Familiares denuncian que paramilitares secuestraron a un mayor en retiro de Carazo

Tomás Maldonado, mayor en retiro del Ejército, se había refugiado en Managua por la persecución que sufría después que fueron levantados los tranques en Carazo

Familiares del mayor en retiro del Ejército, Tomás Maldonado, denunciaron en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), el secuestro del cual fue objeto este jueves por parte de paramilitares al servicio de Daniel Ortega y Rosario Murillo Zambrana.

Maldonado, de 63 años, ahora es pastor evangélico y está a cargo de una iglesia en Diriamba y según su familia está enfermo y su salud desmejoró tras el constante acoso e intimidación contra su familia.

Su esposa Julia Balvina Gutiérrez, denunció ante el abogado del Cenidh, Gonzalo Carrión, que Maldonado fue sacado este jueves por hombres encapuchados armados de una casa en Managua, donde se había refugiado por la persecución que sufría después que fueron levantados los tranques en Carazo.

Puede leer: CIDH denuncia abusos en procesos judiciales en contra de ciudadanos que protestaron contra el régimen

Los paramilitares armados que sacaron a Maldonado se movilizaban en vehículos con placas de Carazo.

Gutiérrez indicó que la familia ha estado siendo hostigada porque Maldonado estuvo en los tranques orando por los autoconvocados y porque buscan a su hijo Joao Maldonado, señalado de apoyar a los autoconvocados.

Gutiérrez explicó que les  hostigaban diciendo que le iban a llegar a quemar la casa a Maldonado por «traidor».

Denunció Gutiérrez que allegados a su familia son paramilitares, a quienes responsabiliza de lo que pueda sucederle a su esposo.

Además: Más autoconvocados acusados de terrorismo

Carrión destacó este tipo de arrestos son ilegales y en estos casos son presos políticos y se suman a los centenares de detenidos y secuestrados por paramilitares y policías del régimen.

Este tipo de secuestros reiterados, demuestra que no se ha normalizado el país como el Gobierno sanguinario de Ortega pretende hacer creer y es parte de la criminalización de opositores y activistas sociales que se desató en Nicaragua, estimó Carrión.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: