Represión orteguista separa a familias nicaragüenses

Aunque no hay datos oficiales que revelen el flujo migratorio de nacionales en los últimos tres meses, son visibles las largas filas de ciudadanos que a diario se forman en las oficinas centrales de Migración y Extranjería

migración en Nicaragua, migración, Nicaragua

La inseguridad que se vive en Nicaragua debido al asedio y crímenes cometidos por grupos paramilitares en contra de la población, sobre todo de los jóvenes que han participado o apoyan las manifestaciones en contra de la pareja presidencial, Daniel Ortega y Rosario Murillo, está separando a las familias nicaragüenses. Ese es el caso de la familia de un migrante, que se identificó como Ramiro Silva, quien decidió mandar a Costa Rica a sus dos hijos jóvenes, porque “corren un alto riesgo” si siguen en Nicaragua.

Se trata de una de las consecuencias de la represión del Gobierno, que desde abril, ha dejado al menos 448 muertos, según informes de organismos de derechos humanos.

Le puede interesar: Fiscalía acusa de múltiples delitos a jóvenes del Movimiento 19 de Abril de Matagalpa

“Desgraciadamente se está viviendo lo mismo que en la época de los años ochenta, cuando existía el Servicio Militar (Obligatorio), entonces ser joven era un delito. Y hoy es lo mismo: a nuestros jóvenes se les persigue porque se les ve como enemigos del Gobierno”, lamentó.

Junto con sus dos hijos y su esposa —que prefiere no dar sus nombres— este hombre completó ayer los trámites para obtener el visado de sus hijos en el consulado de Costa Rica en Managua, a quienes ha decidido se los cuidarán algunos familiares que viven allá. No saben cuánto tiempo su familia estará sin verse.

Puede ver: Miles de ciudadanos huyen del terror del régimen orteguista en Nicaragua

“Es difícil la separación. Esto crea una inestabilidad, sobre todo en ellos que están jóvenes y nos crea más gasto económico, porque debemos pensar en el gasto de la casa de acá (en Nicaragua) y en el de la casa donde ellos van a estar (en Costa Rica). Pero por el peligro que existe en Nicaragua es preferible que nuestros hijos se vayan, resguardando sus vidas. Es la prioridad”, afirma Silva.

Aumento de solicitudes

Por día, se tramita un promedio de 900 visas en los consulados de Costa Rica en Managua y Chinandega, según autoridades costarricenses. El cónsul de ese país en Managua, Oscar Camacho, dijo que en los tres meses de crisis registran un incremento del treinta por ciento de nuevas solicitudes.

Lea también: Aumenta la solicitud de pasaportes en Carazo por la crisis en el país

“En el caso del consulado de Managua son entre 150 y 200 (diarias), son nuevas solicitudes (de visas)”, precisó Camacho.

Pero también el Gobierno de Costa Rica recibió en dos meses unas 14,000 solicitudes de refugio de nicaragüenses, lo que motivó que abrieran dos albergues para atenderlos.

Filas en migración

Aunque no hay datos oficiales que revelen el flujo migratorio de nacionales en los últimos tres meses, son visibles las largas filas de ciudadanos que a diario se forman en las oficinas centrales de Migración y Extranjería para tramitar sus pasaportes.

Lea también: Jóvenes nicaragüenses entre los que más buscan refugio en Costa Rica

La demanda es tan grande que las filas de personas se forman desde las 4:00 de la mañana y pasan las 11:00 del día y aún la aglomeración de ciudadanos es grande.

Jenny Oporta, de 24 años de edad, cursaba el quinto año en la Universidad Nacional Agraria (UNA) y aunque no ha participado en las protestas, decidió irse del país por el temor “a que a uno lo fichen” como opositor los Consejos del Poder Ciudadano (CPC) —los órganos de control civil del Gobierno en los barrios— “y puede encontrar hasta la muerte”.

Lea además: José Luis Rocha: “La gente se va del país para salvar su vida”

“La verdad es que esto se ha salido de control”, dice Oporta. Sus opciones son irse hacia Costa Rica o Panamá, otro destino frecuente de los nicaragüenses. En la fila de este jueves en Migración, algunos aceptan hablar, pero desde el anonimato.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: