Unión Europea no prorrogará cooperación con Policía de Nicaragua

Desde hace cinco años la UE mantenía un programa de cooperación con la Policía de Nicaragua que estaba relacionado con la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, dotado de diez millones de euros

Agentes antimotines de la Policía Nacional intimidando a protestantes en Metrocentro. LA PRENSA/ ROBERTO FONSECA

Agentes antimotines de la Policía Nacional intimidando a protestantes en Metrocentro. Una de las autoconvocadas decidió acercarse y abrazar a una de las agentes. LA PRENSA/ ROBERTO FONSECA

Un programa de cooperación que desde hace cinco años mantenía la Unión Europea (UE), con la Policía Nacional no será prorrogado, debido a la represión violenta que estas fuerzas han ejecutado contra la población indefensa desde el pasado mes de abril a la fecha.

La versión que publica el Diario El País por internet fue conocida de forma oficial a raíz de la visita del presidente español, Pedro Sánchez, a Costa Rica.

Desde hace cinco años la UE mantenía un programa de cooperación con la Policía de Nicaragua que estaba relacionado con la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, dotado de diez millones de euros. Para la ejecución del mismo, la UE había delegado a la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

Lea Además:Jefe de Cooperación Continental de UE visita a la Policía Nacional

De acuerdo a la información del diario español, el Gobierno conoció la información de parte de la UE el pasado 18 de mayo, a través de una nota verbal.

La UE comunicó a Managua la suspensión del proyecto, porque “Nicaragua conoce una situación imprevisible y excepcional, que no permite desarrollar las actividades previstas”, indica la publicación.

El proyecto, que finalizaba en octubre, no se va a prorrogar y los 3,5 millones de euros que estaban pendientes de ejecutar deberán devolverse a los fondos comunitarios.

Señalada de reprimir a la población

La Policía Nacional ha sido señalada de ejecutar la represión que ha costado la muerte de 322 personas según el informe de a Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y más de 300 según el reciente informe de la Misión de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas (Oacnudh) así como de violentar los derechos humanos de miles de manifestantes y de proteger a los paramilitares que han ejecutado torturas, secuestros y desapariciones forzadas.

Lea También:Agentes de la Policía Nacional desertan y entregan uniforme en CPDH

«La Oacnudh ha recibido varias denuncias desde el inicio de la crisis de desapariciones forzadas de personas detenidas por la policía y elementos armados progubernamentales, cuyo paradero sigue siendo desconocido o que fueron desaparecidas temporalmente», dice Oacnudh en su informe.

A su vez, menciona el informe de Oacnudh que después de la llamada “operación limpieza” en referencia al desmontaje de los tranques y barricadas donde estuvieron atrincherados los manifestantes que «hubo una ola de arrestos colectivos y detenciones de individuos que habían presuntamente participado en las manifestaciones, tranques o barricadas, o que habían brindado algún apoyo humanitario, como asistencia médica, alimentos o refugio, a los manifestantes».

Agentes antimotines de la Policía Nacional de Nicaragua atacando a civiles en el sector de Metrocentro, a bordo de camionetas sin rotular. LA PRENSA/ CARLOS VALLE
Agentes antimotines de la Policía Nacional de Nicaragua atacando a civiles en el sector de Metrocentro, a bordo de camionetas sin rotular. LA PRENSA/ CARLOS VALLE

«Elementos armados progubernamentales, en ocasiones de forma conjunta con la Policía, llevaron a cabo y participaron en muchos allanamientos de viviendas y arrestos ilegales, frecuentemente basados en acusaciones de informantes locales», refirió el Oacnudh que a su vez señala que en algunos casos, varios miembros de las mismas familias (principalmente hombres jóvenes) eran aprehendidos en dichas operaciones» y por varios días se desconoció su paradero «hasta que sus familiares tuvieron conocimiento de que se encontraban detenidos en una estación de Policía o en las prisiones de El Chipote, La Modelo o “La Esperanza».

Y aunque el presidente español ha expresado su “extraordinaria preocupación” por la  crisis en Nicaragua, desde Costa Rica defendió el hecho de mantener la cooperación española porque esta tiene por destinatario al pueblo nicaragüense y no al Gobierno.

«El error sería abandonar a quienes están sufriendo la represión del régimen”, expuso Sánchez.

Mientras Holanda y Luxemburgo ya han suspendido su colaboración.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: