Globos azul y blanco, la otra protesta contra la dictadura orteguista

La decoración es una forma de protesta por los nicaragüenses asesinados durante los cuatro meses de represión ejercida por el Gobierno de Nicaragua en contra de los ciudadanos

Nicaragua

Las calles de El Viejo, Chinandega. LA PRENSA/Redes sociales

Las calles de varios departamentos de Nicaragua amanecieron con globos azul y blanco este viernes de paro nacional, como una expresión de protesta contra Daniel Ortega, en medio de la crisis que vive el país por la represión policial y paramilitar que ha dejado entre 322 y 481 muertos desde abril pasado.

Particularmente, en la ciudad de Somoto, departamento de Madriz, al norte de Nicaragua, se reportó que motorizados vinculados con el partido gobernante se dieron a la tarea de reventar los globos.

Los ciudadanos de Somoto, que reconocieron haber inflado los globos como una forma de protesta clandestina, también aseguraron que los motorizados son empleados de la alcaldía sandinista y de otras instituciones del Estado, quienes andaban aplastando “indignados” las chimbombas.

En Somoto, Madriz. LA PRENSA/Redes sociales

En Managua los globos aparecieron en algunas calles del sector de El Edén. También se reportaron globos azul y blanco en Tipitapa, Chinandega, El Viejo, Telica, León, Mateare, Somoto, Madriz y Granada.

Piden justicia y libertad

En Chinandega, los globos tienen escrito consignas representativas de las protestas contra el Gobierno. Esta forma de protesta es usada para demandar la libertad de los ciudadanos que fueron detenidos por participar en las marchas ciudadanas.

Las calles de Estelí adornadas con globos este viernes. LA PRENSA/Cortesía

En Granada, los globos tenían mensajes exigiendo la libertad de los presos políticos, y en algunos barrios del departamento de Estelí tenían escrito los nombres de los asesinados en esta ciudad, como Orlando Pérez y Franco Valdivia.

Más de mil detenidos

La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) estima que 1,215 personas permanecen detenidas de forma ilegal u otras están desaparecidas. Los ciudadanos son secuestrados por hombres armados y encapuchados y luego aparecen en las delegaciones policiales.

En más de cuatro meses de protestas ciudadanas, reprimidas por el Estado, 1,338 personas fueron secuestradas por los paramilitares, de las cuales durante este tiempo únicamente han aparecido 123 por gestiones de esa organización, junto a la Iglesia católica. Los presos denunciaron haber sido torturados.

La represión ha causado 3,962 heridos, según la ANPDH, cuyos principales dirigentes están en el exilio en Costa Rica tras el acoso gubernamental.

Desde las primeras muertes de abril, miles de nicaragüenses han salido a marchar en todo el país, en demanda de la salida de Ortega del poder, pero las manifestaciones han sido atacadas con armas de fuego por paramilitares que se coordinan con la Policía Nacional, para matar, secuestrar, intimidar y provocar el caos en el país.

Clandestinos

Soltar chimbombas en las calles es una forma de expresarse de la ciudadanía sin exhibir la identidad, lo que los pondría en peligro, según han explicado algunos pobladores consultados por este medio.

El azul y blanco

En medio de la crisis, por la represión del gobierno de Daniel Ortega, también se ha reportado casos de ciudadanos que han sido agredidos por portar la bandera azul y blanco de Nicaragua.

El azul y blanco de la bandera Nacional se ha convertido en subversivo para el orteguismo, y en un símbolo de los ciudadanos que piden la libertad y derechos humanos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: