Luis Pastor: «Me encanta cocinar, dicen que le hago ‘swing'»

Es un cantante de música nicaragüense originario de Jinotega originario de Jinotega y tiene 44 años

Luis pastor

FOTO: Cortesía/ LA PRENSA

Luis Pastor González Vega es un cantante de música nicaragüense originario de Jinotega y tiene 44 años. Se graduó como odontólogo en la UNAN-León y como ortodoncista en México. Paralelo a su profesión se desarrolla como artista y productor en la capital.

Se define como una persona sincera. Le encanta cocinar y su superhéroe favorito es el Chapulín Colorado.

Lea además: Flavio García: “Lo más loco que he hecho es el personaje de la Yasuri”

Un secreto.

El mejor guardado por mi organismo fue hasta hace poco, la presión.

Sabe porque le pusieron su nombre.

Mi bisabuelo y mi padre llevan el nombre Luis Pastor.

¿Qué olor lo traslada a su infancia?

El olor a pino muy ligado con el frío en la Jinotega de mi infancia en época navideña.

Puede leer: Violeta Granera: “Me pone nerviosa incumplir con horarios y compromisos”

Defínase en una palabra.

Sincero.

Un sueño no cumplido.

No haber estudiado música formalmente en su momento.

¿Qué quería ser cuando era niño?

Muchas cosas: cura, médico, músico…

¿Qué es lo primero que hace al levantarse?

Ver qué hora es.

Además: Luis Galeano: “No poder tocar la guitarra es una de mis frustraciones”

Si pudiera escoger a cualquier persona en el mundo ¿a quién invitaría a cenar?

Al papa Francisco.

¿Superhéroe favorito?

El Chapulín Colorado.

¿Qué personaje nicaragüense le gusta?

Augusto C. Sandino.

¿Le gusta la cocina? ¿Qué tan bueno es cocinando?

Me encanta. Dicen que le hago “swing”.

Lea: Manuel Díaz: “Ya falta poco para volver a disfrutar de Nicaragua”

Si le pidiera que cante una canción ahorita ¿cuál cantaría?

“Como te quiero Nicaragua”.

¿Su amor platónico?

Kate Del Castillo.

¿Qué es lo más loco que ha hecho?

Ir a ver muy de cerca la erupción del volcán Cerro Negro en los noventa, con amigos de la universidad.

¿Ha estado a punto de morir?

Sí. A los 12 años me quedé pegado en un tubo de hierro que tenía electricidad. Mi papá me salvó la vida.

Además:  Miguel Mendoza: “No puedo despreciar un nacatamal los sábados”

¿Cuál es el objeto más extraño que tiene?

Una bala de tanqueta de la insurrección del 79 en Jinotega.