Gran premio al periodismo independiente

La SIP otorgó este año el Gran Premio de la Libertad Prensa, a la prensa independiente de Nicaragua, “por su profesionalismo y valentía frente a la violencia indiscriminada del régimen de Daniel Ortega”.

presos políticos, Nicaragua, crisis, protestas

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) ha decidido otorgar este año el Gran Premio de la Libertad Prensa, a la prensa independiente de Nicaragua, “por su profesionalismo y valentía frente a la violencia indiscriminada del régimen de Daniel Ortega”.

La SIP otorga cada año 123 reconocimientos al buen periodismo, entre los cuales destaca el Gran Premio a la Libertad de Prensa, que se concede a “personas u organizaciones del continente por una acción extraordinaria en defensa de la libertad de prensa”.

El trabajo de la prensa independiente (que es el auténtico periodismo) se realiza en todas las condiciones, inclusive en las peores, como son la guerra, la represión y el estado de terror impuesto por crueles dictadores. En estas circunstancias, los periodistas y los medios independientes cumplen su deber de informar, buscar y difundir la verdad, denunciar los abusos de poder y defender a las víctimas, en tanto que es una obligación propia de su oficio y función profesional, no por buscar premios.

Pero esta labor implica también una “extraordinaria demostración de valentía”, como reconoce la SIP al conceder su principal premio a la prensa independiente de Nicaragua, de manera colectiva, a todos y cada uno de los medios de información independientes en sus respectivas plataformas, y a todos y cada uno de los periodistas, fotógrafos, camarógrafos, editores, auxiliares técnicos y de servicios, y dueños de medios, que han expuesto y siguen exponiendo su vida, su integridad física y su seguridad personal (incluyendo la de sus familiares, porque la dictadura y sus esbirros no respetan nada ni a nadie), para llevar a las audiencias la información veraz de todo lo que ha acontecido en el curso de la rebelión cívica del pueblo y de la despiadada represión de la dictadura.

Cabe recordar que el año pasado, el Gran Premio a la Libertad de Prensa le fue otorgado a Luis Almagro, secretario general de la OEA, “por su invalorable defensa e impulso de las libertades de expresión y de prensa como esencia misma de la democracia, tal como las reconoce la Carta Democrática Interamericana”. Al mismo tiempo, la SIP concedió una mención honorífica al periodismo independiente de Venezuela, “que, enfrentando las adversidades antidemocráticas, cumple con su labor de informar al público”.

Los pueblos venezolano y nicaragüense están hermanados en el infortunio de la dictadura y en la lucha por la libertad. Y ahora, al tocarle a los medios y los periodistas independientes de Nicaragua recibir el Gran Premio a la Libertad de Prensa, podemos sentirnos satisfechos por la labor cumplida en las difíciles y riesgosas condiciones de la represión impuesta por la dictadura, y orgullosos por el gran premio otorgado por la SIP. Un premio que de manera muy especial y personal lo recibe post mortem Ángel Gahona, el periodista de Bluefields asesinado el 21 de abril por las fuerzas represivas mientras hacía su trabajo de periodista independiente.