Pobladores reportan secuestros en Niquinohomo

Los secuestros no se han detenido en Niquinohomo, Masaya. Los pobladores, durante las noches, prefieren resguardarse en sus casas por el temor de ser capturados.

Los paramilitares que entraron a Niquinohomo quitaron la bandera de Nicaragua para poner una del FSLN. LA PRENSA/Cortesía

Durante esta semana hubo varios secuestros en la ciudad natal del General Augusto C. Sandino, Niquinohomo, una de las víctimas fue Rene García Duarte, de 54 años, quien fue sacado de su casa por encapuchados la mañana de este jueves. Asimismo, Olesia Muñoz con sus dos hermanos fueron capturados el pasado 31 de julio.

Cerca de las 7:00 a.m. García hacía el café en su casa, mientras su hija, Dayremi García, estaba en su cuarto, y su esposa con su hijo menor compraban el pan. De repende, Dayremi escuchó que le dijeron a su progenitor “No te impongás hijueputa”, y cuando llegó a la sala de su vivienda vió a su padre tirado boca abajo contra el piso, y al grupo de encapuchados y armados, a quienes les rogó que no les hicieran daño.

Uno de los hombres, a quienes describe que usaban ropa estilo camufle y encapuchados, la amenazó con el arma en la cabeza, y posterior, empezó a revisar su cuarto en el que encontraron una bandera azul y blanco; “el hombre me lo tira en los pies y me dice  «si, estos hijuepuetas son del azul y blanco”, contó Dayremi, mientras lloraba y suplicaba porque no se llevaran a su padre. Una mujer, a quien identificó que vestía con un pantalón similar a los que usan los oficiales de la Policía Nacional, le dijo que se calmara, que no le harían nada.

Lea además: Ciudadanos de Niquinohomo celebran natalicio de Sandino sin Ortega 

René García Duarte, secuestrado en Niquinohomo, la mañana de este jueves por un grupo de encapuchados.
LAPRENSA/CORTESÍA

Pese a las súplicas de Dayremi los encapuchados se llevaron a su padre sin explicar el motivo de su captura. Su hija explicó que García Duarte no tuvo vinculación con tranques, y mucho menos, ha cometido algún delito. Lo único que hizo su padre, al igual que miles de nicaragüenses, fue participar en las protestas azul y blanco.

“Nosotros no hemos cometido ningún delito. Somos nicaragüenses y andamos en la misma situación que queremos la paz de Nicaragua y justicia sobre todo”, expresó la joven de 18 años.

En el caso de Olesia Muñoz se conoce que ella participó en las marchas cívicas que se realizaron en el municipio y en los tranques, estos últimos, fueron duramente atacados por grupos paramilitares junto con la Policía Nacional el pasado 15 de julio.

Lea también: Niquinohomo defiende el azul y blanco en el monumento de Sandino 

El otro bastión rebelde

Al igual que en otras zonas del país, la población vive con temor en Niquinohomo. Un poblador del pueblo de Sandino, contó que los paramilitares patrullan las calles no solo de noche, sino también a plena luz del día.

La ciudad se convierte en fantasma después de las 6:00 p.m. porque las personas se resguardan en sus casas y no salen por precaución. El que era considerado como bastión del sandinismo, durante las protestas, los pobladores le demostraron al régimen del presidente designado, Daniel Ortega, que estaban en contra de su Gobierno.

Las marchas azul y blanco autoconvocadas que se realizaron en Niquinohomo fueron masivas, y en este año, por primera vez, los pobladores conmemoraron el natalicio número 123 de Sandino sin Ortega. Los autoconvocados hicieron un evento cultural, donde demandaron la salida del régimen.

Lea además: Nueve heridos dejó la represión en Niquinohomo y Catarina 

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: