Mined despide a maestra que participó en manifestaciones contra el régimen en Boaco

Amparo Flores llevaba 35 años trabajando en el Ministerio de Educación. Hasta el viernes 21 de septiembre se desempeñaba como asesora pedagógica departamental en Boaco

Amparo Flores llevaba 35 años trabajando en el Ministerio de Educación (Mined). Hasta el viernes 21 de septiembre se desempeñaba como asesora pedagógica departamental en Boaco, pero ese día fue citada en la delegación municipal del Mined, donde la encargada de recursos humanos le exigió la renuncia inmediata a su cargo. Como ella se negó, la despidieron.

La docente, de 57 años, ha participado en la mayoría de las actividades contra el régimen de Daniel Ortega en la ciudad de dos pisos, la última de ellas fue colocar globos azul y blanco en la parroquia Santiago Apóstol.

“Yo le dije (a la encargada de recursos humanos) que por qué iba renunciar si como nicaragüense tengo derecho a trabajar y sobre todo a mi labor que le he dedicado 35 años, a lo que me respondió que si no ponía la renuncia iba a ser despedida y me pidió que firmara la carta de despido. Pero yo le dije que primero iba a hablar con mi abogado, a lo que me contestó que la firmara o no se me iba a hacer llegar mi despido”, explicó la profesora.

Lea además: “Te obligan a participar en las marchas”: bibliotecaria de la UNAN León fue despedida por no manifestarse

Según la maestra, en la carta únicamente se hacía referencia a que la institución le agradecía sus múltiples años de servicio a la educación, trabajo que desempeñó con profesionalismo y responsabilidad, pero que debían prescindir de sus servicios.

La docente ha trabajado tanto en escuelas privadas como públicas en la ciudad. Además ejerció la labor de delegada municipal del Mined desde 1997 hasta el 2007, cuando asumió el exalcalde del Frente Sandinista Vivian Orozco, quien fue destituido años más tarde.

“Yo soy amante de la democracia”

Flores dijo que cada quien debe sacar sus propias conclusiones acerca de su despido. A la vez, valoró como absurdos los múltiples despidos de los docentes en el país, simplemente porque han participado de las protestas.

“Los nicaragüenses tenemos derecho al trabajo y los gobernantes deben trabajar para todos sin distingos de colores políticos, porque la constitución nos cobija a todos (…) soy amante de la democracia, lo he demostrado y lo seguiré haciendo, es absurdo atribuir un despido a eso”, recalcó.

El despido de esta docente se suma a las decenas que han ocurrido producto de la represión del régimen. Además de maestros, cientos de médicos han sido retirados de sus funciones por oponerse al orteguismo o por haber participado en las protestas iniciadas el 18 de abril y que ya han dejado 512 muertos, según el último informe de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).