Brasil se estrella ante Courtois y dice adiós del Mundial

No hay excusas. No hay culpables en Brasil de este fracaso, solo una explicación: la "Verdeamarela" se estrelló en Thibaut Courtois

Courtois fue la figura del partido. LAPRENSA/AFP

No hay excusas. No hay culpables en Brasil de este fracaso, solo una explicación: la «Verdeamarela» se estrelló en Thibaut Courtois. Hay porteros que se clavan la daga (Muslera) y otros como el belga que brindan alegrías, le dan respiración a su equipo cuando la funcionalidad defensiva flaquea. Bélgica tomó un riesgo no calculado, decidió dejar a la bestia suelta, lanzar su veneno y apostar al contragolpe, el resultado: boleto a semifinales al vencer 2-1 a los mejores del Mundial.

Te puede interesar: Una Francia impecable frena el ímpetu de Uruguay y se instala en semifinal

Neymar no tiene porque agachar la cabeza y soltarse en llanto. Hizo un gran partido, pero la suerte a veces acompaña al equivocado. Otra cosa sería si restando siete minutos del final y el duelo 2-1, Countinho no hubiera fallado la oportunidad clara a portería tras una buena maniobra de Neymar. Brasil disparó 27 veces, nueve de ellos sobre los tres palos de Courtois, el mismo que terminó dándole la victoria a los belgas. Nada que el autogol de Fernandinho o el golazo de De Bruyne, significaron el triunfo, Courtois decretó su obra maestra en este Mundial con por lo menos, cuatro atajadas (casi) imposibles.

A Brasil lo despertaron de golpe. Su camino se veía tranquilo con la primera llegada de peligro de Thiago Silva y luego la mala fortuna de Paulinho al estrellar el balón en el poste, sin embargo el autogol de Fernandinho al minuto 13 los hizo reaccionar aún más. Con un insistente Gabriel de Jesús penetrando y fallando en la definición, Countinho acechando y disparando su rosca, una de ellas rechazada por Courtois. Pero cuando más parecía Brasil acercarse al 1-1, un contragolpe letal comenzado por Lukaku y definido de maravilla por De Bruyne al minuto 30 dejó a un pie del abismo a los favoritos.

Lea:¿En quién creer en este Mundial de Rusia 2018?

Durante la segunda parte todo fue para Brasil. Eran los dueños de la pelota, del oxígeno, de las oportunidades a gol y cada vez más Bélgica se reducía a la nada, con excepción de uno que otro despegue peligroso de Hazard. Douglas Costa entró para imprimirle mayor profundidad a la parte derecha de Brasil y Renato Augusto para aportar ofensiva. Firmino no pudo anotar tras un centro de Marcelo, luego sucedió una jugada polémica en la que Kompany roza el tobillo de Gabriel de Jesús en el área, pero no se decreta penalti.

Al 75 Renato recibió un pase magistral en globo de Countinho y definió de cabeza. La única vez en la cual el bloqueador de lo imposible (Courtois) no había podido llegar a tiempo. Así continuó Brasil buscando el anhelado empate, pero el tiempo se fue achicando y asfixiando a los pentacampeones. Por si fuera poco, antes de pitar el desenlace Neymar probó a la distancia y la espectacular rosca fue cacheteada por la muralla otra vez. Brasil se estrelló jugando a lo que sabe.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: