Policía mantiene retenidos a tres jóvenes reportados como desaparecidos

Los tres jóvenes están en la cárcel El Chipote, señalados por la Policía de asesinato y crimen organizado.

Después de siete días del silencio oficial sobre denuncias por separado por parte de familiares  sobre el secuestro de los jóvenes Andrew Salvador Úbeda y Katherine Nourian Ruiz López e insistentemente haber preguntado  en diferentes delegaciones del país incluido en las celdas del Chipote y cinco de haber denunciado el secuestro de Christian Mendoza Fernández, la Policía reconoció que los había capturado pero alteró la fecha del arresto.

Reina Isabel Martínez quien de forma insistente ha permanecido toda la semana frente al portón principal del Chipote donde bajo un toldo ha colgado las fotografías de su hijo,  ninguna autoridad le informó sobre la detención de su vástago.

«Desde el momento que agarran a tu hijo se le llevan, se quedan callado, se te ríen… ¿serán humanos?», preguntó Martínez quien dijo que su hijo es alérgico, es asmático, «ellos no dicen nada, se quedan herméticos».

El martes le habían dicho policías de El Chipote a Martínez,  que después de las 2:00 p.m.,  le podían pasar comida pero por la tarde ya no aparecía en ninguna lista. Este viernes  la Policía reportó la detención de  Úbeda y López, pero alteró la fecha de la captura  al asegurar que lo arrestó el jueves 31 de mayo a las 7:00 p.m. Junto a ambos aparece el nombre de Mendoza quien fue arrestado el 26 de mayo, en el barrio Riguero.

Verónica López, madre de Katherine mostró que su hija es una estudiante activa de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) Managua donde cursa el primer año de economía.

López y otros familiares confirmaron que su hija fue secuestrada por hombres armados el 24 de mayo y la había buscado por diferentes sitios «Medicina Legal, donde ellos mismos me han sugerido que busque en los hospitales he estado en las estaciones, Seis, Cinco, Siete»  e incluso en varias ocasiones en El Chipote, pero constantemente se la negaron.

López consideró que su hija estaba objetivizada porque desde un inicio apoyó a los universitarios en la Universidad Politécnica (Upoli).

La Policía Nacional reconoció que tienen detenido al joven Cristian Mendoza Fernández, alias “El Viper”, quien fue secuestrado por hombres de civil, encapuchados y con botas militares, el sábado 26 de mayo en el barrio El Riguero.

Desde entonces a familia había estado llegando a la Dirección de Auxilio Judicial a preguntar por su hijo sin obtener respuesta. Sin embargo, la Policía dijo mediante un comunicado de prensa que lo capturó el día de ayer jueves 31 de mayo, aproximadamente a las 7:00 de la noche.

Lea además: Brutal represión de turbas orteguistas y antimotines contra estudiantes

Delitos graves en contra de jóvenes desaparecidos

También informaron que se les está investigando por cometer presuntamente crimen organizado, asesinato, robo de vehículos, entre otros delitos. Luego los resultados se pasarán al Ministerio Público para que ejerza la acción penal.

“Una vez concluidas las investigaciones, remitirá el Informe Policial al Ministerio Público para que acuse en la vía penal correspondiente”, se lee en el comunicado.

Junto a “El Viper”, también afirmaron que pasarán expedientes por los mismos delitos en contra de los jóvenes Andrew Salvador Úbeda Martínez y Katherine Nourian Ruiz López, desaparecidos desde el 24 de mayo.

Cuando Christian Mendoza alias “El Viper” fue secuestrado a eso de las 2:00 p.m en una pulpería de el barrio El Riguero, sus secuestradores le decían: “puto, pinche gordo”, según la testigo del secuestro. Los familiares de Mendoza interpusieron la denuncia por secuestro ante la Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH).

Capturados por Juventud Sandinista

Mientras el Gobierno a través de sus funcionarios niegan la existencia de paramilitares dos hermanos de 24 y 21 años fueron liberados después de haber sido capturados el pasado 30 de mayo por la noche, en los alrededores de las instalaciones de 100 % Noticias hacia el sur, por grupos paramilitares que el muchacho identificó como integrantes de la Juventud Sandinista, quienes con lujo de violencia los agredieron, los secuestraron y luego los entregaron a la Policía Nacional que después los trasladó a El Chipote.

Ambos jóvenes que prefirieron no ser identificados, aún muestran huellas de los golpes y uno de ellos  indicó que   no habían participado en la marcha del 30 de mayo cuando se encontraron «a las turbas» y empezaron a detener a las personas, entre los que recuerda estaba un miembro de la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua, al que identificó como Manuel Dávila, que aún permanece detenido en El Chipote. Esa noche recuerda llevaron detenido a un muchacho que resultó herido en la cabeza «por un morterazo».

«Levanten las manos» asegura el muchacho que les ordenaron  y en medio de insultos les preguntaban «de dónde vienen».A ellos un taxi los había dejado en ese sector después que regresaban de Metrocentro. Él recuerda que junto a ellos fueron capturados por los paramilitares entre seis y siete personas. El muchacho relató que mientras los golpeaban los paramilitares es gritaban «asesinos, asesinos».

Una vez que los jóvenes fueron liberados las madres  que buscan información de sus hijos frente al Chipote les hacían todo tipo de información a los jóvenes para saber si habían oído nombres similares al de sus vástagos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: