de este producto.

Actualizaciones de salud

Es por eso que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la semana pasada lanzó una estrategia llamada REPLACE, es una guía de acciones para eliminar las grasas trans producidas industrialmente del suministro mundial de alimentos. “La palabra REPLACE es un acrónimo de seis acciones, expresadas en inglés:

RE (REVIEW): Examen de las fuentes dietéticas de grasas trans producidas industrialmente en la alimentación y de los cambios de política necesarios. P (PROMOTE): Fomento de la sustitución de las grasas trans producidas industrialmente por grasas y aceites más saludables.

L (LEGISLATE):Legislación o aprobación de medidas regulatorias para eliminar las grasas trans producidas
industrialmente. A (ASSESS): Evaluación y seguimiento del contenido de grasas trans en los
alimentos y de los cambios de su consumo por la población.

C (CREATE AWARNESS): Concienciación de los encargados de formular políticas, los productores, los proveedores y la población sobre los efectos negativos de las grasas trans en la salud. E (ENFORCE): Obligación de
cumplimiento de las políticas y regulaciones.”

Mientras la industria alimentaria va adoptando esta estrategia, les recomiendo evitar en casa el uso de margarina, manteca, mantequilla clarificada, así como el consumo de productos que las contengan, sean elaborados industrial o artesanalmente: tortas, reposterías, galletas, pasteles, rosquillas o comidas preparadas en restaurantes con esos tipos de grasas.

En los productos industriales lea la etiqueta de ingredientes, no debe contener aceite de ningún tipo hidrogenado o
parcialmente hidrogenado.Recuerde: la grasa trans es el tipo de grasa más dañina para la salud. Evítela.

 

 

 

 

 

 

 

Mjgonzalez@clinicavidasaludable.com

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: