Más nicaragüenses tienen necesidades básicas sin satisfacer

En Nicaragua el 31.6 por ciento de los hogares tenían problemas de dependencia económica, es decir, había más personas que dependían económicamente de otra que está ocupada

El año pasado el 11.2 por ciento de la población no tenía acceso al agua potable. LAPRENSA/ARCHIVO

La población nicaragüense es altamente vulnerable a la pobreza. En 2017 se incrementó el número de personas con necesidades básicas insatisfechas, según la Encuesta de Hogares para medir la pobreza en Nicaragua, publicada por la Fundación Internacional para el Desafío Económico Global (Fideg).

En 2016 solo el 15.6 por ciento de los hogares tenían dos o más necesidades básicas insatisfechas, mientras que en el 2017 ese indicador subió a 16.2 por ciento.

Asimismo, en el 2017, el porcentaje de hogares que tenía dos o más necesidades básicas insatisfechas en el área urbana fue de 12.6 por ciento y en el área rural fue 20.8 por ciento; en el 2016 estos mismos porcentajes fueron 12.8 por ciento y 19.2 por ciento, respectivamente, es decir, hubo un mayor incremento en el área rural.

Lea además: Fideg: más nicaragüenses que residen en la ciudad caen en pobreza

De las cinco necesidades básicas que analiza el estudio (hacinamiento, servicios básicos, vivienda inadecuada, baja educación y dependencia económica), la que se ha mantenido en niveles altos desde el 2009 ha sido la dependencia económica.

En Nicaragua el 31.6 por ciento de los hogares tenían problemas de dependencia económica, es decir, había más personas que dependían económicamente de otra que está ocupada.

También los nicas sufren problemas serios con el hacinamiento. El hacinamiento considera la cantidad de personas por dormitorio que hay en el hogar. Se estima que de cada cien hogares en Nicaragua 14 vivían en el 2017 en condiciones de hacinamiento.

Puede leer: Fideg prevé que caída de consumo agravará la pobreza en Nicaragua

Otro indicador que ha mostrado una ligera tendencia negativa es la educación. En el 2017, el 4.6 por ciento de los hogares tenía niños y niñas en edad escolar con problemas de acceso a educación básica; este porcentaje fue superior al del 2016, que alcanzó el 3.3 por ciento.

Asimismo se incrementó el número de hogares que reside en viviendas inadecuadas, que pasó de 6.6 por ciento en 2016 a 7.3 por ciento el año pasado.

Mejora el acceso a servicios básicos

Es en el acceso a los servicios básicos que el año pasado hubo una ligera mejoría, porque el 13.7 por ciento de los nicaragüenses tenía algún problema de acceso a servicios, principalmente a agua potable y un sistema adecuado de eliminación de excretas. En 2016 esta necesidad afectaba al 14.9 por ciento.

También: En el 2017 aumentó el analfabetismo en Nicaragua, revela Fideg

En cuanto a quien dirige el hogar, el informe de la Fideg señala que los hogares encabezados por hombres se encuentran en una situación de mayor bienestar que los dirigidos por mujeres, “aunque la diferencia es apenas notoria”.

Lo que dice el Gobierno

Mientras la Fideg asegura que el año pasado se deterioraron los indicadores relacionados con las necesidades básicas insatisfechas (NBI), el Gobierno observó lo contrario.

Según la Encuesta Continua de Hogares, el año pasado el índice de hacinamiento se redujo a 17.1 por ciento respecto a 2016. El índice de dependencia económica cayó a 12.4 por ciento y el de baja educación disminuyó a 8.8 por ciento.

En cuanto a servicios insuficientes de fuentes de agua y uso de servicios higiénicos, pasó de 19.2 por ciento a 17.9 por ciento.

Mientras que el índice de vivienda inadecuada pasó de 6.6 por ciento en el año 2016 a 5.8 por ciento en 2017.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: