Roberto Rivas renunció por «razones de salud»

Rivas Reyes tenía 23 años de magistrado, fue nombrado en julio de 1995 y desde el 2000 presidía el CSE.

Roberto Rivas Reyes renunció a su cargo en el Consejo Supremo Electoral este jueves 31 de mayo..LA PRENSA/ARCHIVO

Roberto Rivas Reyes alegó «razones de salud» en su carta de renuncia como magistrado del Consejo Supremo Electoral (CSE), la cual la junta directiva de la Asamblea Nacional dio trámite este viernes. Se trata del mismo argumento que los altos funcionarios del gobierno han dado en el pasado cuando son separados del círculo cercano a Daniel Ortega.

Fuentes legislativas informaron que será el próximo martes 5 de junio próximo que los diputados sesionen y acepten formalmente la dimisión. Uno de quienes lo confirmó fue el legislador de la bancada PLI-ALN-Apre (colaboradores del orteguismo), Mario Asencio Flórez.

«Por medio de la presente, me permito presentar mi renuncia irrevocable, al cargo de magistrado del Consejo Supremo Electoral de la República de Nicaragua, cargo para el que fui electo por la honorable Asamblea Nacional, para el período de 2014-2019.  La presente renuncia al cargo es por razones de salud, lo cual implica, no poder permanecer al frente de las responsabilidades que el cargo amerita y tener que ausentarme con frecuencia», reza la carta dirigida al presidente de la Asamblea, el diputado sandinista Gustavo Porras.

Lea: Roberto Rivas renuncia al Consejo Supremo Electoral

Rivas Reyes tenía 23 años de magistrado, fue nombrado en julio de 1995 y desde el 2000 presidía el tribunal electoral, aunque, desde enero de 2018, la Asamblea le quitó las funciones legales y se las pasó al vicepresidente del poder electoral, el orteguista Lumberto Campbell.

Rivas fue sancionado el 20 de diciembre pasado por Estados Unidos, a través de la Ley Global Magnitsky, que castiga a los funcionarios extranjeros corruptos y violadores de derechos humanos y desde entonces el orteguismo lo fue apartando, después que fue uno de sus más incondicionales aliados ante la impunidad que le dio el régimen, pese a los señalamientos públicos de la comisión de actos de corrupción en su cargo.

La carta de renuncia de Rivas está fechada el 15 de mayo pasado. Sin embargo Porras pasó la misiva a la Primer Secretaría del Parlamento hasta ayer 31 de mayo a las 5:25 de la tarde, exactamente 22 minutos después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) y el gobierno de Nicaragua emitieran un comunicado conjunto informando de la renuncia del magistrado Rivas.
La salida de Rivas del CSE fue presentada oficialmente como parte de los  acuerdos entre la OEA y el Gobierno (que iniciaron el 15 de octubre de 2016), para reformar el Sistema Electoral bajo el acuerdo suscrito en 2016. Hasta ese momento, llevaba 205 días sin aparecer en público.
La Coalición Estudiantil, el Movimiento Campesino, el sector privado y la sociedad civil que intentaron dialogar con el gobierno de Daniel Ortega, para buscarle una salida pacífica a la crisis, han propuesto realizar elecciones presidenciales adelantadas, pero bajo la condición de reforma total al CSE, debido a que actualmente está controlado por orteguistas.
Según el diputado colaboracionista Asensio, la directiva no ha recibido de la Presidencia propuesta de candidatos para sustituir a Rivas, y que «se sabrá el martes» próximo si los sandinistas, que controlan el Parlamento nacional, dejan vacante del cargo en el CSE  o buscan un reemplazo. Hasta ahora el FSLN, no se ha pronunciado oficialmente sobre el reclamo nacional de que renuncien todos los magistrados del tribunal electoral, pues han estado implicados en fraudes electorales desde 2008 a favor del oficialismo.
Sin embargo, sobre este punto en particular, Asensio tiene su propio punto de vista y no quiere promover la destitución del resto de magistrados electorales,  pues  para el legislador sólo podría hacerlo si «hay una acusación» por actos delictivos en contra de los funcionarios del CSE. Sobre los diez magistrados del poder electoral recaen los señalamientos de grupos oposiciones  y de organismos de la sociedad civil de cometer fraudes electorales para favorecer la permanencia en el poder de Daniel Ortega.
Esta es la carta que envió Roberto Rivas para renunciar a su cargo como presidente del Consejo Supremo Electoral. LA PRENSA/Cortesía

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: