Daniel Ortega, reformas

La difícil frontera de la violencia en una revolución pacífica

Esta no debería ser una revolución para que se vaya Daniel Ortega y Rosario Murillo, sino para que se vaya de Nicaragua esa forma de gobernar violenta y abusiva que ellos representan. Por ahora.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: