Daniel Ortega castiga con recortes de fondos a parroquias que apoyaron al pueblo

La Arquidiócesis de Managua recibirá ochocientos mil córdobas, la mitad de lo que le habían asignado para 2018

Daniel Ortega, Rosario Murillo, diálogo nacional, diálogo en Nicaragua, Casa Blanca

Daniel Ortega y Rosario Murillo durante el primer día de diálogo nacional. LA PRENSA/ARCHIVO

La reforma al Presupuesto General de la República 2018, que el Ejecutivo aprobó el martes pasado, recortó fondos destinados a la Arquidiócesis de Managua para este año. Pero también a parroquias que durante la actual crisis que vive el país se han destacado por el apoyo de los sacerdotes a la población, que ha sido víctima de los actos represivos de las autoridades gubernamentales.

La Iglesia participa como mediadora y testigo en el Diálogo Nacional, entre el Gobierno y la sociedad, que surgió tras la rebelión cívica de la ciudadanía que rechaza la opresión del gobierno de Ortega.

Los obispos han pedido el cese de los ataques a la población y también le han propuesto a Ortega el adelanto de elecciones como un mecanismo para salir de la crisis.

Le puede interesar: Daniel Ortega le pasa factura al sector privado al reducirles exoneraciones y exenciones

“Es una agresión más contra la Iglesia católica, que lo único que hace es hacerse al lado de la justicia”, dijo el padre Edwin Román, párroco de la Iglesia San Miguel Arcángel, en Masaya.

Detalles de los recortes

Según la reforma al presupuesto, la Arquidiócesis de Managua recibirá ochocientos mil córdobas, la mitad de lo que le habían asignado para 2018, pero una revisión del documento oficial, realizada por LA PRENSA, permite encontrar los detalles de los recortes en las asignaciones a las parroquias en general.

 

El 9 de julio pasado, dos iglesias en el departamento de Carazo fueron protagonistas en casos de ataques de turbas sandinistas a manifestantes.

Lea además: Orteguismo aprueba mega reforma al Presupuesto General de Nicaragua

La parroquia Santiago Apóstol, en Jinotepe, es una. Ahí las turbas del Gobierno saquearon y destruyeron por haber albergado en la iglesia a manifestantes que huían de la violencia de turbas, paramilitares y policías.

A dicha parroquia le habían aprobado un presupuesto de doscientos mil pesos, de los cuales ya le habían transferido 75 mil, pero en la reforma le quitaron el restante, que consistía en 125 mil córdobas.

Basílica San Sebastián

El mismo día del saqueo en la iglesia de Jinotepe, también en Diriamba, los obispos y el nuncio apostólico fueron atacados por simpatizantes del partido de gobierno en la basílica de esa ciudad. A ese templo religioso le quitaron doscientos mil córdobas que le habían asignado.

Lea también: CIDH: Situación de Nicaragua “no es normal”

“La verdad es que nosotros ni habíamos ocupado ese dinero, tampoco me había enterado de la reforma”, respondió el sacerdote César Castillo, rector de la parroquia.

También Granada

De igual manera, parroquias de León y el Palacio Episcopal de Granada fueron afectadas por el recorte del Ejecutivo.
Algunos de los párrocos consultados se mostraron sorprendidos. “Nunca recibí esos recursos, ni los he solicitado”, reaccionó el sacerdote Gerardo Rodríguez, párroco de la Iglesia La Purísima Concepción, en el Reparto Belmonte, Managua.

Además: Daniel Ortega premia con 450 millones de córdobas a una ineficiente Petronic

De acuerdo con los datos oficiales, en este último caso se le habían asignado del Presupuesto de la República 250 mil córdobas, pero se los quitaron todos.

Al Palacio Episcopal de Granada le quitaron cien mil córdobas, lo que representa la mitad de lo asignado.

La posición de Brenes

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, aceptó el martes pasado la medida del Gobierno que afecta la labor social de la Iglesia. En sencillas palabras, el religioso ha asegurado que “Dios proveerá” al aceptar el recorte presupuestario. Por su parte, monseñor Miguel Mántica dijo que los recursos que el Estado asigna a la Iglesia es para acciones sociales. “Con nuestra labor social también apoyamos al Estado, poniendo a disposición sus instalaciones (parroquiales) y sus recursos humanos. La ayuda que viene del Gobierno no es para la Iglesia, sino para cumplir con esta labor social”, explicó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: