El ataque contra el «imperio», el último discurso de Daniel Ortega ante la ONU en 2007

Daniel Ortega regresa este septiembre a la Asamblea General de Naciones Unidas. Esta vez busca dar su versión de la crisis sociopolítica que vive el país. Este es el discurso que dio hace once años

Daniel Ortega durante su último discurso ante la Asamblea General de la ONU, el 25 de septiembre de 2007. LA PRENSA/ AP

Once años después Daniel Ortega volverá a comparecer ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, prevista a realizarse este próximo 26 de septiembre en Nueva York.  La última vez que participó fue el 25 de septiembre de 2007, en su primer año de mandato tras su regreso al poder.

Esta vez, Ortega dará su versión de la crisis sociopolítica que vive el país y de paso, buscará un encuentro directo con el presidente estadounidense Donald Trump, según dijo él mismo en una entrevista con la televisora France24.

El discurso de 2007

Ortega inició su discurso en 2007 recordando a las «víctimas del colonialismo y del neocolonialismo.  Empezar recordando a las víctimas del Holocausto; a las víctimas de Hiroshima y Nagasaki; a las víctimas de la esclavitud del Apartheid; a las víctimas de las guerras de ocupación de Vietnam y Afganistán, de República Dominicana, de Grenada, de Panamá, de Nicaragua».

Le puede interesar: Daniel Ortega, el caudillo que aísla a Nicaragua del mundo

Mencionó, además a las víctimas de los atentados del 11 de septiembre y a «los millones de hombres y mujeres que han sido y siguen siendo víctimas del genocido producido por el capitalismo global».

En un discurso cargado de retórica política, Ortega se refirió a Estados Unidos como un «imperio». Centró su discurso en atacar al «imperio», palabra que mencionó 19 veces en una intervención que duró 23 minutos. También hizo mención diez veces al «capitalismo global»

«Cambian los presidentes en los Estados Unidos, y pueden llegar con la mejor buena intención y pueden pensar que le están haciendo un bien a la humanidad, por que no logran percatarse que no son más que instrumento de un imperio más de los tantos imperios que se han impuesto sobre nuestro planeta. Pero olvidan, que la vida de los imperios es efímera en relación con el tiempo, que así como surgen, así como se llenan de soberbia y de prepotencia, así como se plantan a dictar como dioses, quién es bueno, quién es malo; así como se ponen a dictar cómo entregar, lo que ellos llaman asistencia, que no son más que las deudas históricas que tienen con nuestros pueblos, ellos sencillamente lo que están haciendo es respondiendo al imperio, a las políticas del imperio”, dijo.

Lea además: Régimen orteguista aísla a familiares de los presos políticos en Nicaragua

Ortega recordó en ese discurso que había estado ante la ONU 18 años antes, en 1989. «Han pasado 18 años, y gracias a la lucha inclaudicable del pueblo de Sandino, estoy nuevamente aquí, dirigiéndoles a ustedes estas palabras», aseguró.  «¿Qué puedo concluir…? Que el enemigo sigue siendo el mismo, ¡después de 18 años! Ahora que me encuentro nuevamente en Naciones Unidas ¡el enemigo sigue siendo el mismo! y se llama, capitalismo global imperialista. Y esto, solamente lo vamos a cambiar los pueblos». dijo.

¿Y los estragos del huracán Félix?

En su comparecencia, Ortega también se solidarizó con las víctimas de los desastres naturales, aprovechó el momento para culpabilizar a las políticas del capitalismo global imperialista. «Con su política desarrollista siguen provocando destrucción, muerte y pobreza. Y se convirtieron en el mayor agresor de la madre tierra, destruida hoy por esa avaricia del capitalismo imperial», aseguró.

«Les robaron a estos pueblos, sus derechos, su cultura y se impuso la cultura, los intereses de los colonizadores. Allí nació lo que hoy se presenta como la democracia más ejemplar en el mundo, cuando realmente es la tiranía, la dictadura más gigantesca y más impresionante que ha existido a lo largo de la historia de la humanidad… la tiranía del imperio norte americano», afirmó.

Lea también: Daniel Ortega acusa a Estados Unidos, pero desea hablar con Donald Trump

En ese momento, Nicaragua atravesaba una situación de emergencia debido al impacto del huracán Félix, el cual dejó a su paso 159 muertos y más de 188,000 damnificados en la Costa Caribe de Nicaragua. Ortega lo mencionó de manera efímera.

«Quiero recordar a las víctimas recientes de fenómenos naturales, que han sido estimulados por esa depredación provocada por el capitalismo global imperialista… las víctimas del Huracán Katrina, las víctimas del terremoto en el Perú, las víctimas de las inundaciones en África; las víctimas de los pueblos originarios, del pueblo miskito, del pueblo mayangna, víctimas del Huracán Félix en tierras centroamericanas, latinoamericanas y caribeñas; en la tierra de Sandino y de Rubén Darío», dijo.

El hilo conductor de la retórica

Tras ese discurso en 2007, Daniel Ortega no volvió a llegar a la Asamblea General de Naciones Unidas. El mandatario delegó al canciller Samuel Santos entre 2008 y 2014, en 2015 y 2016 fue el vicepresidente Omar Halleslevens y en 2017, María Rubiales, representante permanente de Nicaragua ante la ONU.

Los discursos de los delegados que envió Nicaragua a la Asamblea General de las Naciones Unidas siempre tenían el mismo hilo conductor: la lucha contra el capitalismo global, o la defensa de la iniciativa venezolana Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (Alba).

Este año, según el programa del debate general del evento, Ortega será el penúltimo mandatario en comparecer ante la Asamblea General..

Con la colaboración de Leonor Álvarez, Octavio Enríquez y Moisés Martínez 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: