Obispos reconsiderarán su continuación en el Diálogo Nacional, según Silvio Báez

El obispo auxiliar de Managua comenta que CEN no puede seguir sentada con "un Gobierno que miente y que continúa atacando y masacrando a la población civil"

El obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio José Báez, manifestó este domingo que la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) “va a valorar seriamente la continuación en el Diálogo Nacional” con el gobierno de Daniel Ortega y advirtió que si este proceso se rompe, la historia los juzgará “por intransigentes, mentirosos y soberbios”.

El pasado 16 de mayo inició el Diálogo Nacional entre Ortega y la sociedad civil —agrupada en la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia—, con la mediación de los obispos de la CEN, para buscar una salida pacífica a la crisis provocada por la represión policial a la protesta civil.

Sin embargo, Ortega no ha ordenado el cese de la represión. Han sido asesinadas 309 personas.

Lea también: Daniel Ortega descarta adelantar elecciones en Nicaragua

En el proceso de Diálogo,  la represión más bien se recrudeció y el país continuó contando muertos y agresiones a poblados a manos de paramilitares y policías.

«Gobierno miente»

“No podemos seguir sentándonos con los representantes de un Gobierno que miente, que no acepta su responsabilidad y que continúa masacrando a la población civil”, dijo monseñor Báez en la misa que ofició ayer, junto con monseñor Miguel Mántica, párroco de la iglesia San Francisco de Asís, ubicada en Bolonia, Managua.

“Llega el colmo del descaro de presentarse como inocente e incluso como víctima. Cuando el asesinato va acompañado de cinismo, de mentira, es doblemente grave a los ojos de Dios”, clamó Báez.

Báez también dijo que los obispos han querido mantener vivo el diálogo, para que la situación de violencia no sea peor y porque saben que si el diálogo se termina “se abren unos horizontes impredecibles” en el país.

Durante la homilía, Báez exhortó a Ortega, a la primera dama y vicepresidenta designada, Rosario Murillo, y a Francisco Díaz, director de facto de la Policía Nacional, a parar la represión que en ese momento se estaba dando en Diriamba y Jinotepe, municipios de Carazo.

«Arrogancia los ciega»

El obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez, lamentó las muertes y detenciones arbitrarias provocadas por ataques de paramilitares y policías en distintos puntos del país, particularmente en los municipios de Matiguás, El Tuma-La Dalia y Matagalpa, de su jurisdicción.

Álvarez se refirió a la llamada “operación limpieza” que la Policía y los paramilitares han emprendido contra los   tranques en el país, indicando que la Iglesia siempre estuvo de acuerdo en lograr el libre tránsito, pero “no aisladamente, sino dentro de un conjunto de medidas serias y responsables” que permitan al pueblo enrumbarse hacia una “auténtica democracia”, lo que incluye elecciones anticipadas.

Lea también: Paramilitares orteguistas matan bajo su ley en Nicaragua

Sin embargo, monseñor Álvarez señaló que los gobernantes no quisieron ese camino, porque “la arrogancia y la soberbia los ha cegado y entonces se han dedicado, como dicen, a limpiar las vías de tránsito; pero a precio de sangre y de muerte y luego ir casa por casa arrestando a la gente para enjuiciarla, calumniarla con acusaciones inverosímiles, acusaciones no solamente fuera de orden, sino de sentido común y de toda lógica”.

Ortega descartó este sábado comicios  adelantados, como se lo demandan distintos sectores, entre ellos  la OEA, incluso su hermano.