Convenios obligan a Nicaragua a entregar a Mauricio Funes a El Salvador

Dos convenios internacionales, firmados y ratificados por Nicaragua, obligan al Gobierno a extraditar al expresidente salvadoreño Mauricio Funes (2009-2014) a su país

Mientras era señalado por corrupción en su país, el expresidente salvadoreño Mauricio Funes asistía como invitado a la toma de posesión de Daniel Ortega y Rosario Murillo, en enero pasado. Se sentó entre los también expresidentes Porfirio Lobo, de Honduras y Vinicio Cerezo de Guatemala. LA PRENSA/ ÓSCAR NAVARRETE

Dos convenios internacionales, firmados y ratificados por Nicaragua, obligan al Gobierno a extraditar al expresidente salvadoreño Mauricio Funes (2009-2014), asilado en el país y contra quien un juez de El Salvador emitió el miércoles una orden de captura internacional para que enfrente un juicio por delitos de corrupción por el desvío de 351 millones de dólares durante su gestión.

El Convenio Centroamericano para la Detención y Extradición Simplificada será el instrumento legal que la Fiscalía salvadoreña use para solicitar la detención y entrega de Funes, quien fue asilado en 2016 por el gobierno sandinista, al considerarlo un “perseguido político” en El Salvador.

Pese al asilo, Mauricio Funes puede ser extraditado bajo el amparo del Convenio Interamericano contra la Corrupción, ratificado por Nicaragua desde 1999, ya que los delitos contra el expresidente están ligados a esta temática: peculado y lavado de dinero y activos en perjuicio de la administración pública.

El jefe de la Unidad de Investigación Financiera de la Fiscalía (UIF), Jorge Cortez, explicó que el juez notificará a la oficina de la Interpol en El Salvador sobre su resolución para “poder elevar a la categoría de difusión roja lo ordenado y consecuentemente iniciar la búsqueda a nivel mundial”, según la agencia Acan-Efe.

Perdió vigencia

Algunos analistas salvadoreños han asegurado que el asilo de Funes perdió vigencia al ser acusado penalmente, dado que esta figura sirve únicamente para proteger a perseguidos políticos.

Lea además: Mauricio Funes, el expresidente señalado de corrupción protegido por Daniel Ortega

El gobierno sandinista, un aliado histórico del partido FMLN, que llevó a Funes al poder, otorgó también asilo a la pareja de Funes, Ada Michell Guzmán, y sus hijos Carlos Mauricio Funes Velasco y Diego Roberto Funes Cañas, contra quienes también se emitió una orden de captura.

Tras conocerse la información sobre el fallo judicial, Funes desestimó en sus redes sociales las declaraciones de los testigos presentados por la Fiscalía, porque estos fueron “amenazados” para testificar en su contra, según Acan-Efe.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: